DT News - Latin America - ¿Son las restauraciones conservadoras realmente la cura de la caries?

Search Dental Tribune

¿Son las restauraciones conservadoras realmente la cura de la caries?

Figura 1. Los factores de la etiología multifactorial de la caries son las bacterias, la dieta, la calidad de la saliva, el pH oral, así como el estilo de vida, la higiene y la salud del paciente.

sáb. 30 noviembre 2019

guardar

El autor, miembro del grupo Fradeani Education que dirige Mauro Fradeani en Italia, describe la etiológía multifactorial de la caries y subraya que los clínicos deben atacar los factores causantes de la enfermedad.

  FRADEANI EDUCATION  

La mayoría de los odontólogos se limitan a eliminar las caries sin tomar ninguna otra medida para eliminar las causas de la patología.

A menudo llamamos erróneamente "caries" a la cavidad que se forma en una pieza dental como consecuencia de la acción desmineralizante de bacterias y ácidos. En realidad, el término "caries" debería usarse para indicar a la enfermedad que ataca la superficie de las piezas dentales y que se manifiesta con diferentes signos, lo cual incluye lesiones cavitadas o lesiones cariosas1,2.

La distinción entre la patología y sus signos es muy importante. Si hablamos de "periodontitis", por ejemplo, buscamos signos de esta patología, como son un sondeo de profundidad, sangrado, placa, movilidad, recesiones, apertura de furcas, pérdida de piezas dentales. El control de estos factores es indudablemente importante, pero la terapia para combatir la periodontitis tiene como objetivo eliminar la biopelícula bacteriana, el sarro, controlar la higiene y el estilo de vida en el hogar, que son las causas de la enfermedad.

Entonces, ¿cuál es la terapia para la causa de caries? ¿Eliminar el tejido desmineralizado y realizar restauraciones conservadoras o terapias endodónticas es la verdadera cura de la enfermedad?

Sin duda, la eliminación de las cavidades cariosas es una operación fundamental para detener la progresión de las lesiones, pero siendo fundamental, una restauración no es la cura real de la enfermedad. La terapia de cualquier patología debe apuntar a combatir las causas, no las consecuencias, mediante la inclusión de factores protectores. Sin embargo, la mayoría de los odontólogos a menudo se limitan a eliminar las caries sin tomar ninguna otra medida.

Como es sabido, la caries es una patología de etiología multifactorial, en la que las bacterias, la dieta, pero también la calidad de la saliva, el pH oral, así como el estilo de vida, la higiene y la salud del paciente desempeñan un papel fundamental. La introducción de compuestos de flúor, calcio y fosfato también es un factor importante a considerar. El delicado equilibrio entre la presencia o ausencia de la enfermedad está determinado por el control más o menos efectivo de factores patológicos y factores protectores3,4 (Figura 1).

El DMF-T

El índice de dientes cariados, perdidos y obturados (“decay-missing-filled index”, en inglés) que se abrevia como DMF-T es un indicador fácil y útil para tener una idea del riesgo de caries del paciente. Consiste en atribuir un punto a cada elemento dental que tiene una cavidad (D), se ha perdido por caries (M) o que tiene empastes (F). Se atribuye un valor a cada elemento, excluyendo los terceros molares. El valor mínimo es 0, el valor máximo es 28. Según las revisiones más recientes de este índice, es posible, en relación con la edad, asignar a los pacientes un nivel de riesgo basado en su historial previo de enfermedad cariosa, dado por la suma de los elementos cariados, perdidos por caries o reconstruidos5,6.

Figura 2. El índice de dientes cariados, perdidos y obturados o DMF-T es un indicador del riesgo de caries del paciente, que consiste en atribuir un punto a cada elemento dental que tiene una cavidad (D), se ha perdido por caries (M) o tiene empastes (F).

La Figura 2 muestra dos ejemplos de diferentes niveles de riesgo. Un niño de 12 años que tiene un nivel de DMF-T de 10 es un paciente en un rango de alto riesgo (área roja). El mismo puntaje se considera normal en un paciente de 65 años (área verde). Sin embargo, hay que decir que este es un indicador del riesgo de caries pasado del paciente. De hecho, no podemos saber si mientras ha habido cambios moderados en los otros factores que pueden afectar el nivel actual de riesgo.

Por lo tanto, el índice DMF-T debe entenderse como un medio rápido para un cribado inicial, que debe ser seguido por el análisis de todos los demás factores, patológicos y protectores, del paciente: calidad y cantidad de saliva, pH oral, evaluación de la dieta, hábito de usar compuestos fluorados o productos remineralizantes.

La Tabla 1 muestra las pautas conductuales y terapéuticas que se pueden implementar según el nivel de riesgo del paciente, que puede ser: bajo, moderado, alto, extremo5,6.

Tabla 1. Pautas conductuales y terapéuticas que se pueden implementar según el nivel de riesgo del paciente, que puede ser bajo, moderado, alto, extremo.

Un paciente con un bajo nivel de riesgo tendrá que hacer controles cada seis meses o cada año, y se limitará al uso diario de una pasta dental con fluoruro. En cambio, un paciente con un nivel de riesgo extremo tendrá que ser seguido con más frecuencia, y seguramente tendrá que hacer pruebas salivales (para el control del pH y el poder de amortiguación de la saliva), tendrá que usar pasta dental con fluoruro y enjuagues bucales diariamente, así como verificar el desarrollo excesivo de biopelícula bacteriana por clorherixidina. Las sesiones de control se realizarán cada 3 meses, con la aplicación profesional de barnices de flúor y, si se considera apropiado, también de productos remineralizantes a base de fosfato de calcio (CPP-APC): fosfato de caseína-fosfato de calcio amorfo). En estos pacientes, se recomienda realizar también un examen radiológico semestral a través de radiografías de mordida5,6. Periódicamente deberá realizarse una nueva evaluación con el objetivo de verificar si, después de la introducción de los factores de protección, el nievl de riesgo del paciente cambia.

Conclusiones

En la lucha contra la caries, el objetivo de los clínicos no debe centrarse solo en realizar restauraciones conservadoras o protésicas, sino que debe incluir también la implementación de protocolos específicos para controlar los factores causales de la enfermedad, así como educar al paciente. Para ganarle realmente a la caries, no es suficiente eliminar las lesiones cariosas, sino que es fundamental implementar un cambio radical en el estilo de vida1-4.

__________________________________________________________________

El Dr. Federico Emiliani, conferencista del Máster en Odontología Digital de la Universidad Tor Vergata de Roma (Italia), donde se ha especializado en la planificación digital del tratamiento estético en prostodoncia fija y el uso de aplicaciones modernas para rehabilitaciones estéticas guiadas, es miembro del grupo Fradeani Education.

Bibliografía

  1. Featherstone JDB. The Science and Practice of Caries Prevention. JADA 2000;131;887-889.
  2. Young DA, Featherstone JDB, Roth JR. Curing the silent epidemic: caries management in the 21st century and beyond. J Calif Assoc. 2007;35(10);681-685.
  3. Jenson L, Budenz AW, Featherstone JDB, et al. Clinical Protocols for Caries Management by Risk Assessment. California Dental Ass. J 2007;35(10):714-23.
  4. Featherstone JD, Prevention and reversal of dental caries: role of low level of fluoride. Community Dent Oral Epidemiol. 1999 Feb.27(1):31-40.
  5. Featherstone JD, Domejean-Orliaguet S, JenAson L, Wolff M, Young DA. Caries risk assessment in practice for age 6 through adult. J Calif Dent Assoc. 2007 Oct;35(10):703-7,710-3.
  6. Sammarco G, Mandrini F. Analisi del paziente cario-recettivo e metodiche mini-invasive. 54° quaderno Amici di Brugg 2011.
  7. Divaris K. Predicting Dental Caries Outcomes in Children: A “Risk” Concept. J Dent Res. 2016 Mar. 95(3):248-54.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement