Dental Tribune Latin America
El odontólogo colombiano Enrique Jadad recuerda que en abril de 2020 tuvo la idea de crear un colutorio para reducir la carga viral en boca, el cual se lanzará próximamente al mercado.

De una gran preocupación nace una enorme solución

By Enrique Jadad Bechara
February 15, 2021

El Dr. Enrique Jadad, reconocido colaborador de Dental Tribune desde hace años, cuenta en este artículo la génesis de una idea que ha culminado con el desarrollo de un colutorio contra el coronavirus. Durante esta verdadera odisea, el Dr. Jadad potenció un nuevo centro de formación y se contagió de Covid-19, evento que narra vivamente, resaltando la angustia de no poder siquiera abrazar a sus familiares más cercanos.

En el mes de febrero del año pasado se escuchaba que había surgido un brote de virus en China. Poco a poco, las noticias iban llegando a través de internet, la tv y la prensa, y vimos cómo aparecía una enfermedad que se propagaba por Europa y otros rincones del planeta. Ya en marzo de 2020 se hace evidente que estábamos enfrentándonos a una pandemia de límites insospechados. Un enemigo diminuto había llegado para reorganizar el ecosistema de la tierra, de los continentes y de los países; en los cuatro puntos cardinales se sintieron de inmediato los estragos que empezaba a causar este virus del cual nadie sabía casi nada.

PUBLICIDAD

Nos cerraron fronteras terrestres, aéreas y marítimas, nos ordenaron encerrarnos en nuestras casas, tuvimos que suspender nuestras actividades laborales, empresariales, industriales y personales. A los odontólogos se nos ordenó cerrar nuestras clínicas y consultorios, así de un sopetón, sin saber cómo íbamos a hacer para sobrevivir. Nos tocó cerrar, cancelar procedimientos, avisar a los pacientes que esto iba para largo. La gran preocupación estaba dividida en dos grandes temas. El primero, el riesgo de contagio. El segundo, la parte económica: cómo soportar la carga económica sin poder trabajar ni producir para conseguir el sustento para nuestras familias, no saber que hacer para que nuestros colaboradores y empleados pudieran subsistir.

No nos digamos mentiras: los odontólogos somos de todo menos empresarios. Muy pocos piensan en ahorrar, unos porque no les alcanza y otros porque no pudieron prever para momentos como estos donde la mayoría no estaba preparado para sobrevivir sin trabajar. A principios de abril, comencé a pensar en qué iba a ser de los dentistas del mundo, ya que estamos en la primera línea de fuego: nuestro trabajo es en la boca y zonas aledañas del cuerpo humano, este virus se encuentra alojado en la garganta de los seres humanos, en sus glándulas salivares, se transmite por esas gotículas que salen disparadas al hablar o toser. Me dediqué a leer y a indagar sobre la Covid-19, me metí de lleno a tratar de entender el como y porqué de este contagio tan grande, de tanta magnitud, que tenía atemorizada a la población mundial.

  HACER CLIC AQUI PARA SUSCRIBIRSE A DENTAL TRIBUNE  

La boca: sitio potencial de infección y contagio

La boca, la nariz y los ojos suponen las principales vías de entrada del virus al organismo. El virus se transmite principalmente por las gotículas que se expulsan cuando una persona infectada tose, estornuda y exhala (inclusive al hablar). Estas gotículas son las que contienen el coronavirus SARS-CoV-2, que es el causante de la enfermedad Covid-19. Me puse a pensar y encontré que se necesitaba crear una protección para bajar la carga viral en la boca y de esa forma disminuir los riesgos de contagio. A medida que aumenta la presión sobre los recursos sanitarios debido al Covid-19 resulta más importante que nunca ayudar a la sociedad a mantenerse saludable y evitar la necesidad de acudir a un sistema sanitario desbordado.

PUBLICIDAD

Estudios recientes han demostrado que en la cavidad bucal, especialmente en la lengua, se encuentra una alta densidad de los receptores específicos a los que se une el SARS-CoV-2. También se ha demostrado que durante los diez primeros días de la enfermedad (cuando el paciente puede ser asintomático y altamente contagioso), el virus infecta principalmente las vías respiratorias superiores: nariz, garganta y boca.

Los colutorios juegan un papel fundamental en la higiene bucal porque llegan a toda la cavidad bucal, como la encía y paladar (zonas menos accesibles), y aportan beneficios según su composición: si contienen flúor, ayudan a remineralizar el esmalte; si contienen antisépticos, ayudan a controlar la formación de placa bacteriana; si contienen vitaminas, ayudan a cuidar de forma integral la boca. Una de las estrategias que han planteado los científicos para inactivar el nuevo coronavirus en la garganta es dañar la membrana viral. Se ha demostrado en estudios previos que los agentes que habitualmente contienen los colutorios bucales (como cantidades bajas de etanol, peróxido de hidrógeno, povidona yodada y cloruro de cetilpiridinio) podrían degradar las membranas lipídicas que rodean los virus.

