Dental Tribune Latin America
Las redes sociales nos permten optimizar nuestro rendimiento laboral en el medio odontológico. (Foto: Mateo Abrahan/Unsplash)

Conferencias y redes sociales

By Enrique Jadad Bechara
March 26, 2020

Enrique Jadad describe una serie de eventos sobresalientes en los que ha participado recientemente, donde ha expresado a viva voz su preocupación por los problemas por los que está pasando la Odontología, al igual que el impacto de las redes sociales en la profesión.

  DIGNIFICANDO LA ODONTOLOGIA 

Como Rehabilitador Oral, ser invitado por la Sociedad Colombiana de Ortodoncia a impartir una conferencia en su congreso internacional era algo utópico e impensable. Pero tanto hemos publicado sobre la necesidad de volver a una odontología racional que los directivos de esta importante sociedad científica me pidieron estar presente, así que acepté y presenté una conferencia con altura y rigor científico.

La pregunta general de los ortodoncistas que estuvieron presentes en mi conferencia era de qué tema les iba a hablar un rehabilitador. Nosotros sabemos de cerámicas, de preparaciones, de oclusión, de ATM, pero de movimientos dentales no sabemos nada. Ahí fue donde tuve la oportunidad de oro: me fui con temas netamente de ortodoncistas y les hablé de estética y de función aplicada a la ortodoncia.

El primer tema tratado tuvo que ver con un gran paradigma que ha estado presente en la vida y formación de los odontólogos, especialmente de los ortodoncistas, y es la posibilidad de realizar blanqueamientos dentales en pacientes con aparatología de ortodoncia fija, un tema catalogado de imposible de realizar. Sorprendí al presentarles nuestras publicaciones indexadas en revistas de primer nivel como el American Journal of Orthodontics and Dentofacial Orthopedics (AJO-DO) o en Operative Dentistry, les compartimos el despliegue que nos hizo Dental Tribune en 2010 cuando lanzaron un artículo en primera página de este importante medio de comunicación para el mundo entero, publicaciones con las que rompimos paradigmas y abrimos las mentes de quienes nos escucharon o leyeron.

Lo que estamos viviendo es una verdadera tragedia dental. Es inaudito eliminar tejido sano para reemplazarlo por materiales inertes y monocromáticos”.

Otro escenario en el que tuve la fortuna y honor de estar presente como conferencista fue en el 63 Congreso Internacional de la Asociación Colombiana de Prostodoncia. En este evento, organizado por mi especialidad, fui a presentar de manera resumida mi vida personal y laboral. Preparé una documentación de casos y soporte científico para esta conferencia que despertó expectativa entre quienes se han sentido señalados por mis escritos o denuncias, la cual titulé simplemente “Odontología Racional, Cuando Menos es Más”.

El título fue inspirado por un artículo publicado por Peter Greco en AJO-DO, que él llamó “When less might be more”, que se traduce como cuando menos puede ser más. En este artículo, el Dr. Greco comenta el caso de una jovencita de 16 años a la que después de un tratamiento convencional de ortodoncia le tuvo que dejar un par de leves diastemas entre laterales y centrales por temas inherentes a las leyes de Bolton, que tienen que ver con relaciones dento-esqueléticas.

A raíz de estos leves espacios, el Dr. Greco llamó al odontólogo general de la paciente y le remitió el caso para cerrar los diastemas con resinas proximales. Una semana después, la madre de la paciente llama al Dr. Greco para informarle que el retenedor que le había entregado a su hija ya no le servía. Ante esto, el Dr. Greco les pide asistir a la consulta para revisar el tema.

La sorpresa del Dr. Greco al recibir a la paciente fue mayor: ¡A la joven le habían colocado carillas directas en resinas de premolar a premolar! Dice textualmente en su artículo el Dr. Greco que “la sangre le hervía y que estaba a punto de explotar ante semejante acto irresponsable lleno de iatrogenia”. Este es un caso de miles, que se ha convertido en el pan de cada día en nuestros países por el desmesurado deseo por hacer dinero a expensas de los pacientes, sin importar edad, sexo, clase social ni nada por el estilo.

No puedo aceptar el rumbo que ha tomado esta hermosa y maltratada profesión. Muchas veces me he sentido impotente al ver las publicaciones de casos de antes y después que muchos colegas cuelgan en sus redes sociales. No se imaginan el repudio y vergüenza que siento al verlos posando con sus víctimas en batas tipo smoking, con guantes negros y el pelo engominado.

Lo que estamos viviendo es una verdadera tragedia dental. Es inaudito eliminar tejido sano para reemplazarlo por materiales inertes y monocromáticos; me refiero a casos donde no se puede justificar bajo ningún pretexto el daño ocasionado al mutilar dientes sanos y llenarlos de resinas ultra blancas y desadaptadas en sus caras vestibulares.

En la gran mayoría de fotos o videos testimoniales, los pacientes anuncian en estado de infinita felicidad, que recibieron la mejor atención y los mejores tratamientos de parte de los mejores odontólogos. Pero la verdad es que tarde o temprano se llevarán mayúsculas sorpresas por culpa de estos Desastres de Sonrisas, implementados para corregir a la fuerza y sin dogma científico, los defectos de forma y mal posiciones que bien pudieron ser corregidas con el verdadero Diseño de Sonrisas: la Ortodoncia.

En todos los escenarios donde di conferencias quise dejar claro que el Diseño de Sonrisa no es el manejo aberrante de una estética desmedida, irracional y desagradable. La estética dental es una realidad, pero es también algo muy distante del concepto de solucionar todo a punta de carillas. Por ello, debemos generar conciencia sobre la importancia de restaurar creando armonía y belleza en los dientes y la sonrisa de los pacientes, pero con una proyección de éxito a largo plazo.

La crítica permanente que hemos liderado contra esta odontología mercantilista va dirigida a la falta de información sobre el contexto ético en este tipo de tratamientos, hacia las sociedades dentales, los entes reguladores y el comité de ética de nuestros países, que no han sido capaces de expedir una declaración sobre los estándares de práctica.

Me encuentro muy agradecido con quienes han leído y escuchado mis declaraciones sobre la proliferación de esa odontología facilista y desechable, me siento muy complacido de saber que mis palabras han llegado a colegas y altos dirigentes de la Odontología a todo nivel.

Otro tema que toqué en este ciclo de conferencias fue el de la forma en que muchos pacientes seleccionan a quien les va a atender. Es increíble la fuerza que han tomado las redes sociales; así pues, el paciente ingresa generalmente en el Instagram o Facebook de su candidato a odontólogo tratante, evalúa su capacidad de interacción, tipo de posts, preferencias sociales, tipo de música, vestuario, tipo de guantes, poses, selfies, y, lo más importante, cuántos seguidores  tiene en su cuenta.

La llegada de todos estos nuevos canales de comunicación ha dado lugar a un nuevo escenario en el que todos los que nos encontramos implicados en el medio odontológico podemos optimizar nuestro rendimiento laboral. Sin embargo, las redes sociales pueden ser también contraproducentes según el uso que se les dé.

Los profesionales de la Odontología utilizan cada vez más las redes sociales para socializar y dar a conocer sus tratamientos. Los pacientes, encuentran en ellas un nuevo espacio de comunicación con su odontólogo. El problema de fondo es que muchas veces estas plataformas llevan mensajes desdibujados, engañosos y con poca fundamentación científica.

Las redes sociales que usamos como mecanismos de información tienen una finalidad social, como su nombre indica. La realidad es que debemos ser conscientes que nuestra clientela tradicional ha ido envejeciendo, que el que acude hoy día a la consulta es un individuo que va con el celular en la mano, tiene cuenta de Instagram y Facebook y pertenece a una nueva generación.

Generalmente, los pacientes escogen a su odontologo por recomendación familiar o de amistades, basándose en experiencias positivas de otros, buscando ir a la fija. Al final, este es un campo de la salud motivado por una tendencia social favorable al aumento de cuidados, principalmente en el campo de la estética. Los hábitos están cambiando. Y es importante saber cómo usan nuestros pacientes Internet y cómo esto está afectando de forma creciente su proceso al momento de decidirse por un odontólogo.

El tema de las redes sociales debe ser tomado con seriedad, tanto por parte de los pacientes como por parte de los profesionales de la salud oral. Si los odontólogos trabajan con ética y responsabilidad, pensando primero en el bienestar de quienes en ellos confían, quedarán contentos con el trabajo realizado y tranquilos por haber actuado con honestidad y ética; de esta forma, lograrán que su paciente sonría feliz y con la seguridad de haber recibido tratamientos que perduren intactos por largo tiempo.

__________________________________________________________________

El doctor Enrique Jadad Bechara es Especialista en Rehabilitación Oral, investigador y conferencista con práctica privada en Barranquilla (Colombia). Fundador del Grupo Dignificar la Odontología. Contacto: ejadad@gmail.com

 

 

1 Comment

  • Carlos Mazariegos says:

    Me parece acertada su reflexión. Yo soy Profesor Emérito de la Carrera de Odontología de la Universidad del Salvador- Asociación Odontologica Argentina, soy Maestro de la Odontología Argentina y tengo más de 50 años de ejercicio privado y otro tanto de docencia. En Argentina empezamos a vivir la misma tragedia, con tratamientos sin indicación correcta y con un pronóstico más que dudoso. No debe perder nuestra profesión el rumbo terapéutico serio y pensar que no es cuestión de “ vender” solamente estetica. Lo saludo con mi mayor estima

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International