La movilidad en la Facultad de Odontología de Montpellier

Search Dental Tribune

La movilidad en la Facultad de Odontología de Montpellier

Un grupo de estudiantes de odontología celebra su graduación en la Universidad de Montepellier en esta imagen, en la que el Decano de la Facultad Odontología, Jean Valcarcel, aparece a la izquierda. (Foto: Universidad de Montepellier)

lun. 11 julio 2022

save

Formación en Odontología 6 – Este es el sexto artículo de nuestra serie sobre los retos de la educación odontológica en el siglo XXI.

— RETOS DE LA EDUCACION ODONTOLOGICA EN EL SIGLO XXI —

Serie de 12 artículos de Dental Tribune

El Decano de la Facultad Odontología de la Universidad de Montpellier nos ofrece una perspectiva de la larga historia de ese centro educativo —su facultad de medicina es la más antigua del mundo occidental— y explica que su tradición de aceptar a estudiantes de otros países es la base sobre la cual se han desarrollado la abrumadora cantidad de programas con la que cuenta actualmente, que permiten la movilidad de estudiantes y profesorado. 

La Universidad de Montpellier, que cuenta con la más antigua facultad de medicina del mundo occidental en ejercicio continuo, ha sido siempre un lugar de intercambio académico internacional, donde no solo numerosos médicos de la comunidad mediterránea han venido a aprender, formarse e intercambiar conocimientos, sino que también lo han hecho muchos estudiantes internacionales, anticipando la vocación de la institución por la movilidad. Desde entonces, la movilidad y los intercambios internacionales no han dejado de aumentar, sobre todo en los últimos años, a pesar de que la reciente crisis de Covid-19 ha limitado su flujo. Este aumento rápido y constante del número de estudiantes, desde 2015, se debe al refuerzo de la proyección europea e internacional que tiene la Universidad de Montpellier, que la hace muy atractiva.

La Universidad de Montpellier tiene varios tipos de acuerdos de intercambio con numerosos países, 178 de ellos basados con posibilidad de convalidación de la totalidad o parte del curso, 20 acuerdos con diplomas dobles, 19 acuerdos con diplomas deslocalizados con países europeos y de fuera de Europa (China, Canadá, Estados Unidos, Suiza, Brasil). La cooperación interuniversitaria, aparte del programa “ERASMUS+”, implica varias formas de movilidad para conseguir créditos en diferentes programas académicos y en 2020-2021 abarcaba 43 países con dos destinos principales (América del Norte y China, con un 50% del total). Dentro de esta dinámica diversa, algunas de las asociaciones históricas más antiguas de la Universidad de Montpellier, principalmente con las universidades de Barcelona, Heidelberg y Sherbrooke, refuerzan aún más su alto nivel académico. Estas asociaciones son muy fuertes y tienen la particularidad de ser muy transversales dentro de la universidad, incluyendo a gran mayoría de facultades de diferentes disciplinas con intercambios tanto de estudiantes, profesores, e investigadores, como de personal administrativo. De por sí, permiten también priorizar los intercambios sobre proyectos o acciones conjuntas como las cotutelas de tesis o las colaboraciones pedagógicas o científicas, incluyendo los coloquios o manifestaciones co-organizadas por los diferentes miembros. Un promedio de 550 estudiantes de la Universidad de Montpellier viajan a otros centros mediante programas de movilidad internacional, siendo los destinos preferidos Canadá, España, Reino Unido, Irlanda y Alemania.

La Universidad de Montpellier tiene acuerdos de intercambio con numerosos países, 178 de ellos con convalidación de la totalidad o parte del curso, 20 con diplomas dobles, 19 con diplomas deslocalizados con países europeos y de fuera de Europa.

A cambio, más de 400 estudiantes internacionales vienen cada año a estudiar en Montpellier, principalmente alemanes, españoles, italianos y belgas. Esta fuerte apertura en las relaciones internacionales de la Universidad de Montpellier ha hecho que se la distinga con la marca «Bienvenidos a Francia» desde 2019. En Montpellier se ha facilitado la movilidad, sobre todo de los estudiantes, gracias a tres programas diferentes: las ayudas a la movilidad internacional, las becas regionales para la movilidad en el extranjero y, sobre todo, los diferentes programas “ERASMUS”. Estos programas —que honran al filósofo y humanista holandés Erasmo, que viajó por toda Europa con un espíritu de apertura y una visión continental—, se han ampliado cada vez más en Francia a lo largo del tiempo con una oferta abierta a 34 países de Europa hasta ahora y 167 países del mundo inscritos en el programa “ERASMUS+”. Apertura y visión bien arraigada en la Universidad de Montpellier con su tradicional cultura de la hospitalidad y su pasión por el intercambio académico, todo ello como parte de una filosofía destinada a descubrir cada vez más la riqueza de otras culturas. Sin contar a los 57.000 estudiantes que participan en los intercambios “ERASMUS”, lo que hace de Francia uno de los países que más suscribe estos intercambios con España, país que para los estudiantes de Montpellier es su principal destino.

Estudiantes haciendo prácticas en Preclínica en la Facultad Odontología en 2021. (Foto: Universidad de Montpellier)

Gracias a esta oportunidad, la Facultad de Odontología de Montpellier desarrolló muy pronto intercambios internacionales de estudiantes en el marco del programa europeo “ERASMUS”, pero también fuera de Europa con “ERASMUS MUNDUS”. De manera más ocasional, los intercambios de profesores en el marco de este tipo de movilidad se produjeron más puntualmente sobre proyectos específicos, en su mayoría de índole científica, los cuales permitieron generar relaciones de amistad que siguen siendo importantes. En la historia de las relaciones internacionales de la Facultad de Odontología de Montpellier, se puede hablar de tres períodos muy diferentes.

La primera oportunidad de participar en “ERASMUS” fue en la década de 1980, una primera etapa en la que el Decano Paul PARGUEL inició los intercambios de la Facultad de Odontología de Montpellier, inspirándose en la asociación histórica que mantenían las ciudades de Montpellier y Heidelberg. Los intercambios nacieron en ese período y no han dejado de ampliarse, enriqueciéndose cada año, en los períodos de la Decana Dominique DEVILLE de PERIERE y de los Decanos Philippe GIBERT y Jean VALCARCEL. Una nueva interacción con la península ibérica se inició con la ciudad hermana de Barcelona, cuya relación es casi tan antigua como la de Heidelberg, y poco después con Madrid. Así, desde 2004 se han celebrado múltiples encuentros, incluyendo jornadas pedagógicas de intercambio con profesores, sobre todo con la Facultad de Odontología de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC) bajo el mandato de los Decanos Miquel CORTADA y Lluís GINER TARRIDA, a lo largo de varios años gracias a la colegialidad y la calidad de las relaciones entre los decanos y profesores de las dos facultades. Actualmente, las asociaciones con Barcelona y Heidelberg son las más antiguas y las que continúan con mayor nivel de intercambios. Año tras año, los estudiantes refuerzan la calidad de su formación y la oportunidad de crear vínculos entre sí. Si estudiar es el principal objetivo, encontrarse, descubrir y terminar compartiendo ideas, enfoques y experimentar puntos de vista diferentes es una experiencia hermosa y motivadora, como bien dice el poeta y escritor portugués Fernando Pessoa:Todos los viajes tienen destinos secretos sobre los que el viajero nada sabe”. Al mismo tiempo, nuestros intercambios se han ampliado mediante las relaciones que mantenían algunos profesores de diferentes países, sin contar las de los estudiantes. Afligidos por el virus de los intercambios internacionales, muchos se han convertido en verdaderos portavoces de la movilidad, como por ejemplo el doctor Pierre-Yves COLLART DUTILLEUL, que realizó una de nuestras primeras movilidades a Oslo (Noruega) y que desde hace varios años se encarga de coordinar la movilidad hacia nuestra facultad de Montpellier como parte de las relaciones internacionales.

PUBLICIDAD

En una segunda etapa, hemos pasado a unas relaciones más abiertas al mundo que no están necesariamente limitadas a los países cercanos. Poco a poco, hemos desarrollado primero intercambios internacionales con ciudades europeas más lejanas (Bruselas en Bélgica, Oslo en Noruega, Szeged en Hungría), seguidos de una ampliación a la provincia canadiense de Quebec, con acuerdos con las facultades de Laval y Montreal, y hacia América del Sur, con la de Valparaíso, en Chile. Esta segunda etapa se desarrolló a lo largo de un período que abarca de 2006 a 2012 con un máximo alcanzado de 2013 a 2014, cuando teníamos 12 destinos que incluían San Luís Potosí (México) y Santa Catarina (Brasil). De estas relaciones hemos conservado excelentes recuerdos de los vínculos que nos han unido durante más de cinco años con nuestros colegas chilenos, con los que hemos tenido incluso intercambios de profesores y visitas recíprocas, a pesar de que la distancia no ha permitido la continuidad de los intercambios como hubiéramos deseado. La relación privilegiada con Quebec y México se ha ido reduciendo poco a poco también debido a las dificultades de ejercicio clínico de los estudiantes quebequenses y mexicanos en Francia, a causa de las leyes francesas que limitan drásticamente la práctica sobre pacientes de estudiantes de fuera de la UE. Por último, gracias a “ERASMUS MUNDUS” pudimos abrir la formación a estudiantes procedentes de Siria o de Egipto, algunos de los cuales han seguido una carrera internacional, al igual que a estudiantes de Estados Unidos.

Un promedio de 550 estudiantes de la Universidad de Montpellier viajan mediante programas de movilidad internacional, siendo los destinos preferidos Canadá, España, Reino Unido, Irlanda y Alemania. 

En un tercer período, hemos explorado destinos nuevos con las facultades de Lovaina (Bélgica), de Plovdiv (Bulgaria), de Lodtz (Polonia), de Umea (Suecia) y de Oulou (Finlandia). Una pequeña anécdota que muestra que lo esencial está en la relación humana: los intercambios con Bulgaria se han reforzado gracias al encuentro que tuvimos con un joven doctor, Ivan PANAYOTOV, que vino como simple asistente clínico, y que poco a poco, se integró en el equipo pedagógico de nuestra facultad, convirtiéndose en uno de nuestros profesores y en el más activo embajador de los intercambios de estudiantes y profesores con Bulgaria. En estos primeros meses de 2022, tenemos 11 destinos y la evaluación de los intercambios son más que positivos. Durante un período de 20 años, entre 1998 y 2018, hemos intercambiado cerca de 200 estudiantes de nuestra facultad de Montpellier con las ciudades que hemos mencionado, lo que es una cifra notable. Entre los destinos más solicitados en todos estos años se encuentran Barcelona (UIC & UB) y Heidelberg, con más de 60 intercambios recíprocos, seguidos muy de cerca por Madrid (44 intercambios), lo que representa el 50% de nuestros intercambios durante este período.

Estudiantes de Odontología en Formación Clínica en 2021. (Foto: Universidad de Montpellier)

Perspectivas: futuro y reflexión

Los intercambios académicos internacionales han sido una oportunidad para establecer vínculos entre profesores, fortaleciéndose poco a poco y dando origen a la creación de ejes académicos. Esta dinámica humana ha contribuido también a enriquecer nuestra manera de enseñar, de investigar y de comprender el mundo, más allá de la visión francesa que teníamos. En esta realidad, no todo es evidente y sencillo, y por eso muchos intercambios son sólidos y perduran, otros son más discretos por falta de ocasiones favorables entre las instituciones, por las diferencias en la legislación que genera más obstáculos que fluidez, como el caso del ejercicio clínico en muchos países y, por último, por la falta también de estructuras suficientemente sólidas de financiación y ayuda. Un punto esencial son los intercambios de investigaciones científicas, que necesitan más recursos y deben ser más ambiciosos para iniciar proyectos que incluyan a investigadores y a estudiantes. Otra de nuestras vulnerabilidades es la falta de movilidad de los equipos, de los profesores y del personal administrativo, comparada con la agilidad de la movilidad estudiantil.

La titulación recíproca entre facultades podría ser el cemento que le dé una nueva visión no solo a la formación y la investigación, sino también a las organizaciones, a la distribución de los currículos y de los diplomas. Concretamente, me refiero a que el reconocimiento mutuo de la totalidad o parte de la formación —con la posibilidad que los estudiantes o profesores completen sus estudios en varias universidades y contribuyan también al desarrollo académico de las mismas— es un reto muy importante y un desafío futuro en un mundo inexorable y definitivamente abierto.

La obtención de la marca «Buenas prácticas», otorgada por la Comisión Europea por la calidad del trabajo realizado en el marco del programa “ERASMUS+”, constituye un reconocimiento a la fuerza de nuestro compromiso internacional.

Ninguna universidad o facultad puede ya ser una autarquía cultural o científica, y menos aún eximirse de beneficiar a los demás. En Montpellier, esta nueva fluidez con mayor facilidad en los intercambios ya está en marcha. La obtención de la marca «Buenas prácticas», otorgada por la Comisión Europea en octubre pasado por la calidad del trabajo realizado en el marco del programa “ERASMUS+” en el período 2014-2020, constituye un reconocimiento a la fuerza de nuestro compromiso internacional. Paralelamente, se abren otras vías con la alianza universitaria europea cofinanciada por el programa “ERASMUS+” y denominada “CHARM European Universities”. Esta alianza abarca la Universidad de Barcelona, el Trinity College de Dublín, la Universidad de Utrecht, la Universidad Eötvös Loránd de Budapest y la Universidad de Montpellier. El objetivo es crear y diseñar un nuevo modelo universitario con la calidad, la competitividad y el atractivo internacional de las universidades europeas a nivel internacional. Esta iniciativa “CHARM EU”, iniciada en 2019, es un concepto basado en alianzas en el que participan más de 300 centros de enseñanza superior de 28 estados europeos. “CHARM-EU” es una oportunidad adicional que favorece aún más la movilidad internacional de Montpellier con universidades que comparten los mismos valores europeos, como el Pacto Verde y el respeto por el desarrollo sostenible.

La internacionalización de los estudios de doctorado es un desafío complejo que hay que poner en práctica, pero que sólo beneficiará a las facultades y universidades que apliquen doble titulación o compartan trayectorias. La posibilidad actual de intercambio de datos y de formación híbrida mediante la enseñanza remota o clase virtual ha sido una de las oportunidades y beneficios de este período de pandemia. Las universidades han funcionado extramuros por medio del mundo digital y la “e-comunicación”, mediante videoconferencias y clases virtuales. Este salto tecnológico es una de las ventajas que permite actualmente complementar la movilidad física, intelectual y mental, si se considera la movilización compartida de conocimientos, competencias y saberes entre universidades, facultades y campos académicos.

Estudiantes Graduados en 2021a.jpg La promoción de 2021 de la FO de la Universidad de Montpellier, junto al decano. (Foto: Universidad de Montepellier)

Es la vía de un nuevo tipo de movilidad que, con el apoyo de las herramientas virtuales, pueden convertirse en movilidades híbridas que combine actividades virtuales con el aprendizaje a distancia organizado por la institución de acogida con la posibilidad de una movilidad física al extranjero en una fecha posterior. Hay que explorar otras perspectivas en materia de intercambios internacionales, como la posibilidad de compartir información no sólo entre estudiantes sino también entre profesores, para conocer mejor su entorno de trabajo, sus aspiraciones culturales o simplemente sus motivaciones en una disciplina dada. La falta de permeabilidad entre las facultades asociadas y entre sus profesores requiere de un mejor conocimiento de los profesores entre sí en su campo de trabajo y en su predilecciones docentes. Las dinámicas pueden germinar allí donde actualmente la ignorancia es lecho de la pérdida de tiempo, por no decir de la muerte de muchos objetivos científicos, insuficientemente conocidos y que finalmente acaban siendo aprovechados solo por unos pocos.

Un nuevo tipo de movilidad es combinar actividades virtuales con el aprendizaje a distancia organizado por la institución de acogida, con la posibilidad de una movilidad física al extranjero en una fecha posterior.

Debemos imaginar un mañana en el que un equipo de profesores e investigadores de universidades y facultades asociadas comparta parte de la formación a distancia. Además, más allá de la concepción de los programas de formación, éstos deben concebirse en el futuro con mayor transversalidad entre instituciones, generando así una oferta de formación de calidad que puede ser certificada y reconocida consensualmente a un alto nivel académico. Esta perspectiva sigue faltando en Francia y en gran parte del marco internacional, donde las facultades están aún demasiado cerradas en sí mismas y no comparten suficientemente sus currículos o programas pedagógicos entre profesores de diferentes instituciones.

__________________________________________________________________________________________________________________________

El Profesor Jean Valcarcel, Decano de la Facultad Odontología, Universidad de Montpellier (Francia), es Profesor de Salud Pública, con Especialidad clínica en los tratamientos de los Minusválidos y personas poli patológicas vulnerables. Jefe honorario del Servicio de Odontología de Montpellier.

________________________________________________________________________________________________________________________

Más artículos sobre Formación en Odontología

1. Editorial. Los retos de la formación en Odontología

2. Perspectiva de OFEDO-UDUAL 

3. Hacia dónde se dirige la odontología 

4. El docente como ejemplo de comportamiento ético 

5. La educación de los profesionales de la salud oral en Europa

6. La movilidad en la Facultad de Odontología de Montpellier

7. Reflexiones sobre la formación y el ejercicio de la profesión

8. El futuro de la educación odontológica

9. Equidad e inclusividad de la comunidad estudiantil LGBT

10. Estado actual de la odontología y visión de futuro

11. Competencias éticas para las futuras generaciones de odontólogos

12. La formación está en nuestras manos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement