Dental Tribune Latin America
Los conceptos de estética y belleza son subjetivos, pero lo que sí es intocable es tener el conocimiento para manejar un material, sus ventajas, sus límites y sus cualidades. (Foto: Quang Tri NGUYEN/Unsplash)

Minimizar los riesgos

By Enrique Jadad Bechara
July 26, 2020

Una mentira que se repite miles de veces termina convirtiéndose en una verdad, y si esta mentira esta acompañada de una conveniencia económica, se asimila con mayor facilidad.

  DIGNIFICANDO LA ODONTOLOGIA 

Es muy triste ver que los pacientes de hoy ya no sufren de caries sino de carillas”.

Quiero dirigirme a ustedes con estas líneas y expresarles con todo el respeto que se merecen, que yo como odontólogo, especialista en Rehabilitación Oral y docente, les recomiendo ser muy cuidadosos y no olvidarse de la importancia que tiene la función oclusal en la longevidad e integridad de nuestros tratamientos. No podemos olvidarnos que la odontología es una profesión médico-científica y no solamente técnica; de lo contrario, estaríamos al nivel de peluqueros, estilistas y esteticistas.

Es muy triste ver que los pacientes de hoy ya no sufren de caries sino de carillas, y lo peor de todo es que la etiología de esto es el mal y mercantilista dentista. Comúnmente veo personas jóvenes, en las que en sus mentes está implícita la necesidad de tener carillas, emular a sus ídolos del cine o la televisión: dientes enormes, muy blancos y lo mas alejado posible de lo natural.

No entiendo esa dislocada percepción de la belleza, si lo natural es bello, una persona es muy bella tal cual vino al mundo; salvo que presente alguna alteración en la formación de sus tejidos o estructuras anatómicas, la gran mayoría de los seres humanos no necesitan eso que han llamado diseño de sonrisa, ni extensiones en su cabello, lucir original es un acto de inteligencia.

En odontología restaurativa y en el manejo de la estética dental se debe tener un conocimiento importante de la función oclusal, donde la guía anterior y su función desoclusiva deben funcionar de manera articulada y sincronizada. Cualquier tratamiento estético en la zona anterior, por sencillo que parezca, estará condenado al fracaso si no tenemos estos factores en cuenta, por lo que se debe tener mucho cuidado de no pasar por alto estos y otros conceptos.

Los conceptos de estética y belleza son subjetivos, pero lo que sí es intocable es tener el conocimiento suficiente y acertado para manejar un material u otro, sus ventajas, sus límites y sus cualidades. Para ello, es totalmente necesario realizar un adecuado y exhaustivo examen diagnóstico, esta es la piedra angular de cualquier procedimiento. A los pacientes se les debe atraer por nuestra excelente preparación, estudios, conocimiento, buen trato, pero jamás por ofertar valoración gratis o aprovecharnos de los deseos erróneos de quienes se han dejado llevar por la publicidad engañosa o por emular a personajes famosos que lucen dientes de mentira.

Se necesita mucho más que una adecuada formación académica y clínica, pero hoy en día, la competencia y la situación económica del país que habitamos, entre otros factores, han llevado a ejercer nuestra profesión más que enfocada a la salud y el bienestar de los pacientes en temas netamente financieros y mercantilistas. Hemos ejercido la mejor odontología posible por años y sido considerados excelentes profesionales, pero podemos ser fácilmente juzgados por un fracaso y caer al desprestigio social y profesional. Por esto y otros causales más, lo que debemos hacer es minimizar el riesgo y evitar caer en la tentación de ejecutar procedimientos lesivos o innecesarios.

“Hemos ejercido la mejor odontología posible por años y sido considerados excelentes profesionales, pero podemos ser fácilmente juzgados por un fracaso y caer al desprestigio social y profesional.”

Hace unos días, hice una pregunta en el Grupo de Facebook, Dignificar la Odontología: si el paciente que sufre de parafunción o de bruxismo se puede restaurar con resinas. Dentro de las respuestas que recibimos, un colega expresó que sí es posible aumentar la dimensión vertical con estos materiales, que el paciente bruxómano necesita un material que se desgaste similar al esmalte, como la resina. Para otros, el usar resinas en pacientes con para-función se convierte en un atentado contra la oclusión si tiene bruxismo y en la disminución de la dimensión vertical la estética no debe primar sobre la salud y la función.

La longevidad de la restauración depende más de la técnica, que el material sea bien adherido sobre una superficie muy limpia y bien tratada, una correcta aplicación del adhesivo, buena lámpara y buen pulido. El problema no es la resina, es que muchos no sabemos manejarla con el respeto que se merece. Ante el abuso con que se realizan tratamientos estéticos a punta de resinas y en los que no se tienen en cuenta para nada estos temas de oclusión y de parafunción, quiero comentarles que en el pasado ya habíamos vivido momentos difíciles con este tema. Hace poco, hasta una demanda nos ganamos, afortunadamente fue una salida desesperada de una colega que se sintió señalada por nuestras denuncias frente a estos tratamientos irresponsables. Lo triste es que unos defienden su forma de lucrarse o de trabajar, y otros alegan que el culpable es el paciente por exigirnos estos tratamientos sin fundamentos científicos.

Hemos recibido comentarios que expresan que esos tratamientos de “embellecimiento de la sonrisa”, o los hacen ellos o los hacen otros, que si los ofrecen es porque es la moda actual. Estos colegas no piensan que se trata de algo perjudicial, dicen que no desgastan los dientes a los pacientes (pero sí los desmineralizan para pegar las resinas). Les hago otra pregunta: ¿Si no desgastan, entonces qué sucede con los sobrecontornos y la salud gingival de esos pobres pacientes?

Me viene a la mente otro tema relacionado con las resinas a raíz de las declaraciones de una ex-protagonista de novela que compartió varios videos en redes sociales quejándose de su “Diseño de Sonrisa”. Aclaro que no me gustaría estar en los zapatos de este colega que aceptó realizar ese pseudotratamiento con carillas. Esta reflexión que comparto y que desafortunadamente muchos colegas no tienen en cuenta, es muy importante: y es que de igual manera como el paciente es libre de escoger su odontólogo, nosotros tenemos también el derecho de escoger a nuestros pacientes. El paciente problema se reconoce inmediatamente desde la valoración y, créanme, lo que pueda pagar no justifica los problemas y dolores de cabeza que nos puede generar; parte del diagnóstico es perfilar nuestros pacientes.

Ojalá algún día aprendamos a apreciar y valorar la belleza de nuestros cuerpos y la maravillosa máquina que somos. Yo seguiré escribiendo mis columnas de opinión para insistir en devolver la dignidad a la profesión y recuperar el norte perdido, aunque me insistan en que no vamos a poder cambiar la mentalidad ni la forma de trabajo de muchos de los que ejercen esta hermosa pero maltratada profesión.

_______________________________________________________________________________

El doctor Enrique Jadad Bechara es Especialista en Rehabilitación Oral, investigador y conferencista con práctica privada en Barranquilla, Colombia. Fundador del Grupo Dignificar la Odontología.

NOTA: No te pierdas los reportajes exclusivos SOLO para SUSCRIPTORES de Dental Tribune. Suscríbete haciendo click aquí

Ver más artículos sobre control de infecciones.

3 Comments

  • HUBER yoli perez says:

    Siempre he estado pendiente de sus artículos ya que son bien fundamentado y con una buena sustentación en las realidad de los avances de las Odontología actual

  • Gerardo Becerra S says:

    Cualquier tipo de Odontologia restauradora es invasiva, aún la clasificada como mínimamente invasiva, porque creo que es la más riesgosa, no para la estructura dentaría sino para los tejidos circundantes si se generan sobre contornos por la falta de conocimiento y pericia en la técnica. Todas las restauraciones presentan sobre contornos cuando se comparan con los dientes no restaurados, los infracontornos son hallazgos poco comunes en las restauraciones. Diría que es difícil reproducir los contornos coronarios originales de los dientes con una restauracion. La convexidad en el 1/3 cervical vestibular es 0.5 mm mayor que el límite A-C. Elrich en 1981, estableció que el incrementos entre 0.7 y 1.0 mm en la máxima convexidad pueden ser aceptados clínicamente por los tejidos periodontales sin producir una respuesta periodontal inflamatoria. Contornos mayores, compromiso seguro. Finalizó con la siguiente frase “ La encía es el espejo del restaurador”

  • Jon says:

    Los composites no son de una dureza equivalente al esmalte, podría ser equivalente a la dentina. Yo no digo tener la verdad absoluta, pero tal vez desarrollar una rehabilitación, no sea evidentemente tan sencillo escribir sobre un tipo de tratamientos. Digamos que podrían usarse de forma temporal para poner la oclusión más adecuada haciendo unos movimientos siempre y cuando sea no nocivo y si beneficioso para la articulación temporal mandibular. Yo creo que tras reconstruir con composite podríamos poner unas cerámicas que darían más estabilidad oclusal a los pacientes … en los demás comentarios le doy la razon pero alguna vez algún paciente con dolores de cabeza,ATM TMJ y cervicales. Cuando vio que con los provisionales iba bien, la paciente desestimó seguir con el tratamiento porque se veía muy bien estéticamente y ya no le dolía. Le comente que la estabilidad oclusal no era la misma, ni tampoco la resistencia… hay que tener en cuenta que los pacientes aveces tienen falsas expectativas y aveces para llegar a un éxito relativo tienen que pasar por más técnicas y áreas especializadas de lo que piensan, puesto que aveces los tratamientos de las sonrisas que ven , aveces son multidisciplinares. Todo lo demás le doy la razón casi todo lo que ha dicho usted lo comparto y pienso igual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Latest Issues
E-paper

DT Latin America No. 5, 2020

Open PDF Open E-paper All E-papers

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International