Dental Tribune Latin America

Saldremos fortalecidos siguiendo las normas de desinfección

By Regiane Marton
April 03, 2020

Regiane Marton, directiva de la organización que agrupa a la industria médica y odontológica de Brasil (ABIMO), afirma que hay que seguir los protocolos de seguridad en la clínica odontológica para prevenir la expansión de la pandemia e implementar medidas de protección para la industria brasileña de la salud.

  LA ODONTOLOGIA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS  

"Hay que establecer el máximo rigor en los protocolos de prevención, desinfección y limpieza de ambientes, equipamientos e instrumentos, al igual que en las medidas de contención".

La descripción del concepto de salud realizada por la Organización Mundial de Salud (OMS) en 1948 que afirma que “salud es el estado de completo de bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedad”, no podría ser más actual, ni pertinente.

Estamos viviendo una pandemia con un número de casos mucho mayor que la última declarada por la OMS en 2009, cuando el virus de la influenza H1N1 alcanzó a 74 países y causó casi 20.000 muerte. Las cifras oficiales a comienzos de marzo de 2020 mostraban más de 200.000 casos confirmados de e coronavirus en más de 160 países, las cuales crecen sin parar desde entonces (ver mapa de Johns Hopkins University). Se trata de un virus que presenta una amenaza sin precedentes.

En este contexto de caos, la OMS, así como entidades odontológicas en todo el mundo, ha informado sobre el grado de riesgo del cirujano dentista ante el COVID-19. Actividades diarias de la profesión, como el contacto con el paciente, el uso de instrumentos rotatorios con spray de agua, la condición de salud sistémica de pacientes, la cantidad de atenciones y todas las variables de la actividad clínica odontológica colocan al dentista a tope de riesgo de contagio.

Al caos de salud le sigue el caos socioeconómico. Como en un escenario de guerra, tenemos que tomar decisiones rápidas. La situación socioeconómica de América Latina está lejos de la realidad de Europa, América del Norte y Asia, y a los problemas de salud se le suma ahora el coronavirus.

En el mes de marzo se establecieron medidas de contención para evitar el avance del contagio a nivel nacional, estatal y/o municipal. Los consejos brasileños de odontología emitieron recomendaciones de atención odontológica en tiempos de COVID-19, y coordinaron medidas con el Gobierno. Como profesional de salud, el cirujano dentista tiene el deber de colaborar, ya sea en situaciones de emergencia, en la divulgación de orientación para sus pacientes o  en la suspensión temporal de sus actividades.

La indicación en Brasil durante el período crítico del aumento de la diseminación de casos es la suspensión de las actividades odontológicas que no sean de urgencia comprobada. Además, hay que establecer máximo rigor en los protocolos de prevención, desinfección y limpieza de los ambientes, equipamientos e instrumentos, al igual que en todas las medidas de contención.

Es incontestable que estas medidas deben implementarse en la etapa inicial de la diseminación del virus en las diferentes regiones del mundo, buscando evitar el colapso del sistema de salud y la protección de los grupos de riesgo. Entretanto, también es incontestable el impacto en la sociedad y en la economía mundial.

En la Odontología, todos los actores de la cadena odontológica están siendo afectados por un fuerte impacto económico como resultado de las medidas de contención. En pocos días, las repercusiones de la reducción de pacientes y de consumo por parte de los profesionales han afectado tanto a distribuidores como a la cadena de producción.

Están siendo estudiadas medidas gubernamentales a fin de que la economía no vaya hacia un colapso, pero en el momento actual parece existir una especie de “Decisión de Sofía”, que no se decide entre el no colapso del sistema de salud o el no colapso socioeconómico. Las propuestas contemplan una postergación de las obligaciones económicas, líneas de crédito especiales, exención temporal de impuestos, medidas de emergencia relacionadas a nóminas de pago para apoyar a la economía de los profesionales autónomos y de la industria.

ABIMO se ha destacado por su presencia, cooperación y por ser un canal directo con el gobierno brasileño. Además de actuar en los planes de contención y ampliación de la capacidad de atención, ofrece sugerencias y reivindica medidas de protección para la industria brasileña de la salud.

La odontología brasileña se destaca a varios niveles, con profesionales de excelencia, grandes cifras de investigación y desarrollo y una industria nacional fuerte, exportadora y con considerable reconocimiento. Todo eso es importante para que podamos superar el desafío de este momento que, ciertamente, cambiará el rumbo de la historia.

Preparémonos no solo para detener la diseminación y descubrir la cura para esta enfermedad, sino para reconstruir comunidades y economía. Aunque el COVID-19 sea una amenaza sin precedentes, tenemos también una oportunidad sin precedentes de unirnos, reinventarnos con creatividad y responsabilidad. ¡Seamos más fuertes que ese enemigo invisible!

__________________________________________________________________________________

Regiane Marton es Cirujano dentista y Farmacéutica, especialista en Gestión de Negocios y Normativas, Presidente de Kulzer en Brasil y miembro del Directorio de ABIMO (Asociación Brasileña de la Industria de Productos y Equipamientos Médicos, Odontológicos Hospitalarios y de Laboratorio). Contacto: export@abimo.org.br

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2020 - All rights reserved - Dental Tribune International