En conjunto con un grupo de científicos de distintas disciplinas de países Argentina, España y Colombia, nos dedicamos a revisar las investigaciones en el ámbito del lavado bucal y evidenciamos que se ha destacado mucho en el tema del potencial que tienen los enjuagues bucales para reducir la transmisión de la Covid-19. En varios estudios, los investigadores han evaluado las formulaciones de colutorios para determinar su capacidad potencial de actuar sobre los lípidos del nuevo coronavirus, y han sugerido el estudio clínico de algunos compuestos. Entre las diversas investigaciones publicadas hasta ahora sobre los virus de envoltorio (incluido el coronavirus), se refuerza la necesidad de hacer más investigaciones acerca del lavado oral para poder considerarlo como una forma de reducir la transmisión del virus mediante la disminución de la carga viral presente en boca.

PUBLICIDAD

La investigación necesaria para determinar el potencial de este enfoque podría incluir la evaluación de fórmulas ya existentes o diseñadas a medida en el laboratorio. Los expertos han comentado que es posible llevar a cabo ensayos con algunos de los productos existentes en el mercado. Otros estudios clínicos señalan que los colutorios contienen suficientes productos virucidas que son efectivos para actuar contra los lípidos de los virus con envoltura. Hace falta determinar si esto también es efectivo contra la membrana del SARS-CoV-2. Luego de estudiar la literatura existente sobre el manejo y control de otros virus con envoltura (incluyendo varios tipos de coronavirus), se obtuvo soporte a la idea de que el uso de los colutorios orales para realizar enjuagues y gárgaras debería ser considerado como un procedimiento eficaz y seguro para reducir las transmisibilidad del virus.

A mediados de abril, me vino la idea de crear un colutorio que lograra reducir la carga viral en la boca de los pacientes y las personas. Luego de revisar mucha literatura sobre colutorios y el desarrollo de la pandemia, tomé el teléfono y llamé a un par de amigos de Carcarañá, una ciudad de la provincia de Santa Fe, a 45 km al oeste de Rosario. ¿Ustedes se preguntarán cómo desde Barranquilla, Colombia, llegué a estar en contacto con estas personas y su laboratorio, si ellos están a miles de kilómetros de donde yo vivo?

Un colutorio para bajar la carga viral

Resulta que en septiembre de 2013 me encontraba dictando conferencias en un importante congreso en Argentina, donde conocí al gerente del Laboratorio Brix Medical Science, Juan Ignacio Zagari. Posteriormente, me invitaron a formar parte del equipo de un producto novedoso que había sido desarrollado por ellos, el gel para la remoción atraumática de caries Brix 3000, que hoy en día se encuentra presente en más de 160 países. En noviembre de 2014 fui invitado como orador para presentar este producto al mundo, evento realizado en el Hilton de Puerto Madero con la presencia de más de 1500 asistentes al evento que fue transmitido vía streaming a colegas de todo el mundo. Durante este viaje tuve la oportunidad de conocer a varios de los dueños y al CEO de la empresa, Mauricio Dobboletta.

PUBLICIDAD

En abril de 2020, ya con un esbozo en mi mente de lo que sería crear un colutorio que funcionara para bajar la carga viral, llamé a Dobboletta y a Zagari, les conté que tenía una idea para controlar la propagación del virus. Ambos se mostraron muy interesados. Fuimos sumando a personas idóneas, primero al Dr. Héctor Juan Rodríguez Casanovas, reconocido periodoncista español con práctica dental en Gijón; posteriormente, a un experto en virología molecular con un doctorado en bioquímica y biología molecular como es el Dr. Antonio Acosta, y a otros científicos con vastos conocimientos en virología e infectología.

Para finales del mes de mayo, el equipo de científicos del laboratorio Brix Medical Science logró estabilizar la fórmula de un enjuague bucal. Se hicieron todas las pruebas organolépticas, de estabilidad y, lo más importante, se realizaron estudios de su efectividad en bacterias, virus, hongos y levaduras en el centro de pruebas biológicas y moleculares EDYAFE de Argentina y en la Universidad de Buenos Aires, otras en Bulgaria y, más recientemente, en el laboratorio de estudios biológicos y moleculares de la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla, Colombia.

Este producto reduce un 99,99% de las bacterias orales, siendo efectivo contra los virus con envoltura como el SARS-CoV-2. Su uso aumenta la bioseguridad de los profesionales odontológicos en la consulta clínica. No contiene peróxido de hidrógeno y no afecta la adhesión de materiales restaurativos. Así, se trata de un enjuague bucal que ha sido probado y es efectivo contra virus de envoltorio, bacterias, hongos y levaduras. Este novedoso producto es capaz de disminuir la carga viral en un rango de 4.36 logaritmos, que equivale a mas de 99.99% de efectividad; también puede eliminar bacterias, hongos y levaduras en más de 99.99% al realizar enjuague bucal de tan solo 30 segundos.

