Dental Tribune Latin America

Volvamos a la odontología digna y correcta

By Miguel Alberto Gálvez Núñez
February 04, 2020

El Dr. Gálvez Núñez afirma en este artículo que la verdadera satisfacción de la profesión odontológica consiste en ser partícipe de la mejora de la salud de un paciente.

  CÁPSULAS DE HONDURAS  

"La mejor cirugía es la que no se hace, pero algunos se han vuelto necios e indican cirugías innecesarias".

Nuestra profesión, como todo en este mundo globalizado, ha ido en un ascenso por la modernización y la dependencia de la tecnología, a grado tal, que se ha ido perdiendo el talento que tenían los odontólogos de antaño, los cuales contaban con pocos medios para dar un diagnóstico, pero cuyo su ojo clínico se fue volviendo cada vez más agudo para llegar a un diagnóstico correcto.

Actualmente, es necesario el uso de muchos medios tecnológicos previo a dar un diagnóstico, dejándole toda la responsabilidad a las máquinas. No quiero decir que estoy en desacuerdo con la evolución los equipos dentales, pero sí con la dependencia de los mismos. ¿Dónde quedaron los criterios clínicos? ¿Cuándo dejamos de interpretar las señales que el mismo organismo nos da para indicarnos el origen de ciertos problemas?

Y es que, lamentablemente, la odontología se está volviendo más estética que médica, enfocando nuestro trabajo solo en maquillar dientes. Resulta bonito dibujar sonrisas, pero curar una enfermedad, eso sí es verdaderamente tedioso. Sin embargo, ser partícipe de la salud de un paciente es indudablemente una verdadera satisfacción.

Nos estamos volviendo perezosos y estamos degradando a nuestra amada profesión, sacándola del campo clínico-médico para introducirla meramente en el campo estético, y no es de extrañar. Muchos seguros médicos hospitalarios no cubren la parte odontológica en sus ofertas; las compañías aseguradoras parecen ignorar que una dolencia dental puede ser solo el principio de una cascada de problemas sistémicos que incluso pueden acabar con la vida de nuestros pacientes.

He reiterado en artículos anteriores el daño que se está causando a la profesión con los sistemas u ofertas del dos por uno, de los mega descuentos y de la publicidad engañosa.

Estamos separando a la boca del resto del cuerpo. Muchos estudiantes entran a la carrera con el enfoque equivocado; unos deciden estudiar odontología porque no pudieron hacer los puntos suficientes para entrar a la carrera de medicina y toman nuestra digna profesión como un premio de consuelo. Terrible error, muchos no saben el estrés que genera el querer hacer las cosas bien en la odontología y no contingencialmente. En Estados Unidos, la mayor cantidad de profesionales que se suicidan pertenecen al campo odontológico, debido al estrés que genera, ya sea por la responsabilidad de hacer un buen trabajo, como por verse envuelto en onerosas demandas judiciales por mala praxis.

Es increíble cómo muchos odontólogos han dejado de lado los valores éticos y arman tremendos combos (como los de las comidas rápidas), simplemente para sacarle más dinero al paciente, olvidando la parte humana, limitándose a ver clientes con capacidad financiera en lugar de pacientes en busca de un verdadero odontólogo (en un artículo anterior describí la diferencia entre paciente y cliente).

Esta categoría de odontólogos, defiende a capa y espada tratamientos que en su mayoría los pacientes no necesitan. La cirugía estética es el boom y los odontólogos no somos ajenos a este fenómeno, desde los famosos “diseños de sonrisas” hasta las cirugías con las que se pretende mejorar la estética. Bien se dice que la mejor cirugía es la que no se hace, pero algunos se han vuelto necios e indican cirugías innecesarias con tal de jugar con la autoestima de pacientes que deberían primeramente recibir una cita con un psicólogo antes de someterse a una cirugía estética.

Mi intención con este artículo es, como siempre, hacer un llamado a la cordura y que regresemos a las bases de una odontología digna y correcta.

__________________________________________________________________

El doctor Miguel Alberto Gálvez Núñez es un odontólogo hondureño que ejerce en Tegucigalpa.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International