La evolución de la implantología oral, según Rafael Gómez Font

Search Dental Tribune

La evolución de la implantología oral, según Rafael Gómez Font

E-Newsletter

The latest news in dentistry free of charge.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.
Rafael Gómez Font trazó en su conferencia la evolución de la implantología oral desde que Brånemark fijó las dentaduras a pacientes totalmente edéntulos hasta ahora, en que se restaura todo el sistema estomatognático y su estética por medio de las nuevas tecnologías de realidad virtual y realidad aumentada.

vie. 5 noviembre 2021

save

El deseo de la humanidad de reponer los dientes perdidos es evidente en muchas de las civilizaciones que han poblado la tierra. El Profesor Rafael Gómez Font mostró como evidencia de ello diferentes restos hallados donde se veían los dientes sustituidos por conchas o piedras preciosas, que habían sido colocados post-mortem o incluso pre-mortem. No obstante, no fue hasta la aparición del investigador sueco Per-Ingvar Brånemark cuando se inició el desarrollo de la sustitución eficaz de los dientes con el descubrimiento de la osteointegración. El Prof. Gómez Font describió recientemente esta innovación de la ciencia ante un auditorio de especialistas, ante quienes trazó una apasionante historia de la implantología.

Catedrático de Cirugía Bucal por la Universidad Europea de Madrid, el Prof. Gómez Font transformó así un tema académico en una narración llena de desafíos y retos, cuya misión era descubrir el sistema y la técnica más eficaz para sujetar una prótesis dental en la mandíbula del ser humano.

Poco después de su conferencia en la XV Reunión Internacional de SIOLA en Jerez de la Frontera, titulada “La innovación permanente en la implantología oral”, conversé con el Profesor Gómez Font sobre los inicios y la evolución de la implantología oral.

“Intente transmitir cómo empezó la implantología y los cambios abismales por los que ha pasado desde sus inicios”, me explicó Gómez Font.

“En 1987, un grupo de profesionales de la Universidad Complutense de Madrid, desde la Cátedra del Prof. Manuel Donado Rodríguez y dirigido por el Prof. José María Sada García-Lomas, se desplazaron a la Universidad de Gothenburg, donde estaba Brånemark, para aprender las técnicas de anclaje al hueso para dentaduras completas en los paciente que estaban incómodos y las rechazaban.

Los especialistas que asistieron al congreso de SIOLA concurrieron en la originalidad de la conferencia del Prof. Rafael Gómez Font.

“Fue una experiencia extraordinaria porque luego empezamos en la Escuela de Estomatología de la Universidad Complutense de Madrid, a colocar implantes en pacientes, con todo lo apasionante e innovador que suponía la realización de esta técnica. A partir del boom de la implantología, todo ha ido mejorando, innovando e incorporando las nuevas tecnologías que van apareciendo. Desde que Brånemark empezó a fijar las dentaduras completas a pacientes totalmente edéntulos hasta nuestros días, en que restauramos no solo los dientes perdidos, sino todo el sistema estomatognático y su estética, la implantología ha cambiado radicalmente”.

Y Brånemark no era odontólogo.

No, era profesor de anatomía y quería averiguar qué pasaba dentro de la médula ósea. Él y su grupo colocaron una cámara de titanio dentro de la rodilla de un conejo y la sujetaron con tornillos de titanio, que era un material muy caro. Cuando quisieron recuperarlos, descubrieron que era casi imposible separarlos del hueso. Entonces pensaron en qué aplicación podría tener el titanio en la salud y probaron con los implantes dentales.

¿El titanio se convirtió en el material para colocar implantes en todo el organismo?

Sí, el titanio desde entonces es básico en traumatología, para reemplazo de caderas, hombros y también para las placas a nivel craneal. La osteointegración de Brånemark fue una gran revolución.

Y él fue siempre un gran señor, ¿verdad?

Sí, él era un caballero, una persona que tenía su fundamento e interés científico, pero también pensaba a nivel económico y le sacó rentabilidad a la experimentación, a algo que ha sido un gran avance para la humanidad. Pero también hay que pensar que estuvo muchos años trabajando sin saber en qué iban a resultar sus experimentos. Cuando presentó sus primeros resultados, fueron estudios de más de doce años de investigación, que se planificaron con varios años de antelación y esto supone mucho tiempo, mucho sacrificio y mucha inversión. En su primera etapa estuvo en Europa; su segunda etapa fue en Brasil. Él se retiró a Brasil cuando dejó la universidad, montó otra fábrica de implantes y fue una segunda fase de su vida.

“Resolver el problema de la falta de uno o más dientes sin necesidad de tallar los dientes contiguos, o sin apoyar retenedores metálicos que lo pueden desgastar, es una gran revolución”.

Brasil se convirtió una potencia a nivel de implantes.

Sí, hay muchísima población y una gran necesidad, es una gran potencia en implantología y en técnicas quirúrgicas de implantología.

Es que, hasta hace relativamente poco, el edentulismo era un estigma muy extendido.

Sí, antes se perdían los dientes, se perdía el hueso y no había manera de sujetar una prótesis, y había un verdadero rechazo a las dentaduras, porque que se caían y creaban mucha inseguridad a los pacientes. Conseguir sujetarlas fue algo extraordinario y después reemplazar no solo a los edéntulos totales sino parciales y unitarios, sin tener que implicar los dientes de los lados, es una gran ventaja. La prótesis convencional solucionaba el edentulismo, pero en muchas ocasiones, había que sacrificar dientes, y al tallar el diente se le quita toda la protección del esmalte. Conseguir resolver el problema de la falta de uno o más dientes sin necesidad de tallar los dientes contiguos, o sin tener que apoyar retenedores metálicos que lo pueden desgastar, es una gran revolución.

_________________________________________________

Recibe gratis nuestra Newsletter semanal. Y conecta también con nosotros en Instagram y FaceBook.

_________________________________________________

Y ahora se está haciendo lo que se llama trasplante intencional de dientes propios.

Sí. Hay que hacer una endodoncia en esos dientes porque no siempre se consigue la revitalización. Es el caso del típico tercer molar que hay que quitar y al paciente le falta un 6 por ejemplo; en lugar de descartar el molar, se coloca en el sitio donde falta. Ahora se está relanzando un poco esa idea, que, se abandonó porque hace unos cuantos años, no daba muy buenos resultados. Parece que hoy en día, sobre todo la Escuela de Odontología de Barcelona, están reactivando la técnica de los trasplantes con los medios y conocimientos actuales, que se diferencia de la técnica de reimplante, porque el reimplante sería colocar un diente avulsionado por un traumatismo en su propio alveolo, o sea, en el mismo sitio de donde se ha caído. El trasplante es extraer un diente y colocarlo en otro lugar donde tienes una ausencia de diente. Puede ser un molar o un canino, que es donde se suelen hacer mayoritariamente estos trasplantes.

¿La raíz vuelve a fijarse?

Se busca que se haga una anquilosis, porque el ligamento periodontal no se consigue trasplantar de un sitio a otro. Y el problema de la anquilosis es que, tarde o temprano, acaba apareciendo una reabsorción externa, incluso a veces interna, y por eso se abandonó. Estudiamos esta línea de investigación en la Universidad Complutense, hace ya muchos años, pero la dejamos porque los pacientes, o no volvían y no sabíamos qué había pasado, o si venían, era porque se les caía y se les movía. Ahora esto se está retomando y se están obteniendo buenos resultados, aunque hay que esperar.

Toca en la imagen y síguenos en FaceBook

Volviendo a la conferencia, me pareció interesante el nuevo ángulo con el que presentó la historia de la implantología.

Intenté enseñar desde dónde salimos hasta dónde hemos llegado hoy día, con la realidad virtual y la realidad aumentada, respaldando lo que dije con referencias de publicaciones lo más reciente posible. Los nuevos trabajos sobre la realidad virtual y la aumentada nos conducen a un cambio radical que supone un gran avance y un gran desafío para el futuro.

De todos modos, quiero destacar, porque estoy totalmente de acuerdo, la publicación de Daniel Busser de 2017, que recorre verdaderamente los 50 años de historia de la osteointegración y confirma que Per-Ingvar Brånemark y André Schröeder fueron los primeros que adoptaron un método científico y desarrollaron los estudios de investigación a largo plazo, para respaldar sus hallazgos.

Los casi 200 especialistas en implantología oral que asistieron al congreso de SIOLA concurrieron en la originalidad de la conferencia del Prof. Rafael Gómez Font, que, sin rehuir del rigor científico, consiguió que su charla fuera amena y divertida. Y eso solo lo saben hacer quienes dominan la historia de la implantología oral y encuentran la forma de contar su evolución de una manera nueva e interesante.

Visite la página de SIOLA para más información.

____________________________________________________________

Javier Martínez de Pisón es Editor y Director de Dental Tribune Latinoamérica.

Ver artículos relacionados

Toca en la imagen y síguenos en Instagram

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

advertisement
advertisement