PUBLICIDAD

Entre lo que puedo rescatar del año 2020, está el haber fundado y solidificado Helident Training Center, nuestro centro de entrenamiento para dentistas con  la mano del laboratorio Brix Medical Science. El lanzamiento de este desarrollo científico sin precedentes, totalmente testeado y soportado por investigaciones científicas realizadas directamente sobre hisopados de Sars-CoV-2 de pacientes positivos de Covid-19, se realizará muy pronto. Los resultados de estos estudios son contundentes y marcarán una nueva generación, así como categoría, de enjuagues bucales con una muy alta efectividad para destruir la capa lipídica de los virus de envoltorio como el causante de esta pandemia que estamos viviendo. El enjuague bucal ya cuenta con la US Pending Patent y su marca (trade mark) ha sido registrada globalmente. Próximamente se publicarán investigaciones de estos estudios en revistas indexadas de Europa y de USA.

Por último, quiero compartirles que me contagié y he sido positivo de Covid-19 con una carga viral muy baja. A pesar de encontrarme asintomático, esto no quiere decir que no fuera contagioso o peligroso. Esto me ha puesto a pensar sobre las prioridades de nuestras vidas, lo necesario de lo banal, lo importante por encima de lo innecesario. He podido reflexionar sobre muchos aspectos de nuestro diario vivir. Por ejemplo, el compartir en fechas especiales, las reuniones familiares con padres, hermanos, sobrinos, primos, los amigos más cercanos; en fin, la vida cambió, y nuestro comportamiento debe ser diferente.

Quiero además compartir con ustedes lo que sentí en el momento en que me entregaron los resultados de la prueba PCR con la que me diagnosticaron positivo para Covid-19. Tristemente, mi hija Nicolle, quien vive en Estados Unidos, contrajo Covid-19 no sabemos si fue en una reunión con su familia en Miami, en el aeropuerto de Fort Lauderdale o en el avión que la trajo a Barranquilla. Lo cierto es que ella se hizo su prueba PCR antes de viajar y salió negativo. Yo personalmente la fui a recoger en mi camioneta al aeropuerto en Barranquilla y ya en casa, como mi hija estaba “negativa”, compartimos, hablamos, almorzamos, todo lo “normal” cuando recibes a un ser amado que vive lejos. Dos días después, mi hija sintió algo de moco en la nariz, dolor de cabeza y de inmediato la llevamos para realizar un nuevo test PCR para Covid-19, que arrojó positivo para Covid-19. Desde el 19 de diciembre, decidimos tenerla aislada en su alcoba, y tanto mi esposa como yo dimos negativo para Covid-19.

PUBLICIDAD

Mi hija estuvo aislada por 14 días desde que comenzaron los síntomas. Pero ahora soy yo el que ando con Covid-19. Llevaba más de 15 días sin trabajar por las fechas navideñas, y la verdad no sé dónde, ni cómo, ni quién me contagió. Pudo ser mi propia hija, pudo ser en casa, en la calle. Soy paranoico de usar el barbijo o tapabocas, ando con mi spray de alcohol, me lavo las manos cada vez que puedo, no me meto en aglomeraciones, no voy a centros comerciales, evito al máximo estar fuera de casa. Con estas palabras quiero pedirles que se cuiden, que eviten las reuniones, las fiestas, incluso salir si no es necesario; el virus no perdona, y hacer lo anterior es darle la oportunidad de que se instale en nuestros organismos.

La verdad, es que ha sido más fuerte la afectación mental por la mezcla de temor, miedo, angustia, tristeza, que por la parte orgánica y física. En este encierro solo queda reír, y dar las gracias por estar vivos y haber pasado esta dura prueba de la Covid-19. Durante este encierro, solo pensaba en poder volver a abrazar a mi mujer y a mis hijas.

¡Un abrazo enorme a todos!

_____________________________________________________

El doctor Enrique Jadad Bechara es Especialista en Rehabilitación Oral, investigador y conferencista con práctica privada en Barranquilla (Colombia). Contacto: ejadad@gmail.com

 PULSE AQUI PARA VER LA EDICION DIGITAL DE DENTAL TRIBUNE  

 

2 Comments

  • Josue Omar Sanchez says:

    Felicitaciones por tu excelente trabajo de investigación dr Enrique Hadad un aporte bastante significativo de admirar de manejo holistico.

  • Guadalupe Capetillo Hernsndez says:

    Muchas Felicidades oor tan importante aportación cientifica en beneficio del trabajo diario y la proteccion de los Cirujanos dentistas para una practica mas segura.
    Y Gracias a Dios que puede compartir una triste pero muy verdadera realidad al vivir la experiencia de enfermarse seres queridos y usted personalmente. Es verdad a pesar de extremar cuidados no sabemos como, cuando y quien nos ha podido contagiar. Espero muy pronto este en el mercado en el enjuague
    Saludos desde Veracruz, Mexico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2021 - All rights reserved - Dental Tribune International