Del sueño a la realidad

Search Dental Tribune

Del sueño a la realidad

Una vista de las instalaciones de trabajo de laboratorio de Centro Dental, que cuenta con las más avanzadas áreas clínicas, de laboratorio y de formación. A la derecha, Rafael Mejicano Díaz, fundador de esta extraordinaria clínica. (Foto: Centro Dental)

vie. 16 diciembre 2022

save

En 1978, Rafael Mejicano Díaz tuvo la idea de fundar una clínica dental diferente en su país, Guatemala. Esa idea fue evolucionando hasta hacerse realidad, llegando a convertirse en un centro médico y odontológico de primera categoría a nivel internacional. Actualmente, la clínica conocida como Centro Dental ha vuelto a enfocarse en la odontología y el Dr. Mejicano ha dejado la práctica clínica para dedicarse a pensar en la vida y en la profesión. Esta es su historia.

Nuestra empresa nació como un pequeño sueño, tomando en cuenta que, dentro del gremio médico, el odontólogo siempre ha sido minimizado. ¡Quién diría que la búsqueda de pacientes en las fincas de café de la Bocacosta de Guatemala y luego en una casa del centro de la ciudad de Guatemala se convertiría en un cotizado y esmerado santuario de salud dental!

Rafael Mejicano Díaz, nuestro fundador, abrió su clínica en el hogar que compartía con su esposa. Pero él iba por más, impulsado por su eterna curiosidad intelectual y naturaleza emprendedora. Estaba decidido y no se iba a conformar con que los años pasaran como agua entre los dedos. Por eso, tuvo el coraje de comprar, en 1978, una clínica sobre la Avenida Reforma, en el Edificio 1-64, frente a la Guardia de Honor.

Esa intuición para el negocio la heredó de su madre, de quien aprendió a vender por abonos, como lo hizo con sus primeros pacientes. Esto no solo le sirvió para que sus servicios se hicieran más accesibles, sino que también le permitió ampliar su cartera. Al final de cuentas, las bellas sonrisas merecían ser democratizadas y no ser patrimonio exclusivo de los ricos y famosos.

Apostar a las grandes ligas 

Desde siempre hablábamos de una clínica integral, con laboratorio y Rayos X. Entonces, la apuesta a las grandes ligas comenzó luego de que don Rafa se asoció con los doctores Mauricio Gutiérrez y Pedro Bruni. La sociedad con Bruni duró apenas tres años, pero con el doctor Gutiérrez caminó por más de 35 años.

Lo primero que hicimos fue asociarnos con otros dentistas que tenían problemas, pues carecían de técnicos laboratoristas y asistentes dentales, ya que en Guatemala jamás ha existido una escuela reconocida y especializada en esos temas.

Para ese entonces, contábamos con tres asistentes dentales y tres técnicos dentales capacitados en nuestra organización. Y como una golondrina sola no hace verano, decidimos compartir nuestras experiencias. Por eso nace FORMA, con el propósito de brindar educacion continuada a otros dentistas, dotarlos de personal auxiliar y de laboratorio calificado. Convirtiéndose posteriormente en la primera empresa certificada por el Ministrio de Salud para la capacitación de asistentes dentales.

Unas de las áreas de atención de la clínica Centro Dental de Guatemala. (Foto: Centro Dental)

Para 1984, habíamos ya investigado cuáles eran los materiales dentales de más calidad en el mundo y conseguimos importarlos para distribuirlos en Guatemala. Así nació una distribuidora de materiales dentales.

Dimos grandes zancadas a partir de un estudio de mercado que hicimos en 1994, dirigido por el licenciado Alberto Aragón. En ese tiempo teníamos interés por crecer de manera ética. El resultado de este estudio fue avasallador: lograríamos el alcance que soñábamos si nos aliábamos con un grupo médico.

La tarea no era sencilla. Solicitamos unirnos a diferentes grupos, pero éramos rechazados. Incluso tuvimos la intención de asociarnos con un grupo médico que iba a fundar un hospital en el todavía inexistente proyecto de Cayalá. Nuestra solicitud ni siquiera fue tomada en cuenta. ¿Acaso puedes imaginar nuestra decepción y frustración? ¡Tantos años de trabajo para que ni siquiera nos permitieran pasar a la antesala!

Pero nuestro carácter no estaba forjado para echarnos a llorar y revolcarnos en esa sensación de haber fracasado en la batalla. Por una puerta que se cierra puede haber muchas que se abren. Así que, de inmediato, comenzamos un plan.

Seguir leyendo aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement