Dental Tribune Latin America

El envejecimiento de América Latina

By Luis Suárez Rosas
October 02, 2019

Luis Suárez Rosas, experto en salud pública, alerta sobre los “gastos catastróficos” en la atención odontológica de los adultos mayores, que pueden convertirse en una vía para el empobrecimiento de una población que envejece a pasos agigantados.

  GRANDES EXPERTOS  

Existe un mito demográfico cuando se piensa en América Latina y El Caribe, que expresa que la población joven es la inmensa mayoría y la vejez es una minoría que no aumenta. Pero no es así, como muchos creen.

América Latina y El Caribe envejecen a pasos agigantados a una velocidad no conocida hasta ahora en el planeta. Lo que a Europa le llevó 65 años y a América del Norte 75 años, a la región le va a llevar apenas 35 años. Si en este momento, el 11% del total de la población de América Latina y El Caribe tiene más de 60 años de edad, en 2030 representará el 17% y en 2050, uno de cada cuatro habitantes será mayor de 60 años.

América Latina y El Caribe envejecen a una velocidad no conocida hasta ahora en el planeta".

El aumento en la esperanza de vida y la mejora de algunos servicios de salud o de atención empujan el envejecimiento en la región, pero otra cosa es que ese envejecimiento sea activo y de calidad y que además, no signifique que se muera más tarde sino que realmente se viva más y con calidad.

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo, sólo el 56% de las personas que han pasado la edad de retiro en América Latina y el Caribe tiene algún tipo de pensión, ya sea contributiva o no contributiva. Si sumamos esta falta de cobertura de las pensiones a la situación de dependencia de algo más ocho millones de personas de 60 años o más en la región (un 12% del total), aparece un grave problema de atención y cuidados en la inmensa mayoría de los países. Todos tienen la imperiosa necesidad de enfrentarse a retos importantes para garantizar que sus sistemas sanitarios y sociales estén preparados para afrontar estas cruentas realidades, en el contexto de las cuales los gastos catastróficos en la atención de la salud en general y de la salud bucodental en particular, se elevan constantemente agravando aún más la situación. Pero muy pocos se han preparado conscientemente para enfrentar el reto que da sus avisos desde los años 70 del siglo pasado.

El gasto en salud es catastrófico cuando las familias deben reducir su gasto básico por un periodo de tiempo a fin de cubrir costos vinculados con la atención de la salud. Actualmente, en la mayoría de los países de la región más del 50% del gasto total en salud es de tipo privado y más de 90% de éste proviene directamente del bolsillo de las familias. Muchos hogares continúan pagando con recursos propios la atención odontológica y los medicamentos en el momento que los necesitan.

Esta situación, que se agrava con el envejecimiento galopante de la población, describe un problema no sólo de ineficiencia económica sino de injusticia social, dado que los servicios públicos de salud deben garantizar la plena accesibilidad, equidad y gratuidad para todos aquellos ciudadanos que los demanden.

En la región, el 75% de los adultos mayores no visitan con frecuencia al odontólogo y es un hecho innegable que no se mantiene una buena salud bucodental durante esa etapa de la vida, por lo que se requieren programas acordes a las necesidades de esta población. Por regla general, los adultos mayores tienen dientes con fracturas, caries, prótesis antiguas y desajustadas, encías sensibles, problemas de la articulación temporomandibular, manifestaciones bucales de enfermedades sistémicas o de consumo de fármacos, procesos infecciosos y alteraciones linguales.

A pesar de esta amplia gama de necesidades de salud bucodental, los servicios de salud públicos se limitan a tratamientos de prevención y control, y a odontoplastias con amalgama o resina. Ningún tratamiento de restauración y rehabilitación es cubierto. Siendo entonces, la única alternativa para la población de adultos mayores los servicios de salud bucodental privados, que cada día son más costosos.

La realidad que nos circunda en la región, y en el mundo contemporáneo, es que los gastos catastróficos en la atención odontológica se constituyen como un grave riesgo para las familias porque pueden convertirse en vías para el empobrecimiento, al tener que asumir gastos excesivos en tratamientos, debido a la carestía de estos servicios y la falta de cobertura de los sistemas de salud públicos.

Querámoslo o no, estamos ligados al resto de la población y el sufrimiento de cualquier ser humano sin cobertura de atención en salud bucodental en particular y en salud en general nos disminuye porque estamos igualmente ligados a la Humanidad.

___________________________________________________________________________

El doctor Luis Suárez Rosas, Profesor Titular, Ex Decano de la Facultad de Estomatología y de la Facultad de Salud Pública del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Latest Issues
E-paper

DT Latin America No. 5, 2020

Open PDF Open E-paper All E-papers

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International