Reflexiones sobre la formación y el ejercicio de la profesión

Search Dental Tribune

Reflexiones sobre la formación y el ejercicio de la profesión

Un salón de prácticas de la Universidad de El Bosque. (Foto: Universidad de El Bosque)
María Clara Rangel Galvis

By María Clara Rangel Galvis

vie. 15 julio 2022

save

Formación en Odontología 7 – Este es el séptimo artículo de nuestra serie sobre los retos de la educación odontológica en el siglo XXI.

— RETOS DE LA EDUCACION ODONTOLOGICA EN EL SIGLO XXI —

Serie de 12 artículos de Dental Tribune

La Rectora de la Universidad El Bosque de Bogotá, María Clara Rangel, comenta los cambios por los que ha pasado la Odontología y explica las medidas que se han tomado en su centro educativo para adecuarse a sucesos que abarcan desde la pandemia de Covid-19 a la irrupción de las nuevas tecnologías.

En este artículo realizaré una reflexión acerca de los cambios que se han evidenciado en los dos últimos años, tanto en la formación odontológica como en el ejercicio profesional, dando relevancia a los avances de la Odontología para el futuro.

La Odontología ha tenido cambios importantes en estos dos últimos años tanto en la formación como en el ejercicio profesional, debido a la situación de pandemia que vivimos a nivel mundial, y al factor de riesgo que se genera desde la intervención directa que realizamos los odontólogos al estar en contacto con los fluidos orales, principal vía de contagio del virus.

En la Formación Odontológica: iniciadas las restricciones de aislamiento, se estructuró en nuestra universidad la continuidad de los procesos de formación tanto en el componente teórico como en el práctico, estableciendo una mayor flexibilidad que permitió la inclusión de nuevas metodologías de manera remota haciendo uso de recursos y herramientas tecnológicas, para llevar a cabo la transmisión de las clases teóricas o cátedras virtuales por medio de plataformas que permiten la conexión en tiempo real del grupo de estudiantes y su profesor mediante el uso de dispositivos móviles o equipos de cómputo. Dichas plataformas cuentan con una serie de herramientas que permiten la interacción durante la clase, permitiendo acciones tales como intervenciones, realizar comentarios por chat, realización de evaluaciones y grabar las clases. Se implementan nuevas técnicas de aprendizaje como la gamificación que busca mediante la realización de actividades lúdicas y juegos, dinámicas que motivan al estudiante a interiorizar conocimiento o resolver retos a partir de vivencias experienciales[1].

Otra de las estrategias utilizadas es la de aplicaciones interactivas para clases virtuales, las cuales se encuentran disponibles en internet y son utilizadas con el fin de hacer más dinámicas las clases con presentaciones interactivas que incluyen videos o ejercicios grupales.

"Un aspecto primordial es la atención integral de los pacientes a partir del previo conocimiento de la historia natural de la enfermedad y sus implicaciones de carácter sistémico".

La actividad práctica en odontología no podrá ser sustituida por ningún método a distancia, razón por la cual se implementó el uso de videos con demostraciones o presentaciones de casos clínicos para discusión, fomentando así el criterio clínico y la toma de decisiones, sin suplir la necesidad de llevar a cabo posteriormente la práctica preclínica y clínica de manera presencial. Es por esto que para dar continuidad a las prácticas se estructuró un programa de envío de materiales de trabajo a los estudiantes con el fin de llevar a cabo el desarrollo de las mismas mediante la transmisión remota de las demostraciones prácticas por parte de los docentes para que los estudiantes igualmente lo hiciesen desde sus casas. Con respecto a las actividades clínicas luego del retorno a la presencialidad, la estrategia utilizada fue el aumento en el número de sesiones, prolongando el semestre con el fin de dar cumplimiento a los tiempos requeridos para la finalización de los tratamientos de los pacientes y el cumplimiento de competencias por parte de los estudiantes.

Tanto la facultad de odontología, sus laboratorios y sus clínicas tuvieron que adecuarse con nuevas medidas de bioseguridad para el reinicio de actividades presenciales.

Para el ejercicio profesional hubo que adecuar los consultorios con medidas de bioseguridad extremas para evitar el contagio y la contaminación cruzada, aspecto que ha implicado generar una nueva conciencia del autocuidado a los pacientes con el fin de que no asistan a consulta si presentan síntomas, al igual que la responsabilidad que ha implicado para los profesionales y el personal auxiliar en las medidas de bioseguridad y la implementación de nuevos dispositivos, medicamentos y aditamentos para salvaguardar su salud y la de los pacientes.

PUBLICIDAD

Otra estrategia implementada para dar seguimiento a los pacientes es la teleconsulta para conocer su estado de salud y dar algunas indicaciones mientras se retomaba la consulta presencial. Esta nueva forma de interacción nos ha llevado a repensar no solo la formación de los estudiantes, sino también el ejercicio de los profesionales.

Esta interacción se ha venido implementando en la formación de los estudiantes, especialmente cuando se encuentran en centros hospitalarios o cuando se desplazan a las regiones a prestar su internado o "ruralito", espacios en los cuales no están en contacto directo con sus profesores o especialistas y en ocasiones requieren de una interconsulta con éstos. Es así cómo a través de su móvil y la implementación de una historia clínica digital pueden recurrir en tiempo corto al experto para dar respuesta a sus inquietudes en el diagnóstico y plan de tratamiento del paciente que están atendiendo, para así tratar pronta y oportunamente a la situación de urgencia que se les presenta.

Tendencias de formación

En los últimos 10 años la Odontología ha experimentado cambios vertiginosos por la inclusión de nuevas tecnologías como los escáneres, la radiología 3D, la tomografía, el uso de nuevos materiales, la impresión 3D, la inteligencia artificial y la concepción de la estética que ha asumido una relevancia importante en las personas y en el ejercicio de los profesionales.

La introducción de estas nuevas tecnologías ha implicado incluir dichas temáticas en el currículo, lo que incrementa el número de horas tanto teóricas como prácticas dentro del plan de estudios, aspecto que debe tenerse en cuenta para no saturar los programas de formación.

Sin duda debemos además fortalecer la formación integral humanística y bioética de los estudiantes, al igual que su formación tecno-científica. Es por ello que se propone estructurar un modelo de formación flexible mediante una metodología de distribución de los componentes en módulos, en los cuales se estructuran núcleos problémicos o temáticos en cada uno de los semestres a lo largo de toda la carrera con el fin de que el estudiante pueda comprender de manera integrada las asignaturas de forma transversal a partir de dichos núcleos o nodos temáticos.

Teniendo en cuenta por supuesto las ciencias básicas como fundamento en los primeros semestres, complementado con una formación humanística que contemple las bases de la bioética: la ética deontológica, la historia del desarrollo de las biotecnologías, la macrobioética y la responsabilidad del ser humano con el ecosistema, la comprensión de la evolución de la humanidad, los avances biotecnológicos y los cambios sociales, políticos y económicos desde las ciencias sociales y sus implicaciones en la epidemiología de la salud bucodental.

Se debe contemplar un abordaje interdisciplinario dentro de una visión holística del proceso salud-enfermedad, de tal forma que considere las realidades psicosociales y culturales del paciente, la familia y la comunidad, lo cual le permite asumir una actitud crítica para la toma de decisiones éticas con el fin de establecer programas que propendan a mejorar las condiciones de salud de la población.

Un aspecto primordial es la atención integral de los pacientes a partir del previo conocimiento de la historia natural de la enfermedad y sus implicaciones de carácter sistémico, contando con la alternativa de una adecuada remisión de acuerdo con las limitaciones éticas del conocimiento científico del profesional.

Este es un aspecto fundamental, que debe tenerse en cuenta durante las prácticas formativas clínicas de los estudiantes y en la relación profesor-estudiante-paciente, puesto que en ocasiones prevalece, o se le da más importancia al requisito que debe cumplir el estudiante con el fin de tener las competencias establecidas en su semestre, en contraposición con la necesidad de dar solución al motivo de consulta del paciente o a la atención integral del paciente. Esto genera una serie de tensiones, conflictos y dilemas bioéticos en la relación profesor-estudiante-paciente, en los que evidentemente debe generarse un consenso que beneficie la salud del paciente entorno a una excelente formación de un estudiante, quien tiene como modelo a seguir un profesor idóneo con cualificación en el trato interpersonal y en sus competencias docentes y profesionales. Dicho entorno docente-asistencial debe ser cuidadosamente monitorizado por la dirección de la clínica y del programa con el fin de establecer procesos de capacitación de los docentes tanto en bioética como en pedagogía y docencia universitaria, y talleres con los estudiantes y docentes acerca del adecuado seguimiento de las historias clínicas y de los casos clínicos, para así establecer un análisis desde un enfoque biopsicosocial (enfoque de formación en la Universidad El Bosque) para realizar un adecuado diagnóstico, pronóstico y establecer el plan de tratamiento a ejecutar.

"La formación permanente a lo largo de la vida profesional es fundamental con el fin de asegurar la actualización continua del odontólogo, lo cual le permitirá llevar a cabo un ejercicio profesional ético, con calidad y excelencia".

Algunos autores promueven la estructuración de ambientes educativos de construcción colectiva, que permitan al estudiante adquirir los conocimientos científicos y humanísticos a partir del aprendizaje crítico, reflexivo y consensuado, que beneficie el bienestar y la calidad de vida de los pacientes y vele por la dignificación del ejercicio ético[2].

