Los cantos de sirena de la bichectomía

Search Dental Tribune

Los cantos de sirena de la bichectomía

Los pómulos hundidos de este dibujo son el resultado estético que muchas de las personas que sueñan con hacerse una bichectomía esperan alcanzar.

mié. 11 enero 2023

save

Enrique Jadad, nuestro notable colaborador basado en Colombia, aborda en esta ocasión un tipo de cirugía estética que se ha hecho muy popular porque esculpe las mejillas y confiere una nueva forma al rostro. El procedimiento, realizado generalmente por cirujanos estéticos, no está al alcance de todos los odontólogos, ya que requiere de considerables conocimientos anatómicos y quirúrgicos. O, tal como previene aquí Jadad, el conocimiento es algo que se pone a prueba cuando surgen las complicaciones.

Esta cirugía estética ha ganado gran popularidad porque obtiene resultados inmediatos. Muchas páginas web y redes sociales advierten que los pacientes que se someten a una bichectomía experimentan al principio algo de hinchazón, pero una vez que la inflamación desaparece se pueden percibir los contornos de los pómulos más claramente que antes. 

¿Qué es la bichectomía?

Este procedimiento consiste en la extracción de las bolsas de Bichat —bolsas de tejido adiposo ubicadas debajo de los pómulos en cada mejilla— mediante una intervención quirúrgica intraoral de carácter menor.

En el rostro hay compartimentos faciales que definen la forma de la cara, que pueden ser superficiales o profundos. La grasa bucal es uno de los compartimentos profundos de grasa facial que dan estructura a la zona de las mejillas. Por lo general, un cirujano plástico puede extraerse las bolsas con bisturí bajo anestesia local, haciendo una pequeña incisión dentro de la boca del paciente para extraer estas almohadillas de grasa del "tamaño de una uva”.

La grasa bucal es un tipo de grasa que se encuentra en la parte media de la cara y que en algunas personas puede hacer que el rostro parezca más redondo. Si se extirpa quirúrgicamente parte de esa grasa, el rostro parece más esculpido o perfilado casi inmediatamente. A continuación, el cirujano cierra la incisión con puntos de sutura solubles. En los pacientes normales, el dolor y la inflamación postoperatorios desaparecen por lo general en una semana.

La bichectomía se conoce como el procedimiento de las mejillas de Hollywood, pero esta intervención que resalta los pómulos y la mandíbula ha cobrado también fuerza en Latinoamérica.

La bichectomía se recomienda para aquellas personas cuya proporción corporal no está de acuerdo con su cara, es decir, que son muy delgadas pero su cara es visualmente redonda o, como coloquialmente se le llama, “aguacatada”, en referencia a la forma del aguacate. 

Posibles complicaciones

Como con cualquier intervención quirúrgica, hay riesgos que van desde complicaciones leves hasta muy graves. Los pacientes deben tener una asesoría confiable al respecto y tener en cuenta que, a medida que se envejece, la piel de la zona puede sufrir efectos negativos. Algunos médicos señalan entre estos envejecimiento prematuro, esqueletonización facial (cuando la cara toma un aspecto cadavérico al bajar de peso) y un posible descolgamiento de la piel y de la musculatura facial.

Más allá de las posibles complicaciones asociadas a cualquier cirugía, como la hemorragia o la infección, los principales riesgos de una bichectomía de mala calidad son la posible lesión del nervio facial o la sección accidental del conducto de Stenon, que es la principal vía de drenaje de la glándula parótida y está formado por dos o tres conductos interlobulares más pequeños. También existe la posibilidad de causar lesiones en los nervios circundantes a la zona intervenida, la infección de la incisión, entumecimiento facial y cara asimétrica una vez finalizada la intervención.

Anteriormente, los cirujanos extirpaban toda la almohadilla de grasa bucal, con el resultado de que cuando se envejece la cara en la zona de los pómulos se ve un poco aplastada como si las mejillas se estuvieran hundiendo demasiado. Las técnicas actuales no retiran todo el contenido graso de la glándula de Bichat, sólo se debe contornear la cantidad sobrante, lo cual es algo a discreción del cirujano y de su experiencia en el manejo de estos casos. Aun así, varios cirujanos plásticos advierten que la intervención no es para todo el mundo.

Un cuidadoso análisis del rostro es el primer paso esencial para lograr una simetría facial atractiva mediante un procedimiento de bichectomía.

Sesgo y manipulación

La bichectomía se conoce como el procedimiento de las mejillas de Hollywood, pero esta intervención que resalta los pómulos y la mandíbula para crear un rostro armonioso, ha cobrado también fuerza en Latinoamérica.

De hecho, esta grasa bucal se ha convertido en el foco de atención de muchos usuarios de redes sociales, que han realizado innumerables comentarios sobre las celebridades que se han sometido a este procedimiento para tener un aspecto extra cincelado, como Angelina Jolie, Jennifer Lawrence, Belinda, Eiza González, Victoria Beckham y casi todas las Kardashian.

Y muchos portales de internet afirman que estas glándulas no cumplen funciones específicas en las personas adultas, que solo aumentan innecesariamente el volumen de la zona donde están ubicadas. Es decir, nos quieren dar a entender que estas bolsas grasas hacen que la cara de una persona se vea más “cachetona”.

El procedimiento no es nuevo, solo que ahora se ha puesto de moda en todo el mundo. En realidad, se hace desde los años 60 en Europa y Norteamérica. En la última década, el número de personas que ingresan al quirófano en búsqueda de una intervención estética se ha triplicado. Y desde inicios de este siglo 21, los tratamientos mínimamente invasivos aumentaron exponencialmente. La bichectomía se ha vuelto un procedimiento muy lucrativo —en Estados Unidos hay cirujanos que cobran hasta 40.000 dólares por la operación—, y actualmente se calcula que este año se harán tres veces más que hace cinco años. En promedio, los cirujanos plásticos de Estados Unidos cobran normalmente entre 7.000 y 16.000 dólares por una bichectomía.

El poder de las redes sociales

La popularidad de esta cirugía se debe en gran parte a las redes sociales. Un ejemplo: cuando la estrella de "Funny Girl", Lea Michelle, publicó un selfie en Instagram, quienes lo vieron especularon que se había sometido a una bichectomía. "Despierta, nena, la nueva cirugía acaba de llegar a Hollywood: relleno de mandíbula y eliminación de grasa bucal", tuiteó Agnes Philip, una estudiante de informática de 21 años de Florida que incluyó imágenes de Michele y otras celebridades que creía que se habían hecho esta operación. “Son famosas, todo el mundo les ve la cara todos los días, y de repente aparecen una semana después con una cara totalmente nueva", dijo Philip en una entrevista telefónica, donde dijo estar sorprendida de que su comentario se hiciera viral.

Una búsqueda rápida en redes como TikTok muestra que hay miles de personas que documentan su experiencia y resultados en las semanas, meses e incluso años después de la operación. El peligro de las redes sociales en este sentido es que se han convertido en motores de búsqueda de información clínica para los pacientes, información que, la mayoría de las veces, no tiene confirmación científica. Por ejemplo, a una persona que entra a TikTok para ver por cursiosidad un video sobre bichectomía, lo más probable es que después le aparezca en la pantalla una alerta que dice "Para ti", en la que se la dirige a clínicas que realizan esta operación.

La inteligencia artificial es útil para apoyar a la ciencia médica, pero tiene también fines comerciales. El tema es relevante por la manipulación que genera el deseo en los seres humanos, especialmente cuando todo el mundo habla de un tema específico, como la bichectomía o el blanqueamiento dental. Los algoritmos se encargan después de echar el anzuelo, mostrando casos exitosos de famosos que se han realizado estos procedimientos. 

Me decidí a escribir esta columna al ver la cantidad de cursos y tutoriales, tanto presenciales como virtuales, en los que se invita a los odontólogos a adentrarse en la práctica de la bichectomía. A quienes se ven tentados a realizar esta cirugía, les recuerdo que es una cirugía delicada y que el nivel de nuestro conocimiento y experiencia se miden el día que se nos presenta una complicación y podemos resolverla, preservando la salud e integridad de nuestros pacientes.

Esta frase me marcó desde el día que mi buen amigo Robert Kress, de Brasil, me la dijo: “Si la molestia no molesta, no moleste a la molestia”. A buen entendedor, pocas palabras…

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________

El Dr. Enrique Jadad Bechara es Especialista en Rehabilitación Oral, investigador y conferencista internacional con práctica privada en Barranquilla, Colombia.

Nota: consulte el artículo "Bichectomía con fines estéticos" de Yassine Harichane para conocer todos los pasos clínicos de este procedimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement