Cómo pasar de ordinario a extraordinario

Search Dental Tribune

Cómo pasar de ordinario a extraordinario

El autor explica que lograr ofrecer un servicio extraordinario depende de algo que no se aprende en ninguna facultad académica. (Foto: Jonathan Borba / Unsplash)

jue. 1 diciembre 2022

save

El experto en márketing dental Roberto Ardila Simpson aborda en esta ocasión la importancia que revierte para el éxito de toda clínica superar las expectativas, pasar de lo ordinario a lo extraordinario, y, por consiguiente, generar una mejor experiencia y mejores ventas.

Por efecto de las interacciones que a diario llevamos a cabo como seres humanos, solemos encontrar en situaciones que caben dentro de lo normal o habitual, personas que prestan un servicio dentro de los estándares corrientes o empresas cuyos productos o servicios llegan a sus mercados de manera rutinaria.

Lo anterior no debe llevar a pensar que se están haciendo mal las cosas o que esta actitud pueda deteriorar una relación interpersonal, comercial o productiva, simplemente corresponde a la forma aceptada y validada en muchos mercados, a tal punto que en algunos países la manera de atender a los clientes o de relacionarse con ellos se basa estrictamente en lo ordinario (sin elementos de mejora de la calidad) y se suele aceptar sin cuestionamientos.

Pero el reto al que invita este artículo es pasar de lo ordinario a lo extraordinario, superar las expectativas, sobrepasar las reglas naturales y por consiguiente, tener un mayor nivel de recordación y así generar una mejor experiencia y mejores ventas.

Además, tanto los productos como los servicios que se ofrecen tienden a parecerse cada vez más; antes la diferencia era notoria en materia de diseño, materiales y procesos de fabricación, hoy en día ya no lo es. Sin embargo, nunca una persona será igual a otra, cada una tiene su sello personal, que va más allá de las huellas dactilares, y el hecho de que seamos diferentes no quiere decir que todos seamos extraordinarios, hay demasiada gente corriente que no se sale de los estándares, del común, de la norma, y es allí donde hay una oportunidad para sobresalir y generar recordación y —si hay contenido— valor.

"Descubrir los motivos por los cuales alguien decide comprar nuestro servicio asegurará la definición del negocio, pero si además se brinda además un servicio excepcional, esto rompe todos los esquemas ordinarios y pasamos al orden extraordinario".

Existen diferentes disciplinas —culturales, deportivas, científicas, tecnológicas, literarias, académicas, gastronómicas, productivas, artísticas, por mencionar algunas— pero todas deben contener un nivel superior si se pretende destacar, y para cumplir con este propósito es necesario contar con interlocutores extraordinarios.

En odontología, como en cualquier profesión o disciplina, cada paciente o cliente es un mundo aparte, un contexto singular, que tiene necesidades y objetivos específicos; por consiguiente, cada acción que se emprenda tendrá un impacto diferente, un brillo único que está acompañado de su personalidad. Descubrir los motivos por los cuales alguien decide comprar nuestro producto o servicio asegurará la definición del negocio, pero si además esta íntima relación entre el motivo de compra y nuestra oferta como proveedores está acompañada de un servicio fuera de los estándares tradicionales del sector y del área geográfica, legal o cultural, por arraigada que sea una costumbre, el brindar un servicio excepcional rompe todos los esquemas ordinarios y pasamos al orden extraordinario.

Por eso cuando viajamos a nuevos países, sean cuales sean sus costumbres, y encontramos personas que nos dan un trato extraordinario, esas personas, ese país o esas vacaciones quedan en la memoria como algo inolvidable. Esta situación llega a ser tan determinante que los inconvenientes que se tengan (nunca es todo perfecto) pasan a un segundo plano y esa calidad de las personas extraordinarias o que brindan un servicio fuera de los estándares se vuelve la característica principal.

Pero, ¿cómo lograrlo? Esto siempre dependerá de un único factor: la actitud o la determinación de brindar ese servicio o producto de esa manera, algo que no se aprende en ninguna facultad académica. Ni las universidades más prestigiosas del mundo tienen programas exclusivos para formar profesionales integrales desde lo técnico y desde lo extraordinario. Si bien muchas gradúan personas excepcionales en ambos aspectos, son más una inmensa minoría de la cual podríamos formar parte todos los que queramos hacer extraordinario cualquier momento ordinario.

La tarea no es fácil, sobre todo en un mundo abierto de competencia, donde la comunicación verbal o presencial ha cedido el paso a la comunicación virtual y, en aras de la respuesta inmediata, vamos día a día cayendo en la mala escritura, la mala ortografía, la mala gramática, cualquiera que sea el idioma; vamos cayendo en un abismo sin fondo de relaciones impersonales, frívolas y básicas.

Bienvenidas las respuestas inmediatas a las necesidades, bienvenida la rapidez de la comunicación pero busquemos la forma —sea presencial o virtual— de establecer relaciones y comunicaciones extraordinarias con nuestros entornos, mercados, emprendimientos, familiares y, sobre todo, con nuestros clientes, que son los que de una manera u otra, dan fe de nuestro esmerado trabajo, de nuestra excelencia en el entregable y se vuelven embajadores de nuestra marca, nuestros servicios y sobre todo de nuestra integralidad como seres humanos.

No hay nada mejor que estar en manos de un experto en materia profesional que además tenga calidad humana, sentido del compromiso, voluntad de asesorarnos de la mejor manera y generar valor en la vida, dando siempre más de lo que el interlocutor espera.

_______________________________________________________________________________________________________

Roberto Ardila Simpson es Gerente para Latinoamérica de K&P Group, entidad dedicada a potencializar el impacto de empresas a nivel internacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement