Cómo aumentar los ingresos de la consulta

Search Dental Tribune

Cómo aumentar los ingresos de la consulta

El sistema inalámbrico TWIST Cordless y los cabezales profilácticos desechables del sistema de pulido Proxeo Twist permiten realizar muchos más movimientos en la boca del paciente. (Foto: © W&H)

mié. 26 octubre 2022

save

La odontología ha cambiado y actualmente el componente clínico más importante es la prevención de las enfermedades dentales, lo cual constituye la mejor de mantener la salud bucal de nuestros pacientes y de mejorar los ingresos de nuestros consultorios y clínicas.

Las sesiones periódicas de profilaxis llevan a que los pacientes vuelvan a la consulta para realizarse una limpieza dental, momento donde muchas veces se detecta la necesidad de otros tratamientos. Esto es algo que incrementa el flujo de pacientes y la rentabilidad de la clínica y que es un buen servicio para el paciente.

Las medidas preventivas de una profilaxis profesional periódica reducen las caries y evitan la pérdida de dientes e implantes. El principal efecto de este simple tratamiento produce una inmediata sensación de frescura y bienestar en la boca, lo cual conlleva a fidelizar al paciente y hacer que recomiende los servicios de la clínica a familiares y conocidos.

Pero la efectividad de la profilaxis —y de sus beneficios para el paciente y para el consultorio—, dependen de que este tratamiento se haga de forma profesional y regular, un mínimo de dos veces al año. No está de más señalar que la profilaxis requiere de una capacitación y/o actualización, ya que mucho ha cambiado en este campo.

La profilaxis tiene un valor incalculable para el éxito de la profesión, ya que cambia la clásica angustia o temor que solía provocar el ir al dentista, por una sensación física de bienestar al sentir la boca fresca, limpia y atractiva.

El procedimiento, que debería ser parte de toda revisión anual, es normalmente totalmente indoloro para el paciente y no produce ningún estrés, lo cual refuerza la sensación de que los tratamientos de la clínica no solo no causan dolor sino que hacen que el paciente se sienta y se vea mejor.

Este efecto positivo tiene un valor incalculable para el éxito no solo de una clínica sino de la profesión en general, ya que cambia la clásica angustia o miedo que solía provocar el solo pensar en tener que ir al dentista, por una sensación física que de bienestar al sentir una boca fresca, limpia y atractiva.

Como mirarse en el espejo cuando uno se viste para ir a una gala o ponerse maquillaje para ir a una fiesta, sentir una boca fresca y mostrar una sonrisa hermosa confiere una seguridad especial que ayuda a tener una visión positiva de sí mismo, a sentirse alegre y confiado en el atractivo personal y en las posibilidades de éxito de cada persona.

Si la estética ha sido el principal motor de la odontología contemporánea, lo cierto que es nignún material sintético iguala la compleja bioingeniería de un diente natural.

Una amplia serie de compañías ha lanzado productos de profilaxis de alta calidad, tanto para el profesional como para el público, que abarcan desde cepillos interdentales, pastas dentríficas de carbono (Curaprox), cepillos de dientes sónicos (Philips) o piezo scalers y contra-ángulos (W&H) especiales para profilaxis, que han sido diseñados para eliminar de forma efectiva el cálculo, la biopelícula y prevenir la formación de bolsas periodontales y ofrecer un pulido rotativo que deja los dientes limpios y brillantes.

La evidencia clínica de numerosos estudios demuestra los beneficios de una profilaxis regular en la salud bucodental, incluyendo en la detección de problemas graves como el cáncer bucal. Pero es el efecto estético de este procedimiento el que abre un mundo de nuevas posibilidades al profesional de la odontología.

Las múltiples ventajas de la profilaxis requieren que el tratamiento sea realizado por higienistas o por profesionales dentales especialmente calificados para ello, tratamiento que debe ser complementado con el uso de la tecnología más avanzada.

Fidelidad y Rentabilidad

El odontólogo debe decidir en primer lugar si realiza él mismo el tratamiento profiláctico o si lo delega en la higienista.

Esta decisión es sumamente importante, ya que un tratamiento agradable para el paciente resulta la mayoría de las veces en su fidelización, siendo ésteuno de los aspectos sanitarios y comerciales más importantes para pacientes y profesionales de la odontología.

Además, la sensación de frescura y satisfacción durante y después del procedimiento hace que sean momentos especialmente útiles para que el clínico le explique al paciente otros posibles tratamientos que pueda necesitar, algo que muchas veces la higienista no puede hacer.

Otro aspecto importante a considerar es vincular la revisión dental anual con la profilaxis, es decir, que la revisión se convierta en un procedimiento de revisión-profilaxis. Con un segundo tratamiento profiláctico anual del paciente se cumplen los objetivos para la salud del paciente y la clínica.

El reconocido odontólogo brasileño Christian Coachman, creador del protocolo Digital Smile Design, afirmó recientemente que si sabes educar y motivar sobre lo que significa un tratamiento dental, tus pacientes se dan cuenta de que les estás haciendo un favor.

Otro consejo básico es que el paciente no debe dejar nunca la consulta sin una cita para su próximo tratamiento o un recordatorio de la fecha en que debe hacerse un tratamiento profiláctico.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement