Dental Tribune Latin America

¿Ansiedad en los odontólogos? “¡No, qué va!”

Nuestro colaborador hondureño, que está iniciando ahora una nueva vida en la profesión dental en España, comenta sobre el estado de ansiedad provocado por la pandemia en el gremio dental.

  POSTALES DESDE EUROPA  

Me tomé unas semanas para despejar mi mente un poco, ordenar mis ideas y analizar sobre lo peculiar que ha sido este año 2020. Ahora nuevamente estoy frente a la pantalla de mi ordenador para expresar mi opinión personal sobre un tema que, a todos o a casi todos los odontólogos nos preocupa.

Y es que es casi inevitable tener que hablar sobre el tema de moda del 2020, la famosa pandemia y sus efectos colaterales. Nuestras vidas han cambiado de manera sorprendente, ahora la mascarilla o barbijo se volvió parte de nuestro atavío diario, dentro y fuera de nuestros centros de trabajo; jamás se nos pasó por nuestra mente que extrañaríamos tanto ver el rostro de las personas en la calle, quién iba a decir que el “burka” estaría de moda (obligatoria) en los países que no tienen tradición islámica.

"Cada día nos vemos ante la inminente cancelación de citas de pacientes, principalmente los que pertenecen a la población más vulnerable".

Pero ya entrando en el contexto del tema y en la idea que hace semanas viene dando vueltas en mi cabeza, he visto como la ansiedad cada vez va tomando más fuerza en la vida de las personas y de manera sectorial en los odontólogos, ya que somos profesionales que estamos sumamente expuestos al contagio de la covid-19 y también somos potenciales vías de contagio cruzado.

Hablando de la ansiedad, el Centro de Investigación en Salud Mental (Cibersam), la define como: “Una anticipación de un daño o desgracia futura, se acompaña de un sentimiento desagradable o síntomas somáticos de tensión”. 

Y aunque la ansiedad es un estado de la mente que prepara el cuerpo del ser humano ante una posible situación adversa, hay que tener claro que a pesar de ser algo natural, puede convertirse en un estado patológico, provocando daños altamente peligrosos para la mente de las personas que la sufren y hoy, ante esta amenaza pandémica, los odontólogos estamos experimentando un cuadro de ansiedad. La incertidumbre que ha generado, el confinamiento ha obligado a muchos colegas a tomar la decisión de cerrar sus clínicas debido a la falta de pacientes, quienes prefieren no seguir sus tratamientos por temor a contagiarse y es que, a pesar de que estemos tomando muchas medidas de bioseguridad para garantizar la protección de nuestros pacientes, personal administrativo y de nosotros mismos, siempre pueden haber puntos de quiebre en la lucha para evitar un contagio.

Cada día en nuestras agendas nos vemos ante la inminente cancelación de las citas por parte de los pacientes, principalmente los que pertenecen a la población más vulnerable.

Actualmente, Europa está pasando por una etapa de rebrotes que se procuran controlar, pero nada es completamente seguro; existe otra vez la posibilidad de un nuevo confinamiento, el cual dejaría en un estado precario las ya golpeadas economías.

"Esta adversidad nos ha vuelto más fuertes, más ingeniosos y, lo más importante, nos volverá mejores personas".

Y en América Latina, los casos de contagio no disminuyen debido a las enormes dificultades que atraviesan nuestros países, provocando que la gente se aglomere en los mercados, calles, restaurantes y bancos, sin ninguna o muy pocas medidas de bioseguridad.

Claro, no podemos solamente señalar para juzgar, sin duda alguna todas las personas tenemos la necesidad de llevar el sustento a nuestros hogares, aun cuando esto signifique poner en riesgo nuestras vidas y la de la sociedad en general. Con esto no estoy haciendo una apología a desobedecer las recomendaciones que han establecido las organizaciones de la salud a nivel internacional, es más bien una reflexión ante esta gran problemática que atravesamos todos, sin distinción.

Jamás imaginamos que la ansiedad tocaría las puertas de nuestros consultorios con tanta fuerza, ocasionando el cierre de muchos.

Las facturas continúan llegando a nuestras casas, los bancos llaman a nuestros teléfonos insistiendo en el pago de deudas contraídas, las necesidades nos agobian cada día más; solo nos queda la fe y la esperanza de que la pandemia desaparecerá y retomaremos nuestras vidas dentro de lo más cercano a la normalidad; de lo que sí puedo estar seguro, es que esta adversidad nos ha vuelto más fuertes, más ingeniosos y, lo más importante, nos volverá mejores personas.

Después de las tormentas, los arboles resurgen con más fuerza y la naturaleza nos nutre con su abundancia y de nuevo retomaremos nuestros sueños.

____________________________________________________________________________

El doctor Miguel Alberto Gálvez Núñez es un odontólogo hondureño que ahora reside en España.

Suscríbete a Dental Tribune haciendo click aquí.

Ver más artículos sobre control de infecciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2021 - All rights reserved - Dental Tribune International