Dental Tribune Latin America
El Dr. Daniel Nava durante la presentación su conferencia “Exito clínico basado en planeación biofuncional” en el 24.5 Seminario Ivoclar Vivadent, un evento totalmente virtual.

Rompiendo paradigmas

By Javier de Pisón
October 06, 2020

Daniel Nava inaugura el congreso virtual de Ivoclar Vivadent, es nombrado profesor virtual en una universidad de Ecuador y escribe el capítulo de un libro sobre oclusión.

El doctor Daniel Nava Flores, Coordinador de la Especialidad de Odontología Restauradora en la Facultad de Odontología de UNITEC de México, fue el encargado de impartir la primera conferencia de un evento histórico: el 24.5 Seminario Ivoclar Vivadent, un congreso totalmente virtual que obtuvo un gran éxito en toda América Latina.

Además de afrontar el reto de ser la primera figura en un evento online sin precedentes, el Dr. Nava ha sido nombrado profesor de Rehabilitación Oral en la Universidad de San Francisco de Quito (Ecuador), donde impartirá clases virtuales. Al igual que hizo en el evento de Ivoclar Vivadent, Nava está marcando tendencia a nivel educativo con este nombramiento, que deja ver uno de las pocos efectos positivos de la pandemia: el nuevo alcance de la educación a distancia por medios virtuales.

Y, por si fuera poco, el Dr. Nava es autor también de un capítulo en un libro reciente, titulado “LÓGICA, un abordaje clínico de la oclusión”, una obra editada en Brasil, de la que dice que ya se han vendido más de 2.000 ejemplares. Todo lo cual son razones de peso para entrevistar en Dental Tribune a este experto mexicano.

¿Cómo fue la experiencia de inaugurar el primer congreso virtual de Ivoclar Vivadent?

Muy interesante porque hubo experiencias previas, como el evento virtual de Ivoclar Vivadent París unos meses antes (organizado por Dental Tribune International), donde la comunidad mexicana fue la más numerosa. Para mí, esto implicó un reto porque no queríamos presentar un material de menor calidad que el de París.

Un congreso virtual es también algo diferente, que involucra una faceta de producción, que en este caso fue pregrabado. De hecho, me sentí como si estuviera en una pequeña producción de Hollywood, donde vas al estreno solo para ver cómo reacciona la audiencia.

Pero esta versión digital de la presentación te indica en tiempo real cuántas personas hay conectadas a tu conferencia, cuánta gente se desconecta, cuántos hay preguntando.

"Antes teníamos materiales muy resistentes, con un altísimo costo biológico. Ahora tenemos materiales más costosos, pero con un comportamiento biológico mucho mejor".

¿Cuál fue el tema de la conferencia?

Se tituló “Exito clínico basado en planeación biofuncional”. Estaba muy preocupado por estos temas de rehabilitación con la mínima invasión posible de los tejidos, sobre lo que se lleva hablando en los últimos años, pero que es realmente un paradigma.

Hay gente que no se anima a hacer rehabilitaciones dependientes totalmente de la adhesión. Cuesta trabajo creer que puedas tener una mínima intervención, que puedan llegar a tener éxito las restauraciones ultradelgadas. Mi objetivo fue que la plática tuviera una buena base científica, además de casos clínicos, para explicar la resistencia de las restauraciones ultradelgadas. Mostré no solo lo que se puede hacer, sino también porqué puede tener éxito.

Hay bastantes movimientos que han adaptado las nuevas técnicas de adhesion y de mínima intervención como paradigmas, aunque no están totalmente popularizadas, pero hay una corriente bastante interesante.

David Hidalgo, Director General de Ivoclar para México, Centroamérica y el Caribe, habla virtualmente con Daniel Nava: nunca estuvieron físicamente juntos.

Pero existe también cierta resistencia, ¿no?

Es un proceso lento. Uno debe saber que las resinas presentan ciertas ventajas comparadas con la amalgamas y ciertas limitaciones. Cuando se trabaja con resinas en lugar de amalgamas, hay que saber que son ciclos más reducidos de vida porque tienen una abrasión más acelerada, pero el costo biológico disminuye dramáticamente.

Ahí está el cambio de paradigma: antes teníamos materiales muy resistentes, con un altísimo costo biológico. Ahora tenemos materiales costosos, pero con un comportamiento biológico mucho mejor tolerado por el organismo y con posibilidad de retratamiento, que es una palabra que no nos gusta en odontología. De ahí viene la resistencia.

"Mucha gente pensaba que los tratamientos dentales eran para siempre, pero en boca nada es para siempre".

El odontólogo está empezando a acostumbrarse al lenguaje de la temporalidad, a que las restauraciones funcionen por un tiempo limitado. Mucha gente pensaba que los tratamientos dentales eran para siempre, pero en boca nada es para siempre. Buscamos materiales más longevos, en los que el costo biológico para el cuerpo sea menor. La resistencia se debe a una falta de costumbre a pagar un mayor costo económico por un menor costo biológico.

¿Es fácil comunicar estos conceptos?

Creo que todos los congresos tienen tres niveles: un nivel básico, donde los participantes pueden aprender temas generales; otro donde la gente que ya tiene un entrenamiento ve algo que enriquece lo que hace. Y un nivel Avanzado, que puede ampliar el horizonte de quienes tiene amplia experiencia. En la conferencia, yo me dirigí a los tres niveles, lo cual comprobé por las preguntas que me hicieron.

¿Qué materiales presentaste?

Hay un material en específico que se está utilizando de cajón para restaurar de forma indirecta, que es la cerámica vítrea de disilicato de litio, el famoso IPS e.max (Ivoclar Vivadent).

Al principio, el e.max tenía una indicación, pero hoy en día se utiliza para procedimientos que al principio estaban contraindicados; el fabricante comenzó solicitando que se manufacturara a un grosor de 1.8mm y hoy en día, 10 años después de su lanzamiento, se están publicando en ‘journals’ casos de restauraciones ultradelgadas de 0.6 mm. ¿Qué ha pasado?: que el material ha evolucionado.

Ahora, esta ultradelgadez de las cerámicas está contrastándose con la resistencia de las resinas, así que estábamos combinando los paradigmas de la literature, específicamente en restauraciones pequeñas clase 2 y clase 1. En clase 2, era prácticamente impensable que la literatura indicara usar un resina, incluso e.max. La literatura y los estudios in vitroindican que la resina es mejor que la cerámica. Yo nunca pensé que la resina pudiera llegar a tener tal relevancia en la odontología, ni en la duración de los materiales, pero es así.

Creo que la bibliografía que ofreciste fue muy completa.

Sí, lo que me interesa de la bibliografía, tanto de resinas como cerámicas, es que es una bibliografía cíclica: se puede encontrar una revisión de los límites de resistencia de la resina publicada hace 15 años y después revisiones sistemáticas desde 2001 a 2019. El conocimiento acumulado en cada revisión es consistente. No hay sorpresas, sino tendencias. Es decir, la resina no resistía tanto, no se pulía tan bien y no tenía tanta Resistencia, y en la siguiente revisión el comportamiento es mejor, resiste más y sella por más tiempo. La tendencia a usar resinas va en aumento. En el año 2000 la gente pensaba que las resinas eran una moda, que estábamos cambiando estética por función, pero se han dado cuenta que no es así. La tendencia es clara a utilizar materiales adheridos y resinas mejoradas, que ahora casi ni son resina: están compuestas de 80% de circonio y 20% de cerámica. Van cambiando las manipulaciones, los tiempos de grabado se van modificando, al igual que las lámparas y el tratamiento de sustratos, pero se sigue obturando con resina y obteniendo mejores resultados. Eso es lo que indica la literatura: una tendencia clara a utilizar materiales adheridos.

El especialista afirmó que su plática ofreció una buena base científica para explicar conceptos como la resistencia de las restauraciones ultradelgadas.

¿Cuándo está indicada cada una?

Cuantos más casos haces, menos problemas encuentras para seleccionar entre una y otra. En ambos materiales tenemos mínima invasion, de 0.6. Ahora, dependiendo del caso, uno se va por cerámica por la resistencia abrasiva vs las resinas, que son reparables. Tienes los dos polos: por un lado, una cerámica que va a resistir más a la fricción con el paso del tiempo, y, por otro, una resina es modificable.

Ahora se encuentran silicatos en otras marcas que tienen otras características, pero e.max es un gran material que sigue evolucionando.

En el tema adhesivo, todas las compañías tienen preparadas nuevas gamas para lanzar este y el próximo año. Creo que la adhesion y el CAD/CAM están haciendo una alianza poderosísima.

¿Has probado algunos de estos nuevos adhesivos?

Sí, he estado trabajando con adhesivos universales, que es un paradigma todavía para muchos porque hay una tendencia en la literatura a demostrar su envejecimiento. Como la literatura no es contundente y el adhesivo universal tiene muchas características deseables, eso lo hace un proyecto muy interesante. Clínicamente nos va muy bien: nos permite intervenir de menor manera el diente, tallarlo menos, hacer menos grabados ácidos en dentina. Estos adhesivos universales se contraponen a los de cuarta generación, que son adhesivos de 3 pasos. La diferencia es que el adhesivo universal se volvió multimodal: no solo es la ventaja de que viene en una botella, sino su concepto . Yo trabajo con dos marcas, una de las cuales es el adhesivo universal Adhese (Ivoclar).

"La gente pensó que la resina era una moda, que estábamos cambiando estética por función, pero se han dado cuenta que no es así".

¿Es inteligente invertir en CAD/CAM en tiempos de coronavirus?

La pregunta une dos conceptos: economía vs conveniencia clínica. Yo creo que el CAD/CAM tiene una gran conveniencia clínica. Antes había adelantos tecnológicos que uno podía decir: aunque me lo regalaran, no lo usaría. Este no es el caso. Hoy en día, tener un CAD/CAM o un escáner intraoral representa muchas ventajas. El problema es el costo, pero ese es un tema diferente. Quienes tiene estos dispositivos apoyan la nueva filosofía del “slow dentristry” y les va bien: el paciente va pocas veces a la consulta y le hacen la restauración en pocas horas o al día siguiente.

El experto mexicano es un defensor de la filosofía ROA (Rehabilitación Oral Adhesiva) y de la Odontología Slow, que le da más importancia al paciente.

¿Puede describir el concepto de “Slow Dentistry”?

La odontología estaba yendo hacia una odontología de masas, prefabricada. Se llegó al ridículo de ofrecer dientes en una hora: no importaba cuánto perdieras de hueso, ni el costo biológico, y se hacían matrices performadas con el objetivo de fresar más rápido.

Como respuesta a esto, aparece este nuevo concepto. Básicamente, esta tendencia implica darle más tiempo al paciente, más importancia [el español Primitivo Roig con su Slow Dentistry Academy es uno de los abanderados de esta filosofía de tratamiento]. Mientras que las técnicas rápidas, obedecían al mercado, esta tecnología “slow” le da más importancia al paciente, lo enfoca de una manera más multidisciplinaria.

El concepto slow involucre también darle tiempo a los materiales para que maduren en boca, para permitir una experiencia en la consulta que se estaba perdiendo.

¿Cuál es su opinion sobre los talleres online?

Creo que es mejor de lo que hemos tenido en mucho tiempo, porque cuando yo salía de la escuela de odontología mi única vía de seguir aprendiendo era comprarme un libro o asistir a un congreso y ver una conferencia de una hora donde me mostraban el mejor caso clínico del ponente. Y se acabó. Después vino el acceso a bibliotecas virtuales con videos, con filosofía de “stop, play, pause”. Lo que tenemos hoy es mucho mejor que un “journal”, que un libro. Ahora, también pienso que se debe tener una experiencia previa. Es cómo querer aprender a nadar en línea. Aprenderás normas básicas, pero solo eso.

