Dental Tribune Latin America
El virus Covid-19 que ha provocado una pandemia global. (Foto: Wikipedia Commons)

La carga viral en el pronóstico de Covid-19

By
June 12, 2020

Los autores revelan la importancia de la carga viral en la patología de Covid-19 y explican los protocolos para evitar el contagio en este artículo, cuya versión íntegra se publica online en la.dental-tribune.com.

  BIOSEGURIDAD EN LA CLINICA DENTAL  

La carga viral tiene una enorme importancia en la evolución de la enfermedad de Covid-19 y la gravedad de la misma.

La carga viral del SARS-CoV-2 alcanza su punto máximo en la primera semana del inicio de la enfermedad. Un trabajo publicado en The Lancet muestra los patrones de desprendimiento de ARN virales observados en pacientes con Covid-19 leve y grave, y confirma que los casos graves tienden a una alta carga viral y un período más largo de eliminación del virus.

El estudio, llevado a cabo por la Universidad Hong Kong, incluyó a 76 pacientes ingresados en el Primer Hospital Afiliado de la Universidad de Nanchang (China) en enero y febrero de 2020. En todos los pacientes se confirmó positivo a Covid-19 mediante test RT-PCR en el momento del ingreso.

Los datos confirmaron que la carga viral media de los casos graves era 60 veces mayor que la de los casos leves, lo que sugiere que las cargas virales más altas podrían estar asociadas con resultados clínicos graves. Los investigadores estratificaron aún más estos datos de acuerdo con el día de inicio de la enfermedad y los valores de DCt de los casos graves se mantuvieron significativamente más bajos durante los primeros 12 días en comparación con los de los casos leves.

"La carga viral del SARS-CoV-2 podría ser un marcador útil para evaluar la gravedad y el pronóstico de la enfermedad".

Asimismo, se encontró que los casos leves tenían un aclaramiento viral temprano; el 90% de estos pacientes dieron repetidamente resultados negativos en la RT-PCR en el día 10 después del inicio de la enfermedad. Por el contrario, todos los casos graves dieron positivo en el día 10 después del inicio de los síntomas.

Estos datos indican que, de forma similar al SARS en 2002-03, los pacientes con Covid-19 grave tienden a tener una alta carga viral y un período más largo de eliminación del virus. Este hallazgo sugiere que la carga viral de SARS-CoV-2 podría ser un marcador útil para evaluar la gravedad y el pronóstico de la enfermedad.

Control de infecciones en la clínica

Los procedimientos dentales pueden generar una gran cantidad de gotas y aerosoles que se controlan con las medidas de aislamiento convencionales. Pero en la situación del Covid-19 estas medidas son totalmente insuficientes, pudiendo quedar dichos virus depositados sobre las superficies (Gráfico 1), sobre todo, en casos en los que el paciente está en fase de incubación, no sabe que está infectado u oculta su infección.

Gráfico 1. Persistencia del coronavirus en las superficies.

Las principales vías de transmisión de los microorganismos patógenos son:

En entornos dentales se transmiten a través de la inhalación por vía aérea, ya que pueden permanecer suspendidos en el aire durante largos periodos de tiempo (Gráfico 2).

Gráfico 2. Las principales vías de transmisión de los patógenos: son: fluidos orales, sangre, contacto con la mucosa nasal u oral con gotas o aerosoles.

Estas vías de contagio son: los fluidos orales, la sangre, el contacto con la mucosa nasal u oral con gotas o aerosoles que contienen estos microorganismos generados por el individuo infectado, los cuales son propulsados al toser y siempre a distancia corta entre los individuos.

La principal vía de propagación de este virus es por gotitas en el aire, y esto ocurre especialmente en clínicas dentales y hospitales. Por lo tanto, es necesario crear un equipo de protección de barrera que incluya gafas protectoras, mascarilla, guantes, gorros, protectores faciales y ropa protectora desechable.

Para evitar las posibles vías de propagación en la infección del Covid-19, se recomiendan medidas de protección de tres niveles para realizar tratamientos dentales de urgencia:

 

Protección primaria. Es la protección estándar para el personal clínico, para la cual usaremos gorro de trabajo desechable, mascarilla quirúrgica desechable y “ropa de trabajo”, gafas protectoras o pantallas y guantes de látex desechables o de nitrilo (se ha comprobado que el Covid-19 permanece más tiempo en el látex).

Protección secundaria. Se trata de una protección avanzada para los profesionales dentales, usando gorro desechable, mascarilla quirúrgica desechable, gafas protectoras, careta y ropa de trabajo, con ropa e aislamiento desechable o “ropa quirúrgica” sobre la ropa de trabajo y guantes de látex desechables.

