Dental Tribune Latin America
La resiliencia y la capacidad de reinventarse son claves, afirma el autor. Imagen de la aurora borealis en Islandia, captada por José Antonio Rosario.

No espere más

By Roberto Ardila
November 09, 2020

El especialista en marketing odontológico Roberto Ardila explica que no es necesario reinventar la rueda para avanzar, sino desarrollar nuevas formas de usarla y evaluar su impacto en los resultados.

Este año ha sido muy diferente a otros, hemos afrontado una crisis excepcional que además del sufrimiento ofrece muchas oportunidades. Las estadísticas mundiales no son halagüeñas y lo que para muchas empresas era una circunstancia pasajera se ha hecho permanente sin que se vea “luz al final del túnel”, lo que se traduce en incertidumbre y angustia.

Si nos centramos en la pandemia y sus arrasadoras consecuencias partiríamos desde el dolor, de las vidas perdidas y los sufrimientos experimentados, de las empresas cerradas y las personas sin empleo, de la angustia, el caos y la desesperación.

Para otra parte de la población, la pandemia ha pasado “inadvertida”: por indiferencia, por falta de solidaridad, por carencia del pensamiento colectivo o por el egoísmo, que lleva a las personas a pensar que eso es para otros y que los privilegios las mantendrán a salvo.

Al mismo tiempo, para una inmensa mayoría la cuarentena y la reducción de la vida social han sido una oportunidad para el reencuentro consigo mismos, con la esencia y el propósito de la vida y con el cálculo y la administración de los recursos de tiempo y salud.

“Debemos creer y crear una nueva forma de ejercer la odontología, un enfoque que debería servir para todo empresario”.

Lo que hace la diferencia es la actitud que asumamos ante una situación que se nos sale de las manos y nos quita todo el poder de decisión. Tenemos que anticiparnos a los hechos y ver qué forma encontramos de avanzar.

Si no hay salud, no hay nada. Pero si la hay debemos valorar la suerte de disfrutar de ella, atrevernos a tomar decisiones y cambiar la actitud desde el ámbito personal que trasciende a lo profesional: creer y crear una nueva forma de ejercer la odontología, si bien es un enfoque que debería servir para todo empresario.

Este enfoque debe partir de la identificación de los recursos con que cada empresario cuenta, valorarlos, respetarlos y hacer de ellos un buen uso, lo cual significará un avance, pues la determinación nos habrá permitido sobreponernos a la situación, por mucho que el coronavirus siga ahí.

Toda clínica, como toda empresa, debe concentrarse en la planeación, en la optimización de los recursos humanos, físicos y económicos, en la minimización del error, en la diferenciación y en la creación de experiencias. No hay que inventar la rueda, hay que desarrollar nuevas formas de usarla y evaluar su impacto en los resultados. Ello implica una mejor relación entre el sacrificio y la recompensa, entre el esfuerzo y el beneficio, de manera que a partir de la propia realidad se construya un nuevo escenario de confianza que en nuestro ámbito debe partir de la validación de la salud oral como parte de la integridad del individuo.

“No espere a que las cosas cambien, cambie usted para hacer frente a la situación”.

En el contexto empresarial, el tiempo de quejarse se agotó, llegó la hora de planificar la mejor forma de avanzar acertando en las decisiones y en la actitud. No espere más, no espere a que las cosas cambien, cambie usted para hacer frente a la situación. Invierta tiempo en un conocimiento más íntimo de su clínica, de su empresa, empiece a valorar y validar sus recursos, a definir sus objetivos y a determinar qué le hace falta para conseguir los fines que buscaba. Y si ya lo venía haciendo, persista en esa actitud.

El éxito empresarial no es fácil, si lo fuera, cualquiera lo alcanzaría con fórmulas mágicas como las que pululan en las redes sociales. El acierto debe partir de un trabajo menos impulsivo y más estratégico, de la definición de objetivos claros e identificados, de la integración de equipos sincronizados y de una más fluida comunicación entre pacientes, clientes y proveedores de bienes y servicios.

El momento invita a trabajar más en el terreno de la planeación y menos en el de la improvisación, el despilfarro o la valoración imprecisa de los recursos. Es hora de la cordura, del movimiento y el cambio.

Defina sus prioridades, convoque a sus equipos y con su colaboración presente nuevas alternativas para que todos compartan sacrificios y aportes en un momento en el que lo más necesario es la resiliencia y la capacidad de reinventarse, que fueron el tema de mi anterior artículo.

La decisión es suya, no espere más.

__________________________________________________

Roberto Ardila Simpson es Gerente Latinoamérica de K&PGROUP, entidad dedicada a potencializar el impacto de empresas a nivel internacional. Contacto: kyp.consultant@gmail.com

Suscríbase para acceder a todo el contenido exclusivo de Dental Tribune haciendo click aquí.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2021 - All rights reserved - Dental Tribune International