Hoy mismo, tenemos ese problema con la licenciatura de mi universidad: hay materias que requieren que el alumno esté con un paciente, como la anestesia. Los cursos online deben tener contenido muy seleccionado, ya que se trata de cursos de actualización, no de aprendizaje.

¿Cómo fue la interacción con David Hidalgo, de Ivoclar, sin estar físicamente cerca de él?

El mundo virtual es algo para lo que todavía no estamos entrenados. Muchos damos clases y siempre existe ese nerviosismo, de “leer” el foro, y la retroalimentación en tiempo real es muy importante durante una conferencia.  Y uno sabe si la plática está forzada conforme ve al público reaccionar. Esto fue un reto porque no sabes si tu tono de voz se ha vuelto monótono, si a la gente le hace falta despabilarse.

¿Cuál fue la respuesta de la audiencia?

Tuvimos 5.000 personas conectadas, que para ser la primera conferencia fue un gran éxito. Yo creo que el equipo de Ivoclar tiene muchísimo crédito, porque en los meses previos fue preparando el terreno y la gente vio que íbamos a tocar temas que no se había tratado antes, con lo cual se preparó el terreno. Además de que la gente sabe que el Seminario de Ivoclar es un evento de alta calidad. Antes del evento se hicieron pequeñas presentaciones en vivo en el FaceBook de Ivoclar, donde yo tuve 300, 400 personas conectadas y en las repeticiones 3.500, 4.000.

Y también fue una tendencia: habíamos tenido participación con el grupo ROA, del Dr. Roberto Tello, con el querealizamos varios eventos “live” como los Desayunos ROA, con lo que se volvió un círculo mediático.

¿Qué cursos tiene planeados?

Tengo varios retos en la Especialidad de Odontología Restauradora en UNITEC. Vamos a comenzar en formato virtual y el proyecto tiene dos variables posibles. Una es inmediata: el gobierno de la Ciudad de México ha pedido a varias universidades abrir la consulta odontológica de postgrados para atender a la población. En México, el 80 al 85% de la atención odontológica se hace de manera particular y a través de universidades; solo el 10 o 15% se atiende en clínicas del Estado. Y las clínicas dentales del Estado están cerradas porque las convirtieron en clínicas Covid. Solo la UNAM recibe 5.000 pacientes nuevos semanales, más los que atienden UNITEC, ULA, UCI. Es probable que la clínica UNITEC se abra en octubre para profesores voluntarios.

En México ya estoy empezando a viajar al interior de la República a dar entrenamientos en clases de grados.

Por otra parte, tengo un proyecto muy interesante: la Universidad de San Francisco de Quito (Ecuador) me agregó como profesor de postgrado, algo que nació a partir del Covid. Les gustó el trabajo que he hecho a distancia y soy ahora profesor de una universidad en otro país. Aprovecho para agradecer a la Dra. Paulina Aliaga, Decana de la Facultad de Odontología USFQ, y a la Dra Nancy Mena, Coordinadora de la Especialidad en Rehabilitación Oral, por su confianza en mi persona.

Otro proyecto ha sido la presentación de libro “LÓGICA, un abordaje clínico de la oclusión”, que hicimos en directo con tres doctores de Brasil. Ha sido publicado por los Drs. Henrique José Piccin y Pedro Paulo Feltrin, y se trata de una gran recopilación de la historia de la oclusión. Es un libro voluminoso, con gráficos muy nuevos, que ha salido también en español y ya se han vendido más de 2.000 unidades del primer tiraje fuera de Brasil.

Referencias

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Latest Issues
E-paper

DT Latin America No. 9, 2020

Open PDF Open E-paper All E-papers

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International