Dental Tribune Latin America

Diario de un impantólogo español en República Dominicana

By Juan Manuel Aragoneses
March 24, 2020

El autor, reconocido director de programas universitarios, catedrático y especialista en Implantología Oral, ofrece una descripción de un día de aislamiento durante la crisis del coronavirus.

  LA ODONTOLOGIA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS  

Primero vamos a poner en contexto el problema en República Dominicana.

Soy un español que vive y trabaja en República Dominicana desde hace seis años. Vivo solo en mi casa, en Santo Domingo, la capital. Aquí, estamos en cuarentena desde el sábado pasado, ya van 7 días, obligatoria para los mayores de 60 años y con patología de riesgo que, como yo, tenemos que quedarnos en casa. Y, además, hay un toque de queda desde las 8 pm hasta las 6 am en todo el país, por lo que nadie puede salir en esas horas. Ese es el contexto general ahora, pero se supone que estas medidas se irán incrementando.

Esto, que se podría creer que es una medida esencial para detener la propagación del virus, como en muchos otros países, la gente se lo salta a la “torera”, como decimos en España. Mucha gente en Santo Domingo, y especialmente en otras zonas más tranquilas, anda por la calle sin protección de ningún tipo: los repartidores vienen a la casa a entregarte los pedidos sin mascarilla ni guantes, no respetan la distancia mínima y la gente todavía se reúne para hacer fiestas particulares en casas y jugar al dominó en los colmados. No ven, o no quieren ver todavía, la gravedad del caso que está afectando a todo el planeta. ¿Será por falta de información o desinformación?¿Por qué algunos nos creemos más listos y mejores que el resto de los humanos? ¿Por falta de educación y solidaridad? ¿O porque el número de casos todavía no es alarmante en RD? No sé.

6.00 am. Comienza el día temprano, me levanto y lo primero, miro con ansiedad en mi teléfono los whatsapps recibidos. Las 5 horas de diferencia menos con Europa hacen que me haya llegado numerosa información de España y Holanda en forma de mensajes; la reviso con atención para ponerme en contexto y luego me pongo en contacto con mis hijos, bien vía telefónica o por mensajes de voz, los de texto no transmiten el sentimiento; uno vive en Holanda y el otro en Madrid. Me acercan a la diferente realidad que están viviendo cada uno de ellos, que es abismal. La situación que me “pintan” de Madrid es caótica desde el punto de vista sanitario, la de Holanda es bastante mejor, pero eso no calma nunca la preocupación que uno tiene por sus hijos.

8.00 am. Hora de ponerme en contacto con la gente de RD. Es otra realidad totalmente diferente: aquí el número de casos es todavía bajo en comparación con otros países, la gente que ha fallecido es menor, eso hace que los problemas se vean de diferente manera, aunque creo que seguirá la regla general que se está viendo en el entorno mundial, por desgracia.

10.00 am. Hacer gimnasia, necesario para mantener el cuerpo en movimiento y no adocenarnos, si no, nos vamos a poner gordos del sedentarismo en casa, casi sin movimiento; intento mantener la tensión durante una hora, es bastante más difícil que ir al gimnasio.

"Estamos preparando un libro nuevo, que se titulará probablemente “Implantología Digital”. Más de 20 clínicos de siete países diferentes colaboran con diferentes capítulos". 

11.00 am. Revisión del mail, cuánta gente en cuarentena hay en el mundo, tengo montones de mensajes, significa que la gente está agobiada de estar en su casa encerrada. Vamos a los importantes primero, revisión de los que me han enviado del capítulo del libro nuevo que estamos preparando, que se titulará probablemente “Implantología Digital”. Más de 20 clínicos de siete países diferentes colaboran con diferentes capítulos. Me envían estos capítulos previos de los diferentes temas, y trato de corregir y coordinar que estén correctos y no se solapen las ideas. Tarea intensa.

13.00 pm. Aún no he terminado con todos los capítulos del libro recibidos por mail, pero hora toca descansar un poco, hacerme la comida, ponerme delante de la televisión, comer y después un rato de relax, para recomenzar la vida a las 3 de la tarde.

15.00 pm. Para no estar siempre con lo mismo, vamos con un proyecto de investigación que estamos preparando un grupo de profesores de la universidad, a través de whatsapp y google docs. Estamos en la preparación del Consort (Consolidated Standards of Reporting Trials) de un proyecto clínico de investigación en RD para publicación de artículos, lectura de los diferentes artículos recomendados, composición del proyecto, preparación del material y métodos y recopilación de datos. Muy intenso. Una vez termine esta cuarentena, esperamos podemos comenzar con los pacientes. Tengo mucha ilusión puesta en ello.

17.00 pm. Parada, un café y un tiempo de relax. Todo el día he estado delante de la computadora prácticamente, se me cansa la vista y la mente de tanta intensidad, necesito este tiempo.

18.00 pm. Volvemos a los capítulos del libro, que esperábamos tener listo para finales de octubre, pero a este paso estará terminado en julio, al menos la parte escrita. Luego faltan las correcciones y la maquetación, se está adelantando mucho con este problema que se nos ha avecinado con el covid19.

19.00 pm. Reviso los whatsapps, cuánta gente en España hay conectada todavía a esta hora, las 12 de la noche. Me mensajeo con ellos, tengo muchos amigos en España, no he roto la comunicación con ellos, me cuentan su día, se les nota el cansancio y el gran estrés psicológico que están padeciendo, sobre todo la gente de Madrid. Las noticias son tremendamente negativas allí, no se merecen lo que están viviendo, los que tienen familias ingresadas están muy apenados y preocupados.

20.00 pm. Hora de hacer video conferencias con gente de RD. Tengo muchos menos amigos aquí, después de años no he sido muy social que digamos; quizás sea yo, la idiosincracia del país, o bien los diferentes tipos de culturas, o un poco de todo ello junto. Aún así, nos contamos nuestro día y nos damos un apoyo moral para el día siguiente.

21.00 pm. Fin del día, preparar la cena, comerla frente al televisor, y descansar del día que ha sido intenso a nivel intelectual aunque no físico.

____________________________________________________________________________

El Dr. Juan Manuel Aragoneses, experto en Implantología Oral, es autor del libro “Elevación sinusal. Perspectiva multidisciplinar”, publicado por Atlantis Editorial.

  

1 Comment

  • Excelente artículo, vivo también en Santo Domingo y la verdad es que es terrible la ignorancia que hay en este país. Estoy de pasada estudiando Periodoncia e implantes dentales y fui la primera en retirarme de la clínica mucho antes de que anunciaran las medidas. Los directores de la escuela tuvieron que esperar a que el Ministerio de Salud Pública dijera las medidas sin tomar en consideración la gravedad del asunto y eso es un error terrible.

    Honestamente me sentí como Pericles y sus planes estratégicos de guerra, que nadie le hacía caso y lo tildaba como de loco. Si no fue después, a medida que se iban dando los acontecimientos es que cayeron en conducta racional a lo que había mencionado.

    Gracias por compartir y sería un honor conocerle Dr. Juan

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diario de un impantólogo español en República Dominicana

By Juan Manuel Aragoneses
March 24, 2020

El autor, reconocido director de programas universitarios, catedrático y especialista en Implantología Oral, ofrece una descripción de un día de aislamiento durante la crisis del coronavirus.

  LA ODONTOLOGIA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS  

Primero vamos a poner en contexto el problema en República Dominicana.

Soy un español que vive y trabaja en República Dominicana desde hace seis años. Vivo solo en mi casa, en Santo Domingo, la capital. Aquí, estamos en cuarentena desde el sábado pasado, ya van 7 días, obligatoria para los mayores de 60 años y con patología de riesgo que, como yo, tenemos que quedarnos en casa. Y, además, hay un toque de queda desde las 8 pm hasta las 6 am en todo el país, por lo que nadie puede salir en esas horas. Ese es el contexto general ahora, pero se supone que estas medidas se irán incrementando.

Esto, que se podría creer que es una medida esencial para detener la propagación del virus, como en muchos otros países, la gente se lo salta a la “torera”, como decimos en España. Mucha gente en Santo Domingo, y especialmente en otras zonas más tranquilas, anda por la calle sin protección de ningún tipo: los repartidores vienen a la casa a entregarte los pedidos sin mascarilla ni guantes, no respetan la distancia mínima y la gente todavía se reúne para hacer fiestas particulares en casas y jugar al dominó en los colmados. No ven, o no quieren ver todavía, la gravedad del caso que está afectando a todo el planeta. ¿Será por falta de información o desinformación?¿Por qué algunos nos creemos más listos y mejores que el resto de los humanos? ¿Por falta de educación y solidaridad? ¿O porque el número de casos todavía no es alarmante en RD? No sé.

6.00 am. Comienza el día temprano, me levanto y lo primero, miro con ansiedad en mi teléfono los whatsapps recibidos. Las 5 horas de diferencia menos con Europa hacen que me haya llegado numerosa información de España y Holanda en forma de mensajes; la reviso con atención para ponerme en contexto y luego me pongo en contacto con mis hijos, bien vía telefónica o por mensajes de voz, los de texto no transmiten el sentimiento; uno vive en Holanda y el otro en Madrid. Me acercan a la diferente realidad que están viviendo cada uno de ellos, que es abismal. La situación que me “pintan” de Madrid es caótica desde el punto de vista sanitario, la de Holanda es bastante mejor, pero eso no calma nunca la preocupación que uno tiene por sus hijos.

8.00 am. Hora de ponerme en contacto con la gente de RD. Es otra realidad totalmente diferente: aquí el número de casos es todavía bajo en comparación con otros países, la gente que ha fallecido es menor, eso hace que los problemas se vean de diferente manera, aunque creo que seguirá la regla general que se está viendo en el entorno mundial, por desgracia.

10.00 am. Hacer gimnasia, necesario para mantener el cuerpo en movimiento y no adocenarnos, si no, nos vamos a poner gordos del sedentarismo en casa, casi sin movimiento; intento mantener la tensión durante una hora, es bastante más difícil que ir al gimnasio.

"Estamos preparando un libro nuevo, que se titulará probablemente “Implantología Digital”. Más de 20 clínicos de siete países diferentes colaboran con diferentes capítulos". 

11.00 am. Revisión del mail, cuánta gente en cuarentena hay en el mundo, tengo montones de mensajes, significa que la gente está agobiada de estar en su casa encerrada. Vamos a los importantes primero, revisión de los que me han enviado del capítulo del libro nuevo que estamos preparando, que se titulará probablemente “Implantología Digital”. Más de 20 clínicos de siete países diferentes colaboran con diferentes capítulos. Me envían estos capítulos previos de los diferentes temas, y trato de corregir y coordinar que estén correctos y no se solapen las ideas. Tarea intensa.

13.00 pm. Aún no he terminado con todos los capítulos del libro recibidos por mail, pero hora toca descansar un poco, hacerme la comida, ponerme delante de la televisión, comer y después un rato de relax, para recomenzar la vida a las 3 de la tarde.

15.00 pm. Para no estar siempre con lo mismo, vamos con un proyecto de investigación que estamos preparando un grupo de profesores de la universidad, a través de whatsapp y google docs. Estamos en la preparación del Consort (Consolidated Standards of Reporting Trials) de un proyecto clínico de investigación en RD para publicación de artículos, lectura de los diferentes artículos recomendados, composición del proyecto, preparación del material y métodos y recopilación de datos. Muy intenso. Una vez termine esta cuarentena, esperamos podemos comenzar con los pacientes. Tengo mucha ilusión puesta en ello.

17.00 pm. Parada, un café y un tiempo de relax. Todo el día he estado delante de la computadora prácticamente, se me cansa la vista y la mente de tanta intensidad, necesito este tiempo.

18.00 pm. Volvemos a los capítulos del libro, que esperábamos tener listo para finales de octubre, pero a este paso estará terminado en julio, al menos la parte escrita. Luego faltan las correcciones y la maquetación, se está adelantando mucho con este problema que se nos ha avecinado con el covid19.

19.00 pm. Reviso los whatsapps, cuánta gente en España hay conectada todavía a esta hora, las 12 de la noche. Me mensajeo con ellos, tengo muchos amigos en España, no he roto la comunicación con ellos, me cuentan su día, se les nota el cansancio y el gran estrés psicológico que están padeciendo, sobre todo la gente de Madrid. Las noticias son tremendamente negativas allí, no se merecen lo que están viviendo, los que tienen familias ingresadas están muy apenados y preocupados.

20.00 pm. Hora de hacer video conferencias con gente de RD. Tengo muchos menos amigos aquí, después de años no he sido muy social que digamos; quizás sea yo, la idiosincracia del país, o bien los diferentes tipos de culturas, o un poco de todo ello junto. Aún así, nos contamos nuestro día y nos damos un apoyo moral para el día siguiente.

21.00 pm. Fin del día, preparar la cena, comerla frente al televisor, y descansar del día que ha sido intenso a nivel intelectual aunque no físico.

____________________________________________________________________________

El Dr. Juan Manuel Aragoneses, experto en Implantología Oral, es autor del libro “Elevación sinusal. Perspectiva multidisciplinar”, publicado por Atlantis Editorial.

  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Latest Issues
E-paper

DT Latin America No. 9, 2020

Open PDF Open E-paper All E-papers

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International