Dental Tribune Latin America

La evolución de lo empírico a lo racional

Por Enrique Jadad Bechara
July 01, 2019

Enrique Jadad hace un recuento de los avances tecnológicos en la Odontología y de las posibilidades diagnósticas y de tratamiento que posibilitan, aunque su elevado costo sigue siendo un gran barrera.

  DIGNIFICANDO LA ODONTOLOGIA  

La Odontología existe desde hace miles de años y su principal función ha estado encaminada al manejo de los daños, el dolor y la estética de los dientes. Claro está, que se ha enfocado también en brindar una masticación adecuada a quienes lo requieren. La ciencia ha ido entregando aportes que, de la mano con la tecnología, han llevado a esta profesión a tener un carácter digital, sin obviar la clínica y el raciocinio de los seres humanos; es por esto que en décadas recientes los protocolos para realizar tratamientos han evolucionado rápidamente.

Hallazgos arqueológicos dan prueba que los egipcios incrustaban piedras preciosas en los dientes; de esto se han encontrado momias que datan del año 3.000 a.C. Los fenicios, así como los etruscos, implementaron prótesis dentales de oro utilizando dientes extraídos a animales con las que reemplazaban los dientes faltantes de los pacientes, de esto dan fe cráneos que datan del año 700 a.C. Los etruscos han sido señalados por ser la primera civilización en utilizar conchas de mar, marfil y huesos de animales como implantes dentales. Se tiene suficiente documentación para afirmar que tanto los mayas, los incas y los aztecas utilizaron incrustaciones de piedras preciosas para adornar los dientes.

Ya en la era moderna, se presentan nuevos biomateriales con propiedades altamente biocompatibles y biomiméticas que se utilizan aún en nuestros días en diversos campos de la medicina y la odontología.

Todos los odontólogos hemos tenido el deseo de conocer y manejar un equipo láser en algún momento de nuestras vidas”.

En el siglo XX, los equipos y biomateriales evolucionaron de tal manera que nos llevaron a una nueva era que hasta hace poco menos de 30 años era impensable. Citemos la evolución que ha tenido la imagenología 3D, o qué decir de la implantología o la robótica CAD/CAM aplicada a la prostodoncia, ortodoncia, cirugía maxilofacial, y la oseointegración, entre otros muchos avances que tenemos a nuestra disposición.

Imagenología 3D, Tomografía CBCT

Aparece en años recientes la tomografía de haz de cónico, conocida como tecnología “cone beam” o CBCT, que produce imágenes a partir de cortes transversales tridimensionales que presentan los planos sagitales, horizontales y verticales, que nos permiten observar con altísima precisión una reconstrucción real en 3D de la anatomía del paciente. Con esta tecnología accedemos a una información anatómica precisa que brinda un gran soporte en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. Apoyados en esta tecnología se puede visualizar la anatomía interna de los maxilares, dientes y estructuras adyacentes que no pueden ser diagnosticadas clínicamente y proporciona menor dosis de radiación que un tomógrafo tradicional.

Implantes oseointegrados

Los implantes oseointegrados se convierten en un adelanto de la profesión y una gran ayuda para los pacientes que han perdido sus dientes o se encuentran afectados de tal manera que deben ser sometidos a extracciones por lesiones, fracturas, trauma o enfermedad periodontal. Esta rama de la odontología llamada oseointegración se basa en la instalación de aditamentos que fueron creados para sustituir dientes ausentes o perdidos. Luego de ser instalados dentro del hueso del maxilar o de la mandíbula y una vez lograda la oseointegración, estos aditamentos le brindan soporte a los dientes que irán unidos a ellos.

Tecnología CAD/CAM

Al hablar de CAD/CAM debemos como primera medida entender lo que estas siglas significan. CAD, como su sigla en inglés lo resume, significa Computer-Aided Design, y CAM se traduce por Computer-Aided Manufacturing. Este es un proceso en el que se utilizan los computadores y programas o softwares especiales que simplifican, perfeccionan y aceleran el diseño y la fabricación de las restauraciones y otros productos requeridos para la planificación y procesos inherentes a los tratamientos requeridos por los pacientes y los odontólogos.

El funcionamiento de esta tecnología se basa en el escaneado de los dientes en el modelo o directamente en la boca del paciente, utilizando las nuevas técnicas y equipos impresión digital. Se requiere de un software 3D que copia y crea las imágenes captadas por el escáner y en el computador se crea el diseño de las prótesis, corona, carillas o estructuras para implantes, entre otros procesos. Este software permite realizar montajes virtuales de modelos en diversos tipos de articuladores digitales, la biblioteca de estos programas viene con diferentes morfologías oclusales y anatómicas de dientes, que nos permite analizar los espacios, los contactos interoclusales y los grosores de las futuras restauraciones, así como los contactos interproximales de los dientes, todo esto con gran exactitud. Luego de tener el diseño, se envía la información a los equipos de fresado o de sinterización para obtener las restauraciones en pocos minutos.

Impresiones digitales

Con el advenimiento de los escáneres intraorales podemos tomar impresiones virtuales de los dientes, los implantes oseointegrados y los tejidos blandos de los pacientes. Estos equipos son de elevado costo y nos permiten copiar con altísima precisión los detalles clínicos de la boca de nuestros pacientes con lo que se llama tecnología 3D en Movimiento. Ofrece al dentista una respuesta instantánea y la posibilidad de evaluar la preparación dentaria y el manejo de los tejidos blandos de una manera impensable hasta ahora. La tecnología 3D en Movimiento graba imágenes de video continuas en 3D, las cuales generan una impresión digital que es utilizada para fabricar restauraciones de alta precisión mediante tecnología CAD/CAM. Trabajar con esta tecnología es muy bien recibido por los pacientes al evitarse las molestias producidas por la toma de impresión tradicional. Es muy importante la exactitud de los resultados que evitan la repetición del trabajo por errores humanos al momento de tomar la impresión; los detalles indeseables se pueden corregir durante el proceso de toma de impresión digital, ya que los detectamos en ese momento y no como sucede con las impresiones tradicionales, donde debemos esperar el vaciado del modelo en yeso.

Guías quirúrgicas computarizadas

Para implementar esta técnica, conocida como cirugía guiada, se debe recopilar la información del paciente realizando un estudio con un escáner y el paciente debe ser preparado con una férula con guías o marcas específicas de los sitios a estudiar para la planificación de la cirugía. De esta manera, sus datos se analizan y estudian con el uso de un programa de software que tiene en cuenta la cantidad y calidad de hueso existente para determinar exactamente los mejores sitios para recibir los implantes, la posición en la que se colocarán y nos permite hacer una simulación virtual de la instalación de los implantes, todo esto sumado a que los diferentes softwares para estos procesos tienen una biblioteca muy completa de diferentes marcas, así como de sus longitudes, grosores y tipo de conexión protésica.

Toda esta información obtenida se envía vía internet al centro de CAD/CAM o al laboratorio donde se fabricará una guía quirúrgica de alta precisión, mediante la cual se coloca el o los implantes exactamente en la misma posición que se había planificado en el computador; con esta tecnología, en muchos casos no es necesario levantar colgajo ni tomar puntos de sutura.

Ortodoncia invisible

Existen en la actualidad dos tipos de ortodoncia invisible, una que ha sido llamada transparente y que consiste en férulas plásticas incoloras que los pacientes pueden ponerse y removerlas fácilmente, y otra que es la ortodoncia lingual, consistente en brackets colocados en la cara lingual de las piezas dentales. Estos brackets hoy día se fabrican personalizados para cada paciente mediante tecnología CAD/CAM, con la que son diseñados por computador y luego maquinados para cada paciente y para cada diente.

La ortodoncia invisible es la mejor opción para aquellos pacientes que, sobre todo, valoran el factor estético durante el tiempo que dura su tratamiento. Consiste en la colocación en la boca de férulas o alineadores transparentes. Estos alineadores son fabricados en plástico mediante programas informáticos en 3D que realizan una simulación virtual de la dentadura, desde que se inicia el tratamiento y durante toda la duración del mismo, hasta llegar a la posición deseada. Así, el especialista puede determinar la evolución del tratamiento en cada momento. Los alineadores se cambian cada dos semanas aproximadamente. En algunas ocasiones el cambio de férula puede realizarlo el propio paciente en su casa siguiendo las indicaciones del especialista, con lo cual se puede retrasar la visita al consultorio.

Tecnología láser

La palabra LASER es un acrónimo inglés de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation.

Todos los odontólogos hemos tenido el deseo de conocer y manejar un equipo láser en algún momento de nuestras vidas. Muchas veces vamos a congresos y ferias dentales con la intención de ver y poder manejar uno de estos equipos que son parte de nuestros sueños y deseos profesionales, aún sin conocer a fondo para qué sirven, cómo se usan o hacia dónde va su evolución y desarrollo.

Los láseres de diodo de baja potencia, o láseres para tejidos blandos, se encuentran reportados en la literatura en inglés como “Low Level Laser Therapy”. Estos equipos generan baja energía mediante emisiones de luz en un espectro infrarrojo que va desde los 632,8, 670 y 830 nanómetros (nm), manejando un promedio en el rango de 1-100mW. Estos láseres de baja potencia se usan en diversos campos de la salud, tanto en odontología como en medicina, y tienen aplicaciones en la estimulación celular de los tejidos, así como efectos analgésicos y antiinflamatorios.

Los equipos láser de alta potencia son aquellos que producen efectos físicos visibles, y que se emplean como sustitutos del bisturí frío o del instrumental rotatorio convencional. Si bien en la bibliografía existen descripciones sobre más de un millar de láseres distintos, en la práctica sólo unos pocos están comercializados y disponibles para su uso clínico. Estos láseres de alta potencia son aquellos con rangos que van desde 1W hasta 15W o más, con una longitud de onda comprendida entre 810nm hasta 2780nm. Son láseres relativamente nuevos en su aplicación en la medicina y la odontología.

Conclusiones

La odontología del siglo XXI se encamina hacia la innovación. Se han desarrollado innumerables productos y equipos de alta tecnología que brindan ayuda a los odontólogos para hacer que su práctica sea más segura y eficaz. Estos avances en la nos permiten realizar mejores diagnósticos y tratamientos, y mejorar también la calidad de vida de los pacientes. Con estos adelantos que nos entrega la ciencia y la tecnología, se puede y debe aumentar la eficacia de los procedimientos, la calidad y la bioseguridad, y facilitar el acceso a los recursos que los pacientes necesitan.

Toda esta tecnología tiene como límite su alto costo; es un mercado que aún hoy día es limitado a un nicho no muy grande de profesionales que pueden tener acceso a ella. Pero no hay que olvidar que la tecnología por sí sola no funciona, ya que se requiere del conocimiento, la experiencia, las manos y la pericia del operador para lograr excelentes resultados en el procedimiento a implementar.

____________________________________________________________________

* El Doctor Enrique Jadad Bechara es Especialista en Rehabilitación Oral, investigador y conferencista con práctica privada en Barranquilla (Colombia). Fundador del Grupo Dignificar la Odontología. Contacto: ejadad@gmail.com

• VER MAS ARTICULOS DE ENRIQUE JADAD

Comments are closed here.

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International