Search Dental Tribune

“La salud bucal influye mucho en la calidad de vida del paciente”

El Dr. José María Martínez, fotografiado en el congreso de SIOLA en Jerez de la Frontera, cree que la gerodontología debería ser una especialidad. (Foto: Javier Mz. de Pisón)

mar. 26 octubre 2021

save

La XV Reunión Internacional de SIOLA convocó a participar en su congreso a diversas organizaciones como la Sociedad Española de Implantes (SEI), la Sociedad Portuguesa de Implantología y Osteointegración (SOPIO) o la Sociedad Española de Gerodontología (SEGER), con objeto de ofrecer una perspectiva multidisciplinar de la odontología.

El presidente de la Sociedad Española de Gerodontología, José María Martínez González, habló con Dental Tribune sobre este campo, que abarca múltiples facetas de la profesión.

Martínez González es profesor titular de Cirugía Maxilofacial en la Universidad Complutense, donde trabaja desde hace 37 años y ha sido presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal. Además, durante su larga carrera ha participado en diversos estudios con pacientes geriátricos, el último de los cuales es una colaboración con el Servicio de Geriatría y Odontología de la Cruz Roja.

¿Qué es la gerodontología, porque es un concepto del que hay diversas interpretaciones?

Es un concepto que verdaderamente tiene un enfoque multidisciplinar, abarca todas las áreas del campo odontológico, y, al igual que el odontopediatra practica todo tipo de técnicas en el paciente infantil, el odontogeriatra sería el profesional que trabaja todas las áreas en el paciente adulto mayor, es decir, a partir de los 65 años. El por qué debe existir una odontología geriátrica se basa fundamentalmente porque la mayoría de estos pacientes suelen ser pacientes con distintas afecciones en el organismo, suelen ser pacientes polimedicados y requieren una atención muy individualizada y con un conocimiento esencial de todas esas patologías que pueden tener repercusión en los tratamientos odontológicos, o estos mismos puedan tener repercusiones en las enfermedades que estos pacientes tienen.

¿Hasta qué punto un odontólogo es responsable de lo que le pueda pasar a este paciente por no haber tenido en cuenta una patología médica previa?

Evidentemente, este tipo de pacientes son de cierto riesgo y no cabe la menor duda que el odontólogo debe asumir su responsabilidad, tiene que tener el conocimiento correcto del manejo de sus pacientes. De hecho, si hay alguna duda, el odontólogo que trabaja al paciente mayor debería servirse de un consentimiento informado y, sobre todo, de un informe del médico especialista que atiende a este paciente para que le permita realizar ese tratamiento. Lo ideal es que ese profesional de la odontología tenga conocimientos médicos amplios para atender a estos pacientes.

Pero se trata de una nueva población de pacientes, que aumenta con la esperanza de vida.

Ese es el punto fundamental, la tendencia demográfica del envejecimiento poblacional, pero acompañada de unos índices de calidad muy superiores a los de hace años. Por lo tanto, como la calidad de vida es superior, lógicamente se tiene que acompañar con una buena calidad de salud bucal. Esto guarda una estrecha relación, como muestran diferentes estudios que se han realizado, donde el estado de salud bucal influye mucho en la calidad de vida del paciente en general.

¿Cuáles son los requerimientos básicos de un odontólogo especializado en gerodontología?

El primer requisito fundamental es, sobre todo, que profesionalmente esté implicado en su desarrollo profesional, que entienda que va a tratar a un tipo de paciente que no es un paciente joven, y que te va a exigir tener un conocimiento de toda su problemática médica. Actualmente en España, la odontogeriatría no es una especialidad reconocida en el campo odontológico. Creo firmemente que la gerodontología es un área que debe estar muy bien fundamentada y sería deseable que los profesionales que la tratan tengan una especialización.

¿En qué ayudaría que lo fuese?

El reconocimiento de las especialidades se basa en que no sean excluyentes. Esto quiere decir que no necesariamente una persona que no esté especializada, por ejemplo, en odontopediatría no puede tratar este tipo de pacientes, pero que en pacientes más complejos sería bueno la figura de un especialista, más acostumbrado a tratar de este tipo de pacientes. Pero que quede constancia que en ningún momento el reconocimiento de estas especialidades va a ser excluyente para el odontólogo general, esto es muy importante.

Ese es el roce, ¿no?

Sí. Yo hace 14 años fui presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal y viví esta situación. Posteriormente, otros presidentes han seguido la misma dinámica para el reconocimiento de especialidades, y en aquella época el principal escollo por parte de la gente joven era pensar que una especialidad podría excluir al odontólogo general de realizar esos tratamientos. Las especialidades no van a ser excluyentes, pero nadie puede cuestionar que alguien que se haya formado de manera especializada en un área redunde positivamente en los pacientes.

“El historial médico es el documento más relevante que hay cuando se asiste un paciente”.

¿Ha aumentado la población de personas mayores que necesita atención bucal?

Yo, que llevo 42 años en la profesión, diría que ahora mismo puede haber un aumento de un 25 o 30% desde que empecé.

Entonces debe haber también interés en captar a estos nuevos pacientes, que hasta hace poco no requerían atención.

Se han mejorado las campañas dirigidas a los pacientes para que tengan un mejor cuidado de su salud bucal y para ir más al dentista. Vemos pacientes mucho más mayores, pero con un perfil muy claro: yo me atrevería decir que un 80% está medicalizado. Y desde luego, un 60% es un paciente pluripatológico, entendiendo por pluripatológico con colesterol e hipertensión, por lo menos. Es un perfil de paciente muy especial.

_________________________________________________

Recibe gratis nuestra Newsletter semanal. Y conecta también con nosotros en Instagram y FaceBook.

_________________________________________________

Entonces el historial médico cobra una importancia mayor.

Fundamental. Como médico, diría que el historial médico es el documento más relevante que hay cuando se asiste un paciente. Un paciente joven que acude al médico no suele tener antecedentes médicos o quirúrgicos; sin embargo, conforme avanzamos en edad, quién no se ha sometido a alguna cirugía o tiene algún tipo de enfermedad. Por lo tanto, es importantísimo la historia clínica, máxime porque el gran problema que hay ahora tiene un sentido bidireccional, es decir, un odontólogo que no esté bien preparado puede hacer un tratamiento en la cavidad oral que tenga repercusión en la evolución de la enfermedad que subyace en el paciente. Y viceversa: un paciente que esté bajo un tratamiento, si no está bien controlado o el odontólogo no sabe manejarlo, puede influenciar el resultado del tratamiento odontológico. Por lo tanto, ese conocimiento no se puede eludir.

Toca en la imagen y síguenos en FaceBook

Supongo que una de las soluciones más comunes a los problemas bucales de las personas mayores es la implantología, ¿no?

Es una de las principales alternativas. En 1960, cuando Brånemark empieza a realizar sus estudios clínicos, su primera indicación fue la rehabilitación de pacientes edéntulos, porque todos sabemos que básicamente los mayores problemas que hay con un paciente portador de una prótesis es precisamente en la arcada inferior, por lo que la implantología nace con esa indicación. Posteriormente, ha ido evolucionando y se ha ido extendiendo a todo tipo de ausencias dentales. Pero es obvio que cuanto mayor se es, mayores posibilidades de pérdidas dentarias se tienen. Hoy en día, el paciente trata de conseguir un buen estado de salud y es innegable que no es lo mismo ser portador de una prótesis removible que de una prótesis fija.

Durante la pandemia, el grupo de José María Martínez González realizó una encuesta telefónica en la que participaron aproximadamente 1.800 personas mayores. El resultado, basado en las respuestas, es que un 70% eran portadores de prótesis removible o parciales, lo cual es sintomático de la necesidad de atención bucal que existe en la población mayor de 65 años.

El congreso de SIOLA, celebrado el 24 y 25 de septiembre en Jerez de la Frontera, reunió a 200 especialistas en implantología oral que compartieron durante dos días los últimos avances relacionados con esta especialidad. Para obtener más información, visite la página de SIOLA.

______________________________________________________________

Javier Martínez de Pisón es Editor y Director de Dental Tribune Latinoamérica.

Ver artículos relacionados

Toca en la imagen y síguenos en Instagram

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *