La odontología en la era digital

Search Dental Tribune

 La odontología en la era digital

El trato personal del clínico tiene un efecto que ayuda la curación del paciente y constituye la mejor forma de potenciar el valor de los profesionales de la salud frente a la tecnología. (Foto: DSQ)

mié. 14 diciembre 2022

save

La tecnología digital representa un verdadero cambio de paradigma, que marca un antes y un después en la práctica de la odontología. Las nuevas herramientas digitales permiten actualmente realizar desde escaneados tridimensionales de un diente a impresiones de coronas, puentes o incluso arcadas completas. Pero ninguna de estas tecnologías puede sustituir el trato personal del odontólogo, que debe utilizar toda la tecnología digital y virtual posible en la clínica, pero sin perder nunca el contacto directo con el paciente.

La pandemia ha supuesto un momento histórico de modificación de paradigmas potenciado por el cambio de la sociedad y la irrupción de la tecnología digital, tanto en las comunicaciones como en el sector dental.

Vamos hacia un nuevo modelo de la manera de entender la odontología, un modelo digital y virtual muy acorde con este mundo cambiante que nos ha tocado vivir, donde relación médico-paciente está siendo sustituida por la del prestador de servicio-cliente, el control on-line a distancia del tratamiento (Dental Monitoring) y las tiendas de venta de alineadores dentales.

Los odontólogos, por tanto, debemos de potenciar la parte más médica y sanitaria de nuestra profesión. En el caso de los ortodoncistas, la relación de la especialidad con la función, la articulación temporomandibular, la respiración, el sueño, la capacidad cognitiva del niño o su autoimagen. Olvidemos las marcas de alineadores, seamos nosotros mismos nuestra imagen de marca; los pacientes han de escoger nuestra clínica por nuestra profesionalidad, amabilidad, empatía y dominio de las técnicas para tratar maloclusiones, desde las más simples a las más sofisticadas.

Al paciente no le preocupa cuánto sabe usted, sino cuánto se preocupa usted por él y su problema. Si reducimos nuestro trato con el paciente mediante la telemedicina, éste buscará la marca, no a nosotros, y se quedará en la clínica donde le ofrezcan el tratamiento más barato. Incorporemos toda la tecnología digital y virtual posible a nuestra clínica, pero no perdamos el contacto directo con el paciente o pasaremos a ser el factor prescindible.

“Al paciente no le preocupa cuánto sabe usted, sino cuánto se preocupa usted por él y su problema. Los pacientes han de escoger nuestra clínica por nuestra profesionalidad, amabilidad, empatía y dominio de las distintas técnicas”.

El ritmo frenético del cambio tecnológico nos obliga, a los profesionales de la odontología, a reinventarnos continuamente, y quienes no aguantan esta tensión ven abrirse bajo sus pies un abismo.

Las víctimas de la revolución digital

La revolución digital se va a cobrar muchas víctimas y destruir muchos puestos de trabajo, como lo está haciendo la compra on-line con los pequeños comercios del barrio.

La odontología no va a ser ajena a este cambio radical. Pocas profesiones no creativas o aquellas donde la relación personal no sea transcendental se van a salvar de la quema. Parte de la angustia y ansiedad, hoy palpable en la sociedad, es una respuesta a esta nueva situación de inseguridad en un mundo altamente tecnificado.

Por ello, debemos de reforzar el trato personal con el paciente y volver al antiguo arte de curar donde las palabras del médico ejercen un potente efecto placebo sobre su curación. El placebo no es un engaño sino que tiene un efecto beneficioso al estimular las defensas que todos tenemos, de manera natural, en nuestro cuerpo.

El escáner intraoral, la máquina o el software más sofisticado de nuestra consulta no pueden darle al paciente la confianza que trasmiten las palabras de un odontólogo.

Utilicemos nuestra tecnología para reforzar nuestra relación íntima y unívoca con el paciente, no para sustituirla. El éxito de nuestra clínica depende de ello.

____________________________________________________________________________________________________________________

El Dr. David Suárez Quintanilla, autor de libros como "Ortodoncia. Eficiencia Clínica y Evidencia Científica”, es catedrático de Ortodoncia en la Universidad de Santiago de Compostela, España, y vicepresidente de Ortodoncia de IADR. Participa en sus cursos online de ortodoncia básica y microimplantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement