Dental Tribune Latin America

Hemisferios cerebrales: neuronas espejo y empatía

Moacyr Ely Menéndez nos explica que el predominio de uno u otro hemisferio cerebral suele ser determinante en el carácter de los individuos, lo que a su vez tiene relevancia en el comportamiento de nuestros pacientes.

  NEUROCIENCIA Y ODONTOLOGIA  

Muchas veces nos preguntamos si un amigo tiene un predominio cerebral lógico o cinestésico, debido a su comportamiento. Es difícil apreciarlo con claridad, pero la neurociencia en la actualidad nos ofrece muchas formas de definir este predominio.

El cerebro está dividido en dos partes, llamadas hemisferio izquierdo y hemisferio derecho, que se unen a través de una estructura formada por millones de fibras nerviosas, conocida como cuerpo calloso, que actúa como un puente de comunicación entre los dos hemisferios. Es por medio de esta estructura que la información del hemisferio izquierdo es utilizada por el hemisferio derecho y viceversa.

Por más que existan algunas controversias entre los neurocientíficos, las funciones de los hemisferios están bien definidas. Cada hemisferio se ocupa de los procesos motores y sensoriales del lado opuesto del cuerpo humano, o sea la información que llega a la médula espinal de la parte izquierda cruza al lado derecho del sistema nervioso, antes de llegar a la corteza cerebral.

Las neuronas espejo nos permiten reproducir no sólo las acciones de otras personas, sino las intenciones y emociones que hay detrás de esas acciones”.

Cada hemisferio se especializa en funciones diferentes. El hemisferio izquierdo piensa lineal y metódicamente.Este se ocupa sólo del pasado y del futuro. Es analítico, pues posee la capacidad de resolver razonamientos lógicos y problemas numéricos. En la mayoría de las personas diestras el hemisferio izquierdo controla el lenguaje y otras tareas de procesamiento de la información. Además, cuando necesitamos recordar un dato, el cerebro izquierdo lo extrae de nuestra memoria. En general, el hemisferio izquierdo es más utilizado que el derecho.

Entre las estructuras que componen el hemisferio izquierdo tenemos el "área de Broca", cuya función específica es el procesamiento del lenguaje y la comprensión. Esta es el área que produce el habla, siendo responsable por la expresión oral.

El "área de Wernicke" tiene como función específica la comprensión del lenguaje, ya que es el área receptiva del habla.

Las personas con predominio del hemisferio izquierdo suelen tener mayor capacidad de análisis, resolución de problemas numéricos o reflexiones racionales.

Un grupo de células muy especiales conocidas como las “neuronas espejo” se encuentran en el hemisferio izquierdo, en el área de Broca (región del habla). Estas neuronas constituyen el principio básico de la comunicación, y están involucradas en el acto de generar atención comunicativa, expresar emoción, liderar comportamientos, en el apoyo de la comunicación no verbal (gestual), así como la capacidad de señalar, mostrar y demostrar.

Las neuronas espejo son grupos de células cerebrales que se activan en respuesta a las expresiones no verbales de otras personas, y nos permiten experimentar sus mismas sensaciones y emociones, por medio de un mecanismo con el cual es posible hacer propias las acciones, sensaciones y emociones que vive una persona en un momento dado, permitiendo que nos sintamos más próximos entre nosotros, y facilitando así nuestra interacción.

Como vendedores que somos, debemos hacer uso de nuestras neuronas espejo y activar las de nuestros clientes, teniendo siempre una comunicación kinestésica expresiva y positiva, a la que le debemos prestar mucha atención.

Las neuronas espejo se activan cuando una persona identifica las expresiones faciales de una acción que otra persona está realizando, como si fuera ella misma quien la realizara. En los estudios de Resonancia Magnética se observa que se activan las mismas regiones en ambos cerebros.

Las neuronas espejo se activan tanto al sonreír, como al observar a alguien sonreír. Esta capacidad permite ponerse en el lugar del otro, proceso conocido como “empatía”.

La empatía es la intención de comprender los sentimientos y emociones, intentando experimentar de forma objetiva y racional lo que siente otro individuo.  Colocarse en el lugar del otro nos ayuda a entender mejor las actitudes de las personas en determinadas situaciones, y la manera en la cual se toman decisiones.

Por ejemplo, cuando vemos a alguien sonreír, nuestras neuronas espejo de la sonrisa se activan automáticamente, creando la sensación de felicidad en nuestra propia mente. No pensamos que la otra persona está sonriendo, simplemente entendemos el significado y empatizamos con la persona de forma inmediata y sin esfuerzo.

Sin duda alguna, el sistema de neuronas espejo tiene un papel muy importante en nuestra capacidad de empatizar y socializar con los demás, porque comunicamos nuestras emociones y sentimientos principalmente a través de expresiones faciales.

Al activar las neuronas espejo, también se activa el sistema límbico, lo que nos permite reconocer los gestos faciales, alcanzar nuestros recuerdos y experiencias anteriores, uniendo esta información.

El hemisferio derecho se ocupa de controlar los procesos no verbales de la comunicación, que incluyen la percepción u orientación espacial (visualización tridimensional), la rotación mental de los objetos, y la comprensión del significado de expresiones faciales (reconocimiento y recuerdo de caras, voces y/o melodías). La captación y expresión de nuestras emociones trata sobre el presente, el aquí y ahora. Piensa y recuerda en imágenes, y aprende cinestésicamente a través del movimiento de nuestro cuerpo.

Las personas con predominio del hemisferio derecho son muy creativas e imaginativas, holísticas. Suelen tener mayor facilidad a la hora de pensar, recordar o estudiar a través de imágenes.

Algunas funciones cerebrales están localizadas en determinadas estructuras de un hemisferio, pero esto no significa que funcionen de forma aislada o autónoma. El dominio cerebral engloba el predominio de un hemisferio o el otro, a la hora de procesar, interpretar y presentar la información. Las conexiones entre los dos hemisferios son tan intensas, que es difícil pensar que funcionen de forma autónoma, o sea, nunca utilizamos un solo hemisferio.

Las mujeres tienen mayor capacidad para comunicarse verbalmente. Esto se debe a que, según los neurocientíficos, procesan las palabras con los dos hemisferios. Por este motivo, las mujeres tienen una mayor empatía y facilidad de comunicarse naturalmente. Los hombres tienen mayores aptitudes visoespaciales.

En los niños de corta edad, cada lado del cerebro tiene el potencial de la facultad del habla y del lenguaje. Una lesión en el lado izquierdo en los primeros años de vida produce como resultado el desarrollo de la facultad del lenguaje en el lado derecho del cerebro. El predominio del habla, y probablemente también de otras facultades, se establece firmemente en uno de los hemisferios hacia los diez años de edad, y no puede transmitirse naturalmente al otro con posterioridad.

En trabajos recientes, un equipo de médicos españoles probó con éxito un sistema para operar tumores cerebrales considerados inoperables, porque afectan áreas funcionales, como la del habla. La técnica pionera consiste en cambiar las funciones de sitio, para poder intervenir quirúrgicamente. La capacidad de reorganizar el cerebro abre un universo de posibilidades.

El conocimiento de estas características cerebrales tiene muchas aplicaciones. Un ejemplo de esto es que en la neuroeducación, se han desarrollado innumerables técnicas para incrementar las fortalezas y superar las debilidades, a través de un entrenamiento neurocognitivo, creado para cada persona, individualmente, con la finalidad de superar sus debilidades para cada hemisferio cerebral.

Si bien el predominio cerebral de cada individuo es diferente, éste determina a qué aspectos de nuestra vida le dedicaremos más atención. Pero recordemos que debemos desarrollar el hemisferio que no predomina.

En los próximos artículos trataremos de temas muy interesantes como Neuroliderazgo Neuroventas.

____________________________________________________________________

* El doctor Moacyr Ely Menéndez Castillero, Especialista con Doctorado en Rehabilitación Oral por la Universidad de São Paulo (Brasil), es también Especialista en Odontología Oncológica y autor del libro "ABC de la Informática Odontológica". MBA en Gestión y Marketing Odontológico y graduado en Neuromarketing y Neuroventas.

Comments are closed here.

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International