Search Dental Tribune

Odontología amable, el reto de cada profesional

La atención odontológica debe dar lugar a momentos únicos para el paciente y el resultado debe ser una apariencia hermosa que le haga sentir especial. (Foto: Alexander Krivitskiy / Unsplash)
Roberto Ardila Simpson

By Roberto Ardila Simpson

mié. 19 enero 2022

save

El experto en gestión de la clínica Roberto Ardila explica en esta ocasión la necesidad de practicar una forma de odontología que le haga sentir especial al paciente durante toda la experiencia que vive en la consulta. Y los resultados estéticos deben ser interpretados por el paciente como una verdadera recompensa, como un regalo gracias al conocimiento, la experiencia y el trato del profesional de la odontología.

El adjetivo amable se puede interpretar en muchos contextos, pero esta vez quiero darle un uso que va más allá de su sentido básico aplicado a la atención o el servicio: podría servir para calificar una forma de integrar las diversas decisiones clínicas sobre procedimientos funcionales y estéticos en el ámbito de la odontología, evitando sobrepasar los límites de la naturaleza pero intentando conseguir todo lo que genere comodidad, confianza y confort al paciente. Un resultado “amable” depende de la ejecución acertada del trabajo por parte del profesional y de la preparación de una experiencia única por parte del personal involucrado.

Hay que hacer énfasis en la importancia de conseguir que la atención odontológica dé lugar a momentos únicos para el paciente, atendiendo a su disposición psicológica. Hay que dejar de ver los procedimientos como labores mecánicas, repetitivas o estandarizadas para abrirle paso a una concepción que permita ver lo que realmente significa, la oportunidad que se le ofrece al paciente de verse y sentirse bien. Es decir, llevar a la labor del odontólogo la conciencia de que la sonrisa segura y cómoda le provee al paciente autoestima; trabajar sabiendo que una boca sana o restaurada contribuye a la salud integral y al bienestar espiritual de quien la luce.

 “Hay que hacer sentir al paciente que la odontología le ofrece la oportunidad de verse y sentirse bien”.

Para no perder el punto de vista clínico he invitado a colaborar en esta columna al doctor Juan Fernando Restrepo, residente del Jackson Memorial Hospital, en Florida, participante activo de programas de la Universidad de Nueva York, de la Universidad de Miami y del Center for Esthetic Excellence, que además ha realizado muchos estudios y desarrollado la práctica de una odontología amable, a tal punto que es una autoridad en esta rama del saber.

Quiero compartir esta experiencia profesional con todos los colegas que quieran mejorar la experiencia de sus pacientes y romper el esquema de ver el servicio odontológico como traumático y doloroso para algunos y aburridor para otros; desde que era estudiante esto siempre me preocupó mucho y me puse a la tarea de investigar y desarrollar técnicas para hacer una práctica que rompiera estos esquemas de una odontología traumática, invasiva y mutilante. Quería que mis pacientes fueran a mi consultorio con entusiasmo y que el tratamiento fuera una experiencia grata, porque se iban a ver y a sentir mejor, y además los iban a ver con una apariencia más joven y atractiva.

Al volver a repasar histología y otras materias básicas, cuando me estaba preparando para los board en EE UU y obtener mi título DDS en 1986 y luego la licencia de la Florida, en 1988, descubrí su aplicación clínica y la importancia de materias que me permitirían cambiarle la vida a los pacientes haciendo que sonrieran, que se vieran más alegres y carismáticos y se sintieran más felices al obtener una mayor autoestima y seguridad.  

Lo primero que les digo a los pacientes en su primera cita, cuando me preguntan por carillas, por diseño de sonrisa, es que yo no hago dientes ni carillas. Si un diseño está correcto, debe hacer lucir más joven y más bonita a la persona, la boca se va a ver mejor, especialmente en las mujeres que les puedo realzar los labios van a tener una sonrisa aún más linda. Así les ayudo a mis pacientes a elegir el color, pues les queda claro que si eligen un color muy blanco va a lucir probablemente postizo. Siempre les pregunto si quieren que luzca natural o no, eso me ayuda a elegir el material, pues la resina, cuando se usa correctamente, luce natural en cualquier ambiente, así evito muchas veces entrar en detalles sobre materiales. Cuando preguntan por la duración, les contesto que mi trabajo dura más de quince años, así sea en resina, ya que el color es muy estable, independientemente de los hábitos alimenticios, como la ingesta de refrescos, té, café. Por lo general, la mayoría de los pacientes se duermen, ya que no se genera ningún tipo de molestia durante el diseño, no se aplica anestesia y no quedan adoloridos, maltratados ni con sensibilidad; pueden comer normalmente, a pesar de que los tratamientos son largos pues se hacen en una sola cita.

 _________________________________________

Recibe gratis nuestra Newsletter semanal. 

_________________________________________

Ahora, veamos cómo podemos lograr todo esto:

Si tenemos una clase V o una clase VI, frecuente en incisivos (inferiores), y vemos que la dentina es brillante, muy lisa, se trata de una dentina esclerótica que podemos preparar ligeramente con una fresa de diamante de grano mediano y no requiere anestesia porque los túbulos dentinarios están obliterados; hacemos grabado total, no se aplica ningún protector pulpar para poder hacer una restauración invisible y de muy larga duración.

Igualmente, si tenemos una dentina reparativa, no necesitamos retirarla toda y por lo tanto tampoco poner anestesia; retiramos una parte de la dentina y la que queda decolorada la cubrimos con opacador, después de hacer grabado total, para luego poder restaurarla correctamente sin aplicar base.

Para hacer una clase IV sin necesidad de anestesia: si es una fractura reciente y hay sensibilidad antes de biselar el esmalte, se cubre la dentina con una resina de bloqueo. Una vez preparado el esmalte se retira el protector de la dentina y se limpia ésta con un micropincel impregnado de piedra pómez en polvo, se aplica el grabado total y después se hace la restauración invisible. En caso de tener que reemplazar una restauración defectuosa, se retira una gran parte de la resina despacio con buena irrigación y antes de retirar la última capa de la resina remanente se retira con un sandblaster intraoral.

En caso de que sea un ángulo causado por erosión o tenga un tiempo sin restaurar y por lo tanto no haya sensibilidad, la dentina, se prepara con el sandblaster para luego aplicar el grabado total (no base) y luego restaurar.

En una clase III, si es pequeña la caries, quitamos la mayor parte con una fresa con buena irrigación y retiramos la dentina con el sandblaster mientras damos pinceladas en la parte profunda. En caso de ser una caries más grande, se aplica anestesia tópica inicialmente y luego se inyectan unas pocas gotas de anestesia tipo Mepivacaína sin vasoconstructor, que es de corta duración (20-40 minutos) y unos segundos después se aplica la mitad del carpule. Idealmente, recomiendo la aguja corta 30 y marca Septodont, ya que tiene un recubrimiento especial que se desliza suavemente entre los tejidos sin lacerar el área; con esta técnica, la mayoría de las veces se logra una anestesia completamente indolora y de muy buen recibo por parte del paciente.

En caso de una gingivectomía por caries subgingival, el láser de diodo se programa con una intensidad muy baja, de 0.5 Watts, eso permite usar una anestesia tópica para descubrir el margen de la caries y poder restaurarla sin que haya en un futuro decoloración del margen o percolación.

En casos de sonrisa gingival, si la causa es por una erupción pasiva se hace con el láser de diodo y parece milagroso una vez se tenga un poco de experiencia, porque una anestesia suave como la Mepivacaína sin vasoconstructor se hace en corto tiempo y no se requiere ningún tipo de analgésico.

En caso de que se requiera osteotomía para el alargamiento de corona clínica o para tratar la sonrisa gingival, se hace con el láser ERBIUM YAG, que es el láser de tejido duro y permite hacer una cirugía sin levantar colgajo, no requiere ningún tipo de sutura ni tampoco cemento quirúrgico, como tampoco ningún tipo de medicina postoperatoria; el resultado es inmediato y el diseño se puede hacer a los dos días porque el nivel gingival no va a cambiar, y si es una corona, se puede hacer con CAD/CAM en el momento definitivo.

En caso de diseño de sonrisa, como solamente quitamos 0.3 a 0.5 mm de esmalte, según el caso, no se requiere anestesia de ningún tipo porque no hay dolor ni molestia, es completamente atraumático, excepto en casos extremos en que haya una pieza fuera del arco; si es así, se hace endodoncia previa o si hay un diente rotado se aplica un poco de anestesia, pero éstos son casos atípicos.

Finalmente, lo que se propone animando a practicar una odontología amable, como la del doctor Restrepo, es encontrar una conexión entre el odontólogo y el paciente que permita un ambiente tranquilo, seguro, de confianza, que contribuya a disminuir los estados de ansiedad, temor o miedo que el paciente pueda tener en el momento de atención, pues cada paciente, como cada profesional, es un mundo diferente, que siente, interpreta o se manifiesta de una manera única. El reto de cada profesional es buscar sus herramientas y encontrar su propio equilibrio.

_____________________________________________________

Roberto Ardila Simpson es Gerente para Latinoamérica de K&P GROUP, organización dedicada a potenciar el impacto de empresas y clínicas de odontología.

 _________________________________________________

  TE RECOMENDAMOS: 

El misterio del hueso alveolar en el desarrollo facial (1). Extraordinario artículo que propone que la odontología tiene las herramientas para alterar la fisonomía humana, lo cual le daría una significativa relevancia entre las ciencias médicas.

En busca de la sonrisa perdida (1) Un tratamiento que es un viaje en el tiempo.

El arte de curar en la era digital. Tenemos que utilizar toda la tecnología digital y virtual posible en nuestra clínica, pero sin perder nunca el contacto directo con el paciente.

La-prevención dental en pacientes diabéticos. Un concepto clínico desarrollado para evitar que los riesgos de la salud general afecten la salud oral.

• Consejos para triunfar. Serie de entrevistas con los líderes de opinión sobre sus estrategias para prosperar.

________________________________________________________________________________________

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

• Ver Ediciones Digitales. Consulta más de 15 años de ediciones de Dental Tribune Latinoamérica.

Toca en la imagen y síguenos en Instagram

Toca en la imagen y síguenos en FaceBook

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *