Dental Tribune Latin America
El Dr. David Suárez Quintanilla afirma que a cualquier ortodoncista le parecería un sinsentido que el paciente pidiera función sin estética. (Foto: Quang Tri NGUYEN / Unsplash)

Doctor, ¿es solo por estética o por función?

By David Suárez Quintanilla
April 09, 2021

El autor, vicepresidente de Ortodoncia de la International Association for Dental Research, expone la falsa dicotomía que pretende enfrentar estética y función, cuando ambos conceptos son complementarios en Odontología y, más todavía si cabe, en Ortodoncia.

Algunos pacientes adultos, o progenitores de pacientes infantiles, que no valoran el tratamiento y, por tanto, no están dispuestos a pagar por él ni poner ningún esfuerzo de su parte, lo expresan con la retórica pregunta de: “Doctor, ¿esto es solo por estética o por función?”

  HACER CLIC AQUI PARA SUSCRIBIRSE A DENTAL TRIBUNE  

En la trastienda de la pregunta se esconde, casi siempre, un problema de racanería con los hijos, de falta de interés o solvencia para afrontar el tratamiento, que se intenta disimular con tan filosófica diatriba. La pregunta no solo muestra las intenciones del interrogador, sino su marco de referencia y status quo vital. Pero nuestra respuesta también es importante y afecta al núcleo fundamental de nuestro existir como especialistas en Ortodoncia. Es la respuesta a la pregunta del millón de dólares: ¿Para qué sirve la ortodoncia?

“Lo más importante del tratamiento está en relación directa con la calidad de vida futura del paciente y su felicidad”.

En mi opinión, lo más importante del tratamiento, su mayor beneficio, poco tiene que ver con la función (masticar o deglutir mejor), la salud o supervivencia de los dientes y sus estructuras de soporte (riesgo de caries o de enfermedad periodontal), sino que está en relación directa con la calidad de vida futura del paciente y su felicidad.

PUBLICIDAD

De hecho, mi éxito clínico lo mido por la cantidad de felicidad que aporto a mis pacientes con su nueva sonrisa o su nueva cara. Dejo a un lado la ortopedia dentofacial en niños con deformidades dentofaciales o aquellos donde la maloclusión puede ser coadyuvante o predisponente a patología médicas (como el Síndrome de Apnea Hipoapnea Obstructiva del Sueño, el Bruxismo o la disfunción de ATM). En el común de los mortales, la Ortodoncia sirve para que adolescentes y adultos tengan y proyecten la mejor imagen de sí mismos con una sonrisa atractivamente cautivadora, está es la gran verdad, nuestro objetivo más importante.

“La oclusión dental ideal que buscamos los ortodoncistas comparte el mejor diseño morfológico posible con la función”.

Me río por dentro de esos padres, que poniendo cara de intelectuales venidos a menos, sentencian, con voz de progre desfasado, “si es por estética, no le hago el tratamiento a mi hija”. Basta ver su concepto de estética, observando sus dientes, los de su pareja, y los pequeños detalles que lo rodean y que dejan a las claras su denodada lucha contra todo atisbo de belleza y buen gusto en su vida o en el micromundo que le rodea. Son enemigos de toda estética, y así lo han puesto de manifiesto en la práctica. Parecen desconocer que la filosofía y el pensamiento humano más excelso está unido a la belleza, a su inteligibilidad y al estudio de sus efectos en los semejantes. Si hay algo injusto en el mundo es la belleza humana, es lo que traza límites, fronteras, hace descender a algunos al infierno y a otros los eleva, y de manera inmediata, al más alto altar del Olimpo.

PUBLICIDAD

Pero la belleza que creamos los ortodoncistas es muy especial: no solo obedece a los cánones escolásticos clásicos de simetría, proporción y claridad, sino que tiene un sentido utilitarista que atañe a su etimología; el bueno, del que procede la palabra, imbrica contemplación estética agradable con buen funcionamiento. La oclusión dental ideal que buscamos los ortodoncistas comparte la eumorfía, el mejor diseño morfológico posible, con la función. Al menos en ortodoncia, intentar desligar forma-estética y función, es un absurdo. Es más, a cualquier ortodoncista le parecería un sinsentido que el paciente nos pidiera función sin estética. La morfología y disposición dentaria es de las cosas cuya evolución ha sido más lenta en el ser humano y su modificación parece producirse a cámara lenta cuando la comparamos con el de los huesos, músculos, ligamentos y órganos. Los dientes alineados no han sido puestos ahí, hace millones de años, para un mayor regocijo estético, sino para su mejor función biomecánica y supervivencia.

