Dental Tribune Latin America

Ser odontólogo y hacer odontología

By Gonzalo Arana Gordillo
April 14, 2019

Durante mi vida profesional he tenido la oportunidad de conocer diferentes países, y, en especial, a estudiantes que están iniciando en esta carrera de odontología. Durante estos viajes he conversado con ellos acerca del porqué iniciaron esta profesión y me he encontrado con múltiples e interesantes respuestas; sin embargo, la más frecuente es: “Resultado de la admiración hacia un colega que proyectó una imagen de éxito, prosperidad y felicidad".

  CREER PARA CREAR  

Es inquietante, al profundizar sobre la razón de elegir la profesión, respuestas como: prosperidad económica, reconocimiento social, obtener bienes materiales de moda. Inquietan estas respuestas ya que la odontología es en esencia, como todas las ciencias de la salud, un servicio desinteresado hacia el bienestar de nuestros pacientes; debería de tener un significado de humanización, de dignificar, un sentido de ser y un sentido de servir. Tener la capacidad en nuestras manos de sanar, de aminorar dolores, manejar afecciones muscular, óseas, dentales y en múltiples ocasiones, espirituales, no es un tema superficial, y requiere de un re-pensar de la razón para encontrarnos en este rumbo.

Es cada vez más frecuente encontrarse con un gran número de profesionales que, una vez graduados, no encuentran facilidad para ejercer las competencias para las cuales fueron capacitados y sometidos en muchos casos a políticas poco humanistas de formación educativa, enfocados a formar empleados y no gestores de cambio social y económico para la profesión.

“Ser odontólogo es la intención de servicio sincera y total, con todos nuestros conocimientos, experiencias y habilidades, al servicio de nuestro paciente”.

Es por esto que Creer para crear debe ser la consigna de los profesionales de la odontología. Creer que es posible una generación sonriente, saludable y feliz; y crear un profesión con anhelo de servir. No basta con identificar los mejores materiales y técnicas de aplicación clínica de los mismos, si nos olvidamos que estamos atendiendo a nuestros semejantes, donde la interacción humana cobra mucho valor en una profesión dedicada a servicio como la nuestra. La intencionalidad ejercida por el profesional cambia la percepción y, por ende, la satisfacción del paciente atendido. 

Ahora bien, debemos ser conscientes que, a pesar de nuevas tendencias, atendemos pacientes, quienes son personas que requieren atención por algo que aqueja su salud y que desean mejorar, no son clientes (que en definición, es una persona que realiza una compra).

 En el hacer, para lo cual el entrenamiento es meticuloso, en especial en las especialidades clínicas, no deberíamos perder el norte en cuanto a recordar que el ser humano es de una complejidad maravillosa, que si bien los protocolos basados en evidencia son nuestro sustento en el hacer, las variables infinitas de los seres humanos solo pueden ser interpretadas y llevadas a cabo con éxito por otro ser humano con conocimientos en el hacer, pero fundamentados en el SER. 

Buscando el sentido de SER odontólogo, entendemos el ser como la esencia de la intención de servicio sincera y total, con todos nuestros conocimientos, experiencias y habilidades, al servicio de nuestro paciente.Los beneficios económicos de nuestro buen hacer son una consecuencia de una labor ejecutada con entrega y amor, no deben ser un objetivo primario dado que, cuando lo son, se pierde el rumbo y cometemos errores. Debemos considerar tratamientos que en ocasiones son extremadamente complejos y costosos, donde el paciente no queda satisfecho, pues percibe que el objetivo principal fue el beneficio económico y no la obtención de bienestar y salud para el paciente.

Es así como el mejor pago de nuestros servicios en salud es el agradecimiento sincero de nuestros pacientes. Entonces, la mejor técnica de mercadeo y fidelización será la referencia sincera de nuestros pacientes satisfechos por la atención brindada, ante amigos cercanos, familia y quien comente en cualquier reunión o interacción donde se hable sobre el tema de odontología. 

Sólo deberás atender con todo el amor y la mejor intencionalidad de servicio, desde ese primer paciente que tengas en la universidad. La gratitud del paciente se verá reflejada en un asegurado éxito personal y profesional, sumado en Latinoamérica a muchos abrazos sinceros de agradecimiento y, en ocasiones lagrimas de felicidad y muchas expresiones de “Dios se lo pague” y “Mil bendiciones.” 

Recordemos la frase: “Elige un trabajo que ames y nunca tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.

____________________________________________________________________.              * El doctor Gonzalo Arana Gordillo, que ejerce en Cali (Colombia), es Especialista en Biomateriales, Operatoria y Estética Dental, Especialista en Docencia Universitaria, Fundador del grupo de investigación en Biomateriales y Estética Dental "BEO" de Colciencias y Miembro Vitalicio de ALODYB.

Comments are closed here.

© 2021 - All rights reserved - Dental Tribune International