En esta propuesta de formación odontológica se deben incluir el uso de las nuevas tecnologías mencionadas anteriormente, como lo son los simuladores a partir de los cuales los estudiantes pueden experimentar la atención del paciente y el desarrollo de diversos tratamientos, aspecto dirigido a mejorar sus competencias en presencia de un paciente real.

Más importante aún es el fortalecimiento de competencias blandas como, la capacidad de mantener comunicación asertiva, la comprensión, la compasión y el consenso para la toma de decisiones compartidas, actitudes y aptitudes que debe adquirir el futuro profesional a lo largo de su proceso formativo[3].

Hacia los últimos semestres de la carrera se establecen áreas de profundización en las cuales el estudiante puede seleccionar un énfasis que puede desarrollar en los programas de educación avanzada en los postgrados o maestrías, de tal forma que finalizando su curso logre una certificación que lo acredite y pueda homologar en un futuro al acceder a dicho programa de formación postgraduada.

La implementación de la Inteligencia Artificial mediante el uso de algoritmos alimentados por datos, las funcionalidades de los sistemas 3D, el "big data", el "machine learning" o aprendizaje automatizado, los escáneres intraorales y el uso de los sistemas maquinados con el fin de predecir los tratamientos y prever los resultados, son tecnologías que están a disposición de la formación de estudiantes de pre y postgrado, de tal forma que los nuevos profesionales egresen con los conocimientos requeridos y las indicaciones y contraindicaciones del uso de estas nuevas tecnologías que les permitan llevar a cabo un adecuado ejercicio profesional.

La teleodontología se ha implementado de manera satisfactoria para la práctica docente asistencial, especialmente en casos en los cuales el estudiante se encuentra en práctica hospitalaria y debe consultar a un especialista en consulta de urgencia o en interconsulta; de igual forma, el profesional en interconsulta o en consulta con su paciente, lo que agiliza y da respuesta oportuna a la necesidad del paciente.

Por último, la nanotecnología en odontología está adquiriendo una importancia relevante, puesto que se percibe un panorama promisorio futuro en donde prevalecerá el uso de nanodispositivos, en el nanodiagnóstico para la identificación precoz de enfermedades o predisposiciones a nivel celular o molecular; la ingeniería tisular para la preservación de los tejidos, la renaturalización de la dentición o el mantenimiento de la integridad de la salud bucodental o la realización de procedimientos en menor tiempo[4]; todo esto teniendo la certeza de no incurrir en falta a la ética profesional y salvaguardando a toda costa la integridad y la salud de los pacientes.

Finalmente, quiero afirmar que la formación permanente a lo largo de la vida profesional es fundamental con el fin de asegurar la actualización continua del odontólogo, lo cual le permitirá llevar a cabo un ejercicio profesional ético, con calidad y excelencia.

___________________________________________________________________________________________________________________

María Clara Rangel Galvis, Rectora Universidad El Bosque de Bogotá, Colombia, es Odontóloga-Ortodoncista, Magister en dirección Universitaria y PhD en Bioética.

________________________________________________________________________________________________________________________

Más artículos sobre Formación en Odontología

1. Editorial. Los retos de la formación en Odontología

2. Perspectiva de OFEDO-UDUAL 

3. Hacia dónde se dirige la odontología 

4. El docente como ejemplo de comportamiento ético 

5. La educación de los profesionales de la salud oral en Europa

6. La movilidad en la Facultad de Odontología de Montpellier

7. Reflexiones sobre la formación y el ejercicio de la profesión

8. El futuro de la educación odontológica

9. Equidad e inclusividad de la comunidad estudiantil LGBT

10. Estado actual de la odontología y visión de futuro

11. Competencias éticas para las futuras generaciones de odontólogos

12. La formación está en nuestras manos

Referencias

  1. Tiol-Carrillo, Agustin. Aplicación de las tecnologías en la educación en odontología durante la pandemia por Covid-19. Revista ADM 2021; 78 (3): 155-161. https://eds-p-ebscohost-com.ezproxy.unbosque.edu.co/eds/pdfviewer/pdfviewers.
  2. Rangel Galvis, María Clara. Una mirada bioética a la formación del odontólogo. Colección Bios y Oikos, 14. Universidad El Bosque.
  3. Rangel Galvis, María Clara. Una reflexión sobre los procesos de enseñanza aprendizaje de la bioética en odontología y sus implicaciones en la formación integral. Revista Colombiana de Bioética. Vol 14. No 2, 2019. https://doi.org/10.18270/rcb.v14i2.2276
  4. Cantin Mario L; Vilos Cristian O. Nanoodontología: El futuro de la odontología basada en sistemas nanotecnológicos. Int. J. Odontostomat.,4(2):127-132,2010.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement