Innovaciones en el manejo del bruxismo y de la ATM (2)

Search Dental Tribune

Innovaciones en el manejo del bruxismo y de la ATM (2)

La férula de Michigan o férula oclusal previene el desgaste dental y ayuda a la relajación de la ATM, disminuyendo la presión. (Foto: Enrique Jadad)

mar. 7 junio 2022

save

El autor afirma que el estrés que genera el ritmo de vida que llevamos actualmente es uno de los factores que está provocando en cada vez más personas un hábito muy dañino en los dientes y en la mandíbula. El resultado de esta presión continua en la mandíbula es un apretamiento de los dientes que con el tiempo provoca su desgaste y una serie de problemas relacionados con las estructuras del sistema estomatognático. Dos de las formas tratamiento más eficaces son las férulas digitales y el láser de baja potencia, como el autor explica en este artículo. Esta es la segunda parte del artículo.

Placas de descarga digitales

Placa de bruxismo, placa de descarga, placa de relajación, placa miorrelajante, férula de Michigan, férula nocturna, férula de protección, férula blanda, férula dura, férula para deportistas, férula de blanqueamiento, férula de ortodoncia y otros apelativos más son algunos de los muchos nombres que se les dan y que con el resultando de que generan una amplia confusión.

Estos dispositivos actúan como intermediarios entre los dientes, reduciendo drásticamente el desgaste dental. Generalmente, se colocan en el maxilar superior, aunque hay dentistas que prefieren adaptarlos a la mandíbula. Se intenta así adquirir una posición mandibular que relacione la articulación temporomandibular, los músculos masticatorios y la mordida de una manera equilibrada, que resulte funcionalmente armónica para relajar el sistema masticatorio. Esto evita los daños y molestias ocasionados por los excesos de fuerza que se generan durante el bruxismo, sobre todo el de tipo nocturno.

La férula de Michigan o férula oclusal no sólo tiene una función preventiva contra el desgaste dental, sino que por su altura y morfología permite también la relajación de la ATM, disminuyendo la presión. El uso de este tipo de férulas de descarga se recomienda en bruxómanos desde que se detecta este hábito y de por vida, dado que rara vez suele revertirse.

La placa miorelajante o neuromiorrelajante por su parte es un dispositivo de resina dura, rígido, transparente, que feruliza la dentadura y está diseñado para inducir los movimientos mandibulares hacia una postura de mínimo esfuerzo para los músculos y de mínima carga para la articulación mandibular. Está indicada para dolores en los dientes, cara, cabeza o cuello y se utiliza para determinar si su causa proviene o no de la boca. También para el tratamiento de las patologías por tensión muscular, que en la mayoría de los casos se dan por un apretamiento inconsciente de los dientes, dolor de la ATM o de la mandíbula que se expresa como dolor en los oídos que se puede irradiar a la cabeza y llegar hasta a la región cervical produciendo contracturas en la nuca, el resto del cuello y la espalda. De ahí su denominación como “férula miorrelajante o de relajación muscular”.

El flujo de trabajo convencional para la producción de férulas de Michigan requiere realizar una impresión de alginato, registro de la mordida, fabricación del modelo, encerado de la férula y mezclas de polvo-líquido de polimetilmetacrilatos (PMMA). Por su parte, el flujo de trabajo de la producción digital de férulas comprende impresiones ópticas computarizadas del maxilar superior e inferior, un registro de mordida digital, diseño asistido por ordenador (CAD) y fabricación asistida por ordenador (CAM).

La mayoría de las férulas oclusales existentes se fabrican mediante dos métodos: acrílico duro con encerado o blando formado al vacío. Se cree que el efecto de las férulas duras es equivalente o superior al de las blandas. Sin embargo, este método tradicional requiere una serie de largos pasos tanto en la clínica como en el laboratorio dental.

Prueba en un articulador del ajuste de una férula, un dispositivo que reduce drásticamente el desgaste dental. (Foto: Enrique Jadad)

La fabricación mediante CAD/CAM y procesamiento digital de la luz (DLP) ha confirmado que estas férulas son similares a las tradicionales en cuanto a comodidad y retención. Además, los nuevos materiales de fresado y los que se utilizan en las impresoras 3D tienen mejor resistencia al desgaste que las resinas acrílicas tradicionales. Y los escaneos ópticos digitales de toda la arcada han alcanzado resultados comparables a los de las impresiones convencionales en términos de veracidad y precisión. El proceso CAM puede realizarse mediante técnicas sustractivas, como el fresado de piezas en bruto de PMMA, o técnicas aditivas, como la estereolitografía lineal, DLP o el chorro de material. El flujo de trabajo digital es el preferido por los pacientes, ya que el uso intraoral de una pequeña varilla de escaneo es más cómodo que la toma de una impresión convencional.

En caso de pérdida o fractura de la férula, los datos digitales puede utilizarse para fabricar una nueva férula sin tener que rehacer la impresión. Sin embargo, el éxito de la terapia con férulas es independiente del proceso de fabricación. Ambos métodos tienen el mismo éxito en el tratamiento, pero realizar un escaneo intraoral del paciente nos permite hacer un diagnóstico de la oclusión (mapa de oclusión) que nos ayudará a identificar y analizar las zonas a tratar.

Utilizando un software asistido por inteligencia artificial se diseñan estos protectores o placas digitales para corregir las pequeñas interferencias oclusales y los contactos prematuros en la dentadura del paciente. Una vez diseñada, se envía a una impresora 3D que utiliza para su fabricación materiales de resina biocompatibles.

Láser blando de diodos

Todos los odontólogos hemos tenido el deseo de manejar un equipo láser en algún momento de nuestras vidas, y muchas veces vamos a congresos con la intención de ver estos equipos que son parte de nuestros sueños profesionales, aún sin conocer bien para qué sirven o cómo se usan.

El láser (por sus siglas en inglés, amplificación de luz por emisión estimulada de radiación) es un dispositivo fácil de aplicar, no invasivo e indoloro que utiliza la energía luminosa que emiten los fotones. Se clasifican en dispositivos de alta y baja potencia, y los de baja potencia, que son los de diodos, irradian una dispersión de energía que produce regeneración de tejidos, cicatrización, reducción de la inflamación y del dolor.

Las múltiples maneras de tratar trastornos músculoarticulares nos indican que se pueden usar uno o más procedimientos en un mismo paciente. Los trastornos temporomandibulares se consideran un grupo de desórdenes musculoesqueléticos y degenerativos de la región orofacial, que involucran de forma directa al sistema masticatorio. Se caracterizan en un inicio por dolor (localizado en los músculos masticatorios, el área pre auricular y la articulación temporomandibular) y disfunción (ruidos en la ATM y limitación e irregularidad del movimiento mandibular) del sistema masticatorio. La terapia láser de bajo nivel (LLLT) se ha aplicado clínicamente a una amplia variedad de trastornos y ha demostrado ser eficaz, menos invasiva y carente de efectos secundarios graves para numerosas enfermedades.

PUBLICIDAD

Recientemente se han llevado a cabo investigaciones para explicar el mecanismo terapéutico de LLLT, así como algunas de sus nuevas aplicaciones clínicas. La terapia con láser de baja intensidad se introdujo a principios de la década de 1960 como herramienta para reducir el dolor y la inflamación mediante su acción biomoduladora en los tejidos. Su aplicación en los trastornos de la ATM ha cobrado recientemente un gran interés, ya que la fotomodulación tiene una acción biológica que provoca una cascada de procesos bioquímicos y celulares en las células y los tejidos, que aceleran la curación de los órganos afectados.

Debido a sus propiedades, la irradiación láser de baja potencia puede alterar el metabolismo celular al generar un efecto bioestimulante, reducir el dolor por efecto analgésico, mejorar el procedimiento de curación de heridas, reducir el edema y producir un efecto antiinflamatorio. Se ha empleado como tratamiento para diversas afecciones en medicina y odontología, como el síndrome de dolor musculoesquelético, las lesiones y ulceraciones de tejidos blandos, la hipersensibilidad de la dentina y la reducción de las complicaciones derivadas de los procedimientos quirúrgicos.

Los láseres son herramientas maravillosas que bien aplicadas brindan excelentes resultados en los pacientes que padecen afecciones temporomandibulares. Pero antes de utilizar la tecnología láser en Odontología se debe obtener asesoría profesional cualificada para entender los procesos físicos y biológicos que produce en los tejidos blandos y duros de nuestros pacientes. 

Conclusión

La tecnología digital actual permite obtener las características geométricas individuales de los componentes de la mandíbula (dientes, periodonto y dentición en general) de los pacientes para planificar el tratamiento ortopédico dental de la parafunción de los músculos de la masticación. Esto a su vez resulta en una alta efectividad de las férulas confeccionadas digitalmente para el manejo de los músculos de la masticación, así como de las estructuras del sistema gnático en general. Además de las férulas, técnicas como el láser de baja potencia y la toxina botulínica son tratamientos para el bruxismo y los trastornos de la ATM que han probado su eficacia clínica, particularmente como terapias adyuvantes.

Nota Editorial: El Dr. Enrique Jadad Bechara comienza en breve una serie de cursos sobre manejo del bruxismo y la ATM en Colombia, México, Guatemala y otros países de Latinoamérica.

___________________________________________________________________________________________________________________________

El Dr. Enrique Jadad Bechara es Especialista en Rehabilitación Oral, investigador y conferencista con práctica privada en Barranquilla (Colombia).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement