Dental Tribune Latin America

Cómo ser líder en odontología. Parte I

By Helga Mediavilla
June 15, 2019

La experta en psicología en el consultorio, Helga Mediavilla, describe las cualidades de un buen líder para conseguir un equipo de trabajo que funcione fluidamente y en la misma dirección.

  PSICOLOGIA & ODONTOLOGIA  

“Si es que la gente hoy en día no quiere trabajar”, “les digo una y otra vez cómo quiero que se hagan las cosas y no les interesa aprender”,“Ellos mismos tienen que saber lo que hay que hacer”, “con todo el trabajo que tengo, no puedo estar pendiente también del equipo”.

¿Te suena familiar? Ya son 25 años escuchando las quejas, las dudas, el malestar del líder con su equipo y el del equipo hacia su jefe.

Pues sí. El equipo es el mayor valor que tienes en tu clínica y hay que cuidarlo y construirlo. Luego, funcionará solo.

“Un buen líder debe saber comunicar y gestionar la información que hay que transmitir a su equipo”

Profundizaremos en las cualidades de un buen líder para conseguir un equipo que funcione fluidamente y en la misma dirección. Estas cualidades a veces ya se han aprendido y otras veces se pueden aprender. Para eso está la Psicología y la Gestión, para enseñar cualidades que uno no tiene y para adquirir recursos que uno no posee. 

Competencias de un buen líder

1.-Habilidad para comunicar y gestionar información

2.-Habilidad para escuchar bien y EMPATIZAR con los miembros de tu equipo

3.-Habilidad para hacer preguntas y obtener la información necesaria

4.-Habilidad para ser asertivo y no sumiso o agresivo o agresivo-pasivo

5.-Habilidad para motivar a los miembros de tu equipo

6.-Habilidad para dar feedback: para comunicar información útil sobre el comportamiento del otro sin crear conflicto.

En este artículo vamos a hablar de la primera de las capacidades que debe tener un buen líder: “Debe saber comunicar y gestionar la información que hay que transmitir a su equipo”. Es algo a lo que hay que dedicarle su tiempo y hacerlo correctamente. En muchas ocasiones comentamos al compañero los cambios que queremos entre paciente y paciente o al cruzarnos por el pasillo, mientras estamos haciendo otra cosa. Esa no es la forma correcta. Luego nos quejamos de que algo que hemos pedido no se hace bien. En muchas ocasiones es el líder quien no lo ha pedido de la forma correcta, en el momento correcto, con la claridad necesaria, o, incluso, quien no ha comprobado que la instrucción se haya entendido.

El líder es el responsable de saber qué tiene que saber el equipo y qué no. Y transmitir la información de forma clara y operativa. Confirmar que lo que se ha pedido se ha entendido y se está realizando de forma continuada. Por ejemplo: cambio de algún aspecto del protocolo, como entregar al paciente el formulario de aceptación de presupuesto. Hay que saber:

  • Quién lo va a entregar
  • A quién
  • En qué momento
  • Cómo es el formulario
  • Dónde va a estar el formulario
  • Prever problemas y cómo solucionarlos
  • A partir de cuándo se empezará a entregar
  • Cómo supervisar que se está realizando
  • Supervisar que ya siempre se entrega y ya está adquirido el hábito, etc.

El líder tiene que tener claro todos estos aspectos y decidir cuándo lo va a pedir, a quién, si hay cambio en horario o remuneración económica por ello y a través de qué medio lo va a comunicar: correo electrónico, de forma verbal en reunión grupal o personal, WhatsApp, etc.

No hay que informar de todo al equipo, sólo de lo que a cada uno le incumba.

No nos sirve de nada enfadarnos porque vemos que se ha olvidado una y otra vez hacer algo de la forma en la que lo hemos pedido. El responsable de que eso se esté haciendo bien es el propio líder. Algo en la transmisión de la petición ha podido fallar. Si se ha explicado todo bien, entonces puede ser fallo de que no hemos seleccionado adecuadamente al personal para que sea capaz de llevar a cabo la labor que requiere ese puesto de trabajo.

Hay una serie de OBSTÁCULOS para conseguir comunicarnos con nuestro equipo:

  • Creer que un buen equipo tiene que “adivinar” lo que quiero y cómo lo quiero. Si pienso así, entonces no me esforzaré en dar indicaciones claras y saber que tendré que repetirlo alguna vez más.
  • Creer que la culpa la tiene la gente que no se implica, que la culpa la tienen los demás. Si pienso así no buscaré soluciones porque la solución sólo la tienen los culpables.
  • Creer que no se puede aprender, que cada uno es como es. Si pienso así, no intentaré enseñar a mi equipo.

Esto son callejones sin salida en la evolución hacia conseguir un buen equipo de trabajo.

Los miembros del equipo siempre te dicen que les encanta tener un “jefe” que les enseña a hacer su trabajo y que sean capaces de decirles claramente lo que quieren de ellos. Cuando el líder no sabe pedir, el personal está perdido y desmotivado. El barco va a la deriva.

Sólo hay que pedirlo.

___________________________________________________________________________* La Dra. Helga Mediavilla, Psicóloga Clínica y Coach, es fundadora de Psicodent en Madrid (España), institución que ofrece Servicios de Consultoría, Coaching y Cursos para la mejora del entorno laboral en la Clínica Dental.

Comments are closed here.

Latest Issues
E-paper

DT Latin America No. 5, 2020

Open PDF Open E-paper All E-papers

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International