La ciencia de la biomimética, según Jorge Uribe

Search Dental Tribune

La ciencia de la biomimética, según Jorge Uribe

E-Newsletter

The latest news in dentistry free of charge.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.
El Dr. Jorge Uribe Echevarría durante su conferencia en San José, Costa Rica.

lun. 8 octubre 2018

save

El investigador argentino Jorge Uribe Echevarría explicó a Dental Tribune la importancia de conocer la estructura y la composición de los nuevos materiales de restauración para saber a ciencia ciertas sus verdaderas indicaciones clínicas.

El Dr. Uribe Echevarría, profesor emérito de la Universidad Nacionald de Córdoba (Argentina), accedió a la entrevista después de impartir un conferencia de cuatro horas en el Congreso Nacional e Internacional de Costa Rica sobre el tema de "Adhesión con invasión mínima simplificada y biomimética", donde incluso había gente parada para escuchar la charla.

"La idea actual es que el profesional en este momento pueda observar cómo resultan los biomateriales aplicados en los distintos elementos dentarios, es decir, los casos clínicos, pero también que observen qué está pasando dentro del diente: que observen la estructura del biomaterial, la composición química. Estamos revisando estructuras por microscopía por Confocal LaserScanningy la composición clínica la revisamos con distracción de rayos x y usamos un microscopio no destructivo, el Confocal Laser Microscope, así como también Microscopía Electrónica de Barrido por Emisión de Campode última generación SEM de Zeiss de Alemania y el Confocal es de la Olympus".

¿Por qué es importante conocer la composición de cada compuesto?

Porque los biomateriales tienen elementos atómicos increíbles que les dan fuerza, resistencia, dureza; por ejemplo, algunos materiales de GC Corporation de Japón, como el Equia Forte Fil, tienen incorporado óxido de lantano y en consecuencia es un material muy resistente. La idea (de la investigación) es ver cuánto resiste, porqué resiste y cómo se forman unas esferas que en el cuerpo no están, pero después de la mezcla hay esferas y creemos pueden ser de lantano por una interacción ácido-base a nivel de la superficie. Todo eso es importante, le da tranquilidad al profesional de que lo que está aplicando está bien.

Otro material que estoy investigando es el Solare X, un composite de reciente aparición que tienen fluoruro de iterbio. Eso permite al material, a pesar de ser resinas, que generalmente forman una red impermeable donde el fluoruro no puede actuar, que el fluoruro de iterbio que sea liberado y funcione de esa forma con bioactividad o biofuncionalidad, como se dice ahora, y que genere una biomineralización de dentina.

¿Qué es la biofuncionalidad?

Hasta ahora se utilizó el término bioactividad, que es una una acción fundamentalmente a nivel de la interfaz, donde existe alguna relación química o biomecánica en la interrelación de material; mientras que biofuncionalidad significa función. O sea que, desde el punto de vista de un biomaterial, es mejor la función que la actividad. Los términos no son sinónimos, pero se relacionan.

¿La biofuncionalidad lleva integrada la actividad?

Creo que sí. Martín (Edelberg Director de la Escuela de Postgrado de la Asociación Odontológica Argentina), habla de biofuncionalidad. Habría que cambiar, como dice Martín, el término bioactividad por biofuncionalidad.

¿Cuáles son las ventajas de los nuevos biomateriales?

El profesional puede saber en este momento si un material tiene incorporado resina en base a la cantidad de carbono que tenga, porque si es un polímero o un monómero, eso le da un porcentaje dentro del análisis químico muy importante. Entonces, yo debo hablar en base a eso de la biocompatibilidad, de si un material es biocompatible o citotóxico, yo siempre prefiero materiales biocompatibles. La resina es muy problemática porque, generalmente, se acerca más a la citotoxicidad que a la biocompatibilidad.

¿Pero un odontólogo general conoce todo esto?

El tema pasa por las creencias del odontólogo. Creemos generalmente más en la religión que en la ciencia. En religión, yo puedo creer o no creer y, si creo, es un milagro de fe ¿Por qué? Porque estoy creyendo sin ver, sin analizar. En cambio, en ciencia tengo que analizar, tengo que cuantificar, observar, registrar, sino no es ciencia. Y la otra problemática es que, en ciencia, los iluminados no existen.

¿Cuán científico debe ser un odontólogo?

Lo que pasa es que actualmente es muy fácil copiar y repetir, en vez de tener valores propios. Cuando yo fui secretario de Investigaciones Técnicas en la Facultad de Odontología de Córdoba traté de que los profesores tuviesen valores propios. No cuesta nada hacer una pequeña investigación, un pequeño análisis. Y, si tienes un valor propio, ¿quién te va a decir que no es así? Pero no copiaste, que es lo que hace mucha gente en este momento, y eso ha llevado a la odontología a tener momentos muy serios.

¿También en la clínica?

La clínica también está comprometida.

El investigador argentino agregó que el público de Costa Rica le hizo preguntas tras su conferencia muy inteligentes sobre este tema, que es de por sí bastante complicado.

"El tema es controversial, indiscutiblemente, pero siempre digo que con la controversia se aprende", finalizó el Dr. Uribe Echevarría en esta entrevista, que se puede ver en el canal de TV dental DTV.

 Unas semanas antes, el Dr. Uribe ofreció una serie de charlas sobre la bioremineralización del diente en el congreso mundial FDI Buenos Aires.

Recursos

 

advertisement
advertisement