“Conócete a ti mismo” era la frase inscrita en el dintel del Oráculo de Delfos, antes de que las drogadas pitonisas emitieran su veredicto futurista, y no era casualidad que esto fuera así. Es más, daría la razón a los griegos con su factum con ese destino unívoco que todos llevamos escrito en nuestros genes y que condiciona nuestro futuro. Pero el destino también lo marca la epigenética, nuestro marco de referencia y estilo de vida.

PUBLICIDAD

La psicología no deja de dar señales de alarma sobre lo poco que los jóvenes se conocen a sí mismos y lo mucho que dependen de la opinión de los demás para su autoestima. El paso de la sociedad postmoderna a la VICA (virtualmente volátil, incierta, cambiante y ambigua) y la socialización en las redes, con sus escaparates de sonrisas, falsa felicidad y sus “likes” ha empeorado aún más la situación. No tener una sonrisa estéticamente normal o avergonzarse de la misma puede representar una tragedia para un adolescente, muchos bajo el síndrome de la nomofobia (“no-mobile-phone phobia”) como un miedo irracional a estar desconectado del móvil o no estar “pegado” a él todo el día.

PUBLICIDAD

La sonrisa en los adolescentes no solo en un vector fundamental en la comunicación emocional, sino que muchos lo ven como un medidor de estatus, al igual que usar teléfonos, zapatillas deportivas o ropa de una determinada marca. Una sonrisa agradable refuerza la autoestima y autoafirmación personal y hace que el paciente crea más en sí mismo y sus posibilidades y pase, en muchos casos del “creo que puedo” al “sí, seguro que puedo”. Discutir esto e intentar introducir en la cabeza de nuestros hijos ideas a contracorriente es tan difícil como tratar de poner puertas al mar. Por tanto, claro que la ortodoncia es estética, y así lo defiendo, porque es con ella con la que vamos a producir en cada uno de nuestros pacientes una mejora en su desarrollo personal y calidad de vida y una mayor aceptación por los demás, tanto por vía consciente como inconsciente (impacto emocional, efecto halo).

PUBLICIDAD

Una sonrisa atractiva produce un impactante efecto halo, término psicológico que hace referencia a juzgar el todo por una sola parte, la persona por su sonrisa, por definir el conjunto de la imagen personal, basándonos en uno de sus rasgos. Se establece un vínculo asociativo automático entre ese rasgo (una sonrisa atractiva) y valores que nada tienen que ver con los dientes (simpatía, éxito social y en las relaciones de pareja, estatus, proactividad, inteligencia). Es un fenómeno incoherente, pero así funciona. Hasta cierto punto, es una especie de sesgo de confirmación, ya que juzgamos a las personas de una manera que confirma nuestra primera impresión (el valor de la primera impresión, de la sonrisa). Tenemos cinco hijos y los cinco tienen una sonrisa espectacular; es verdad que a los cinco le ha salido gratis (aquí no hay lugar para la duda entre estética y función) y que sus madres y yo hemos puesto todo el empeño en el tratamiento. Estoy convencido que sus atractivas sonrisas serán la llave que les abrirá muchas puertas o reconfortará a muchas personas (Mónica, nuestra hija, es enfermera, David es cómico). ¡Claro que es por estética! La función se da por sentado, es la parte complementaria de la estética y requisito imprescindible del tratamiento.

__________________________________________________________________________

El Profesor y Doctor David Suárez Quintanilla es catedrático de Ortodoncia de la Universidad de Santiago de Compostela (España), expresidente de la European Orthodontic Society y vicepresidente de Ortodoncia de la International Association for Dental Research. Visite su página web en: dsqtraining.com

 PULSE AQUI PARA VER LA EDICION DIGITAL DE DENTAL TRIBUNE  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2021 - All rights reserved - Dental Tribune International