El hueso remanente es el mejor soporte en implantología

Search Dental Tribune

El hueso remanente es el mejor soporte en implantología

E-Newsletter

The latest news in dentistry free of charge.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.
El Dr. Miguel Peñarrocha propone utilizar el hueso remanente del paciente edéntulo porque ofrece mejor soporte.
Javier de Pisón

Javier de Pisón

mar. 3 julio 2018

save

Dos de los principales investigadores españoles impartieron una relevante conferencia en el congreso de la SEI en Alicante, en la que explicaron los usos que tienen ciertos tratamientos implantológicos en pacientes con condiciones extremas y su posible adaptación a casos de pacientes edéntulos.

Los doctores Miguel Peñarrocha y David Peñarrocha, disertaron sobre "La toma de decisiones en el tratamiento con implantes del maxilar desdentado", tema sobre el que han publicado imporantes artículos.

El Dr. Miguel Peñarrocha, Catedrátrico de Cirugía Bucal y Director del Departamento de Estomatología de la Facultad de Medicina y Odontología en la Universidad de Valencia, resumió para Dental Tribune la esencia de su conferencia de la siguiente manera:

"Hemos planteado que hay muchos pacientes que pierden los dientes, se pierde el hueso como consecuencia y el tejido blando. Cuando vamos a poner un implante, tenemos un problema: que no hay sitio donde poner el implante; entonces, hay que crearlo y crear tejido blando. Pero si se aprovecha el hueso que queda del paciente es más fácil, porque con menos injerto consigues un resultado más eficaz de soporte. Esto es muy importante porque las cirugías son más fáciles para el paciente, tiene menos movilidad".

Respecto al nivel mínimo de hueso para ese tipo de restauración, Peñarrocha explicó que depende del paciente y de los procedimientos que el profesional sea capaz de ofrecer.

"En la charla, hemos dicho que cada paciente se debe clasificar según su clase de atrofias, que se clasifican por grados. Un grado 4 significa que ya perdió todos los dientes, y que la cortical de 8 o 12 mm de grosor se quedó en 3 mm, y ahí no se puede poner ya un implante, porque si el implante tiene 4 mm, necesitamos un mínimo de 8 mm. ¿Qué hacemos? Si la altura es suficiente pero la anchura es pequeña, ponemos un implante que nos permita mantener todo el hueso y regenerar por el otro lado".

El experto explicó que de esta manera "conseguimos, con pocos injertos, mantener el hueso del paciente y crear hueso nuevo. Son injertos palatinizados. Y aprovechamos el hueso remanente. También usamos el uso de la zona canina, el fronto maxilar, porque los dientes más fuertes en la boca son el canino y el primer molar. El hueso depende de los sitios por donde pase la fuerza. Nuestro organismo responde con hueso a la transmisión de fuerzas".

En la conferencia, el Dr. David Peñarrocha habló también del uso de los implantes nasopalatinos, cuyo uso no es frecuente.

El padre de David explicó que se trata de un implante que se pone por donde sale el nervio nasopalatino que va a la parte anterior del paladar. "Es un nervio también está atrofiado en que los pacientes que tienen atrofia de hueso de los maxilares, así que quitarlo es una opción para poner un implante donde esta el nervio", explicó.

Miguel Peñarrocha dijo que hay ocasiones en las que no se pueden hacer fácilmente injertos porque no se puede maniobrar y que la zona de caninos y la zona nasopalatina, permiten su colocación debido a su sitación en la boca.

"Aprovechamos el sitio que tenemos, la zona nasopalatina para poner un implante y la zona canina para poner otros dos, y con eso hacemos una prótesis fija, muy pequeña porque no cabe más. Esto sirve para poner dientes a pacientes con una enfermedad rara llamada epidermólisis ampollosa, que no pueden masticar y se tragan los alimentos sin masticar y les causa úlceras en el esófago, que también se les cierra por las cicatrices" que causa, explicó. Este tratamiento se ha adaptado a otros pacientes que lo pueden necesitar.

Peñarrocha finalizó diciendo que es una cirugía muy fácil, pero que solamente se hace cuando no hay otra opción: "Si hay hueso al lado, es mucho más saludable poner el implante al lado y no tocar el nervio. Esto se hace cuando el paciente es muy terminal".

Recursos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement