Dental Tribune Latin America
El Dr. James B. Fine dice que las tecnologías en línea han demostrado ser excelentes herramientas para la enseñanza y el aprendizaje, permitiendo impartir cursos conjuntos en tiempo real a escuelas de odontología geográficamente distantes. (Foto: Javier de Pison)

“La Odontología es un servicio de salud esencial”

By Javier Martínez de Pisón
October 11, 2021

James B. Fine, Decano Principal de Estudios de Postdoctorado para Asuntos Académicos y Estudiantiles del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Nueva York, es un hombre alto y elegante, en el que se percibe un notable entusiasmo por la Odontología, particularmente por la Periodoncia. De hecho, es coautor de "Clinical Guide to Periodontics” probablemente la primera y más completa fuente para el tratamiento de la enfermedad periodontal, y tiene una larga experiencia como profesor, clínico e investigador. En la siguiente entrevista, el Dr. Fine afirma una verdad obvia para la mayoría de los dentistas, pero no para la mayoría de los pacientes ni para los gobiernos: que la odontología es un servicio de salud esencial.

La ampliación lógica de este concepto claramente definido por Fine, es que eliminar la discrepancia entre la percepción de la salud bucal que tienen los profesionales de la odontología y las vagas ideas del público sobre ella, constituye la estrategia más inteligente para garantizar un verdadero desarrollo de la Odontología en el futuro.

Ahora bien, alcanzar esa meta requiere una unión real —y sostenida en el tiempo— de la profesión odontológica a nivel global, con el respaldo de grupos del sector salud y de organizaciones defensoras de los derechos de los pacientes, al igual que de la industria dental. Ignorarlo, como se ha hecho durante demasiado tiempo, conlleva el peligro de que la odontología se quede no solo cada vez más aislada, sino que se convierta rápidamente en una ciencia obsoleta.

¿Cómo ha cambiado su práctica la pandemia de Covid-19?

El verdadero impacto de la pandemia en todos los aspectos de la profesión dental no se conocerá durante años. El efecto económico en la profesión llevará tiempo para analizar. El costo de hacer odontología ha aumentado. La pandemia ha reforzado también la necesidad de que un control de infecciones al más alto nivel. El aprendizaje a distancia se ha convertido ahora en la norma, en vez de en la excepción. Además, debemos mejorar la comunicación con el público para que sepa que mantener una buena salud bucal es importante y que los consultorios dentales son seguros.

"La pandemia ha reforzado la necesidad de un control de infecciones al más alto nivel".

¿Cuáles son los aspectos positivos y negativos de este cambio?

Creó un mejor control de infecciones y una mayor conciencia de la transmisión de enfermedades del paciente al trabajador de la salud. Los trabajadores de la salud muchas veces no siguen una adecuada higiene de manos y el uso apropiado del EPP.

Definitivamente, hubo un aumento en el costo de estos nuevos protocolos. El costo tuvo que pasarse al consumidor o ser absorbido por el clínico o la institución. Esto impactó en cierta medida la estructura económica de la profesión.

Muchos pacientes todavía se muestran reacios a regresar al consultorio o las clínicas dentales durante la pandemia.

La obligación de vacunarse y llevar mascarillas en muchos estados plantean también dificultades a muchas personas, tanto a los pacientes como a los proveedores de atención médica.

James B. Fine en el stand de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Columbia, durante una entrevista con Dental Tribune Latinoamérica. (Foto: Javier de Pison)

¿Qué tipo de medidas de bioseguridad tiene ahora su clínica?

Las medidas tomadas se centran en tres áreas.

En primer lugar, se hacen pruebas (de antígenos) y se vacuna a todo el personal, especialmente al que trata con los pacientes.

En segundo lugar, se realiza un minucioso historial de Covid-19 y se toma la temperatura a todos los pacientes.

En tercer lugar, ha habido una modificación de las instalaciones con instalación de filtros HIPPA, UV, limpiezas profundas programadas, uso de salas de presión negativa en todos los procedimientos de alta producción de aerosoles, monitoreo de las tasas de renovación de aire.

Cuarto, distanciamiento social en salas de espera, ascensores y áreas comunes.

¿Están los pacientes conscientes de estas medidas?

Nuestra prioridad ha sido informar a los pacientes que el dentista siempre practicó un buen control de infecciones y que ahora hacía un mayor esfuerzo aún para controlar los aerosoles de los equipamientos. Y en descontaminar constantemente superficies y áreas públicas de las instalaciones. La información se publicó en nuestras páginas web, boletines electrónicos, carteles y redes sociales. Y se actualiza continuamente.

¿Cuáles son los efectos de la pandemia en la enseñanza?

La tecnología de plataformas como Zoom y Microsoft Teams resultaron ser excelentes herramientas para la enseñanza y el aprendizaje. Nos permitió asociarnos con varias escuelas de odontología que están geográficamente distantes e impartir cursos y conferencias conjuntas en tiempo real. En el futuro, esto permitirá que se enseñen temas en áreas o campos en los que algunos centros pueden carecer de los recursos para hacerlo. Especialmente en áreas como biomateriales, ciencia de datos o inmunología. Sin embargo, sigue existiendo la necesidad de educación en persona. Y de permitir dinámicas de grupo y enfoques innovadores en la pedagogía.

¿Cree que las nuevas tecnologías pueden mejorar las prácticas sobre paciente?

La inteligencia artificial y la realidad virtual tendrán un impacto en el futuro. El impacto inmediato en la profesión será la creación de un registro de salud electrónico integrado con nuestros colegas médicos, con hospitales y organizaciones de servicios dentales. Esto proporcionará macrodatos ("big data") y permitirá a la profesión ver los resultados de las terapias y realizar ajustes con las mejores técnicas para mejorar la atención del paciente. Las compañías de seguros médicos y dentales ya están utilizando esta información para dirigir a los pacientes con ciertas afecciones y enfermedades para que reciban la atención dental adecuada. Se ha establecido que existe una conexión entre mejorar el control de la diabetes y la salud bucal. Los beneficios para las compañías de seguros de una integración entre la medicina y la odontología son importantes.

El autor de “Clinical Guide to Periodontics” durante una conferencia en el congreso de ARIC Dental en Guadalajara, México. (Foto: Javier de Pisón)

¿Cómo se informa ahora sobre congresos y avances?

El marketing es mucho más sofisticado ahora incluso en la industria dental. Por lo tanto, monitoreamos sitios en redes sociales y los correos electrónicos de la industria dental.

“Los beneficios de una integración entre la medicina y la odontología son importantes”.

¿Con qué frecuencia ve conferencias online?

Toda nuestra educación continua y muchas conferencias para estudiantes se imparten ahora en Zoom, por el momento. En enero de 2022 esperamos que sean en persona o una combinación de en persona y vía zoom.

¿Cree que han llegado a un punto de saturación?

Para muchas personas, la educación continua en línea ha llegado a un punto de saturación. La gente quiere participar en cursos prácticos otra vez.

Los cursos en línea se mantendrán y los programas se convertirán en híbridos, usando la tecnología para la formación a distancia y la asistencia presencial para los talleres prácticos.

¿Qué es lo más importante ahora para usted a nivel profesional?

Creo que la Covid-19 demostró que la profesión dental es vulnerable a eventos imprevistos y recesiones económicas si no se la reconoce a la Odontología como un servicio de salud esencial para el público en general. Necesitamos cambiar este punto de vista de nuestros gobiernos y nuestros pacientes. Hablamos de que una buena salud bucal es importante para la salud en general, pero nosotros mismos no hemos convencido totalmente a todos de que esto sea realmente así. Y aceptar el vínculo entre la salud bucal y el bienestar general producirá grandes beneficios económicos y sociales. Con el tiempo, lo lograremos, pero se requiere el esfuerzo de las escuelas de odontología, la industria dental y la odontología organizada para presentar el caso a los responsables de la formulación de políticas gubernamentales y al público.

NOTA: El Dr. James B. Fine es Decano Académico de Asuntos Académicos y Estudiantiles de Postdoctorado, Profesor de Medicina Dental en Periodoncia en el Centro Médico de la Universidad de Columbia y Cirujano Dental Adjunto en el Servicio Dental del Presbyterian Hospital de Nueva York. Además, es Director de Prácticas Docentes en la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Columbia y autor de la "Clinical Guide to Periodontics” (Guía clínica de periodoncia).

____________________________________________________________________

Javier Martínez de Pisón es Editor y Director de Dental Tribune Latinoamérica.

Toca en la imagen y síguenos en Instagram

Toca en la imagen y síguenos en FaceBook

Ver artículo original publicado en Dental Tribune USA

Ver más entrevistas con líderes de opinión todos los lunes y jueves

Sigue a DENTAL TRIBUNE en Instagram Facebook, o inscríbete aquí para recibir nuestra Newsletter semanal con noticias exclusivas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2021 - All rights reserved - Dental Tribune International