Protección terciaria. Es la protección que se debe utilizar cuando se contacta con pacientes con sospecha de infección o positivos a Covid-19. Aunque no se espera que un paciente con infección Covid-19 sea tratado en una clínica dental, muchos casos no están diagnosticados, por lo que deberíamos de utilizar ropa de protección especial. Si no hay ropa protectora disponible, se debe usar todo el equipo sobre la ropa de trabajo, igual que en la protección secundaria, totalmente desechable, añadiendo una cubierta impermeable para zapatos, y algo muy importante: mascarillas FFP2 o FFP3.

El uso de dique de goma puede minimizar notablemente la producción de aerosol o salpicaduras contaminadas con saliva y sangre, particularmente cuando usamos turbina o ultrasonidos dentales, reduciendo en un 70% la presencia de partículas en el aire.

Mascarillas y grados de protección

Es muy importante tener en cuenta que la capacidad de filtración de las mascarillas no depende exclusivamente de la mascarilla en sí, sino también de su adecuado ajuste a la cara.

El porcentaje de fuga hacia el interior varía en función de tipo de mascarilla, siendo de un 22% en la FPP1, de un 8% en la FPP2 y sólo de un 2% en la FPP3.

Las mascarillas auto-filtrantes pueden tener o no una válvula de exhalación para reducir la humedad dentro de la mascarilla, proporcionando una mayor comodidad al usuario, así como la sensación de una menor resistencia respiratoria. Pero las mascarillas con válvula NO deben de utilizarse en ambientes estériles o en los cuales exista riesgo de contagio por quien las lleva. Es por ello que en ambientes estériles como quirófanos, no deben usarse este tipo de mascarillas, ya que permiten el paso del aire hacia el exterior y podrían contaminar la zona estéril donde se trabaja. Debemos usar en estos ambientes la máscara quirúrgica, también llamada barbijo, mascarilla, cubrebocas o tapaboca, utilizada por cirujanos y personal médico y sanitario para contener bacterias provenientes de la nariz y la boca (Gráfico 3).

Gráfico 3. Las mascarillas con válvula no deben de utilizarse en ambientes estériles o donde exista riesgo de contagio por parte de la persona que las porta.

Además de lo anterior, el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña emitió las siguientes medidas de seguridad:

  1. Reforzar las medidas universales de prevención en lo referente a la atención a los pacientes odontológicos, teniendo en cuenta que el riesgo de aspiración de aerosoles es muy elevado y la distancia de trabajo, habitualmente, es inferior a 1 metro.
  2. Para los profesionales dentales a riesgo de generar aerosoles, se recomienda el uso de mascarillas FFP2 valvuladas.

Este es el caso contrario a lo que se recomienda en AMBIENTES ESTÉRILES, donde NO debemos usar mascarillas FFP2 o FFP3 con válvula. En los tratamientos dentales, SI debemos llevar estas mascarillas, ya que NO SE TRATA DE AMBIENTES ESTÉRILES, y lo que queremos evitar es que las gotas puedan penetrar a través de la mascarilla o de la válvula, ya que esta solo permite el paso del aire hacia el exterior).

  1. En caso de seguir utilizando la mascarilla quirúrgica habitual, se recomienda cambiarla cada 2 horas para evitar su deterioro y pérdida de eficacia.
  2. Deben usarse guantes, bata y protección ocular ajustada.
  3. Debe procederse a un minucioso lavado de manos antes y después de atender al paciente.
  4. Todas las superficies de trabajo y del entorno del paciente deben ser inmediatamente limpiadas y desinfectadas. La limpieza y desinfecciónn se realizará con un desinfectante incluido en el protocolo de limpieza y desinfección de la clínica o con una solución de hipoclorito sódico que contenga 1000 ppm de cloro activo (dilución 1:50 de una lejía con concentración 40-50 gr/litro preparada recientemente). Estos virus se inactivan tras 5 minutos de contacto con desinfectantes normales como la lejía domé
  5. Deben seguirse escrupulosamente todas las normas universales de desinfección y esterilización habituales.

Además de las medidas expuestas para la protección del personal profesional, debemos  seguir todas las normas de seguridad para evitar que el paciente infecte al profesional durante el tratamiento.

_______________________________________________________________________________

  1. El Dr. Norberto Manzanares Mayandía, médico-odontólogo, es Profesor del Máster de Cirugía e Implantes y Rehabilitación Oral de la Universidad de Barcelona y director de la clínica Cliredent. 
  2. La Dra. Alba Manzanares Taboada, Master en Implantología y Rehabilitación Oral por la Universidad de Barcelona, está en práctica privada.

NOTA: No te pierdas los reportajes exclusivos SOLO para SUSCRIPTORES de Dental Tribune. Suscríbete haciendo click aquí.

Ver más artículos sobre control de infecciones.

1 Comment

  • Anaid Segura says:

    Muchas gracias serían tan amables de compartir las referencias bibliográficas por favor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Latest Issues
E-paper

DT Latin America No. 6, 2020

Open PDF Open E-paper All E